Alejandro Vázquez Cárdenas
Corrupción, un problema severo
Miércoles 15 de Marzo de 2017
A- A A+

Primero una definición: corrupción es la acción y efecto de corromper, depravar, sobornar, pervertir, etcétera. En otro sentido, la corrupción es la práctica que consiste en hacer abuso de poder, de funciones o de medios para sacar un provecho económico o de otra índole.

 México tuvo una calificación de 35 puntos de 100 posibles y el lugar número 95 de 168 países según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. México cayó al pasar del lugar 72 al 95 en siete años
México tuvo una calificación de 35 puntos de 100 posibles y el lugar número 95 de 168 países según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. México cayó al pasar del lugar 72 al 95 en siete años
(Foto: Cuartoscuro)

Ahora va un par de datos duros obtenidos de publicaciones recientes. 1. México tuvo una calificación de 35 puntos de 100 posibles y el lugar número 95 de 168 países según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional. México cayó al pasar del lugar 72 al 95 en siete años. 2. México, según la OCDE, ocupa el último lugar al evaluar corrupción; en otras palabras, somos los más corruptos de este grupo.
Ahora bien, ¿qué estructuras son consideradas por los mexicanos como las más corruptas? La Policía de Tránsito es la corporación con mayor percepción de corrupción entre los mexicanos, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) revela que 77.8 por ciento de los mexicanos tiene la noción de que esta Policía es corrupta.
Respecto de los ministerios públicos y procuradurías, así como de la Policía Ministerial, 65 por ciento de la población entrevistada tiene la visión de que son corruptos. Los jueces se encuentran ligeramente por debajo de los anteriores en el 64.4 por ciento.

En contraste, la Marina y el Ejército se encuentran en la mejor condición puesto que sólo 14.8 y 22.1 por ciento tienen esa percepción de corrupción.
¿Y cómo andamos en Michoacán? Mal, pues según la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), Michoacán se encuentra entre los primeros diez estados más corruptos de la República, replicándose aquí la percepción nacional de las estructuras corruptas.

¿Por qué se da este fenómeno? Los abusos policiales tienen en su origen una estructura jerárquica vertical que opera al servicio de intereses políticos. En México, los mandos policiales son seleccionados principalmente por su cercanía con el jefe político local. No importa si tienen o no un perfil apto para el cargo, se valora su lealtad política. Esto causa que frecuentemente sean nombrados mandos policiales inexpertos e incompetentes.

El ciudadano desconfía de la Policía, la considera corrupta, poco preparada y abusiva. No es ningún misterio que los policías, históricamente, han recibido una formación improvisada e insuficiente y son absolutamente incapaces de resolver los conflictos y las diferencias de manera inteligente y honesta.

Recientemente se ha reactivado en Michoacán una campaña para eliminar lo que comúnmente se llama “cristales polarizados” en los automóviles. El argumento parece sensato, hacer más visible el interior de un automóvil que potencialmente pueda ser utilizado por delincuentes que no desean ser vistos en su interior. Ellos o sus víctimas, según el caso.

Pero el problema no es el argumento, sino la manera es que se está llevando a cabo. Al darse un poder discrecional a unos impreparados y por lo general prepotentes elementos de Tránsito se favorecen, o quizá es el motivo principal, los actos de corrupción. Se detiene a un automóvil no al azar, sino por determinadas características que permiten suponer que el conductor sea una víctima propicia. Se le amenaza, se le intimida, se le presiona, se le pinta un panorama terrorífico, todo esto con la idea de que el conductor decida resolver el problema en ese momento por medio de la añeja mordida, que puede ser de una considerable suma de dinero.

Estos elementos no son capaces de entender que muchos vehículos, sobre todo los denominados SUV, vienen polarizados de fábrica y son fabricados bajo las normas vigentes en México. Lo mismo se muestran incapaces de entender que en determinados casos el conductor o los usuarios habituales del vehículo pueden ser portadores de una condición médica que los hace particularmente sensibles al sol, al grado de ameritar una protección extra en el carro.

¿Qué se busca con esa campaña? Pocos creerán que se trata de una medida para combatir la delincuencia, más bien su finalidad puede ser obtener recursos económicos a costa de extorsionar a propietarios de automóviles.

¿Qué hacer? Por lo pronto exhibir a los malos elementos, denunciar sus abusos y majaderías, documentar sus errores y agresiones si se trae un “teléfono inteligente” (Smartphone) y subir video a redes, pero no quedarse callados.

Y para la otra fijarse bien por quien votan.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos