Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
La percepción, un tema añejo en Michoacán
Martes 21 de Marzo de 2017

Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal.

Friedrich Nietzsche, filósofo alemán.

A- A A+

El tema de la inseguridad ha sido usado en campañas y gobiernos desde hace más de quince años. Desde el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel se utilizó en campaña la promesa de que la inseguridad sería un tema principal en el gobierno, en aquellos lejanos tiempos empezábamos a escuchar noticias, otrora sorprendentes, ahora ya no tanto, del crimen organizado, de hallazgos de cabezas humanas, de cuerpos desmembrados, etcétera. Actualmente siguen ese tipo de hallazgos, sin embargo la ciudadanía ha aprendido a convivir con sendas noticias.

La seguridad debe de ser primordial en las acciones gubernamentales y en la crítica ciudadana, no puede ser más un discurso de campaña en vía de promesas
La seguridad debe de ser primordial en las acciones gubernamentales y en la crítica ciudadana, no puede ser más un discurso de campaña en vía de promesas
(Foto: Especial)

Asimismo, desde 2002 se escuchaban noticias de robo de autos, a casas, a transeúntes, de homicidios varios, de feminicidios, de delitos que no inciden en delincuencia organizada. La historia siempre la misma, la inseguridad va al alza, el ciudadano siempre afectado cuando le roban, lo lesionan, le arrebatan la vida, siempre formando estadísticas, siempre ocultando datos para maquillar el balance mensual, siempre es un tema de burocracia, el discurso, siempre el mismo: “La inseguridad es un tema de percepción”, eso siempre lo han señalado las autoridades encargadas, se lo hemos escuchado decir a funcionarios del gobierno de Cárdenas Batel, de Godoy Rangel, de Vallejo Figueroa, de Reyna García, de Jara Guerrero y de Aureoles Conejo, así como del gobierno municipal correspondiente. Pues bien, el Diccionario de la Lengua Española refiere que percepción es una sensación interior que resulta de una impresión material hecha en nuestros sentidos; por tanto, si la inseguridad es un tema de percepción ciudadana, es porque la inseguridad ha dejado evidencia material en la ciudadanía, en nuestras madres, nuestros padres, nuestros hijos, nuestros amigos, nosotros, en todos.

La inseguridad es un tema que no ha dejado de estar presente en las noticias, todos los días vemos, presenciamos, escuchamos, leemos, sabemos actos de inseguridad, robos, lesiones, asesinatos y más delitos; es común escuchar que nos robaron la casa, que nos quitaron el carro, que mataron a tal o cual persona. Es ahí donde está la impresión material que da como origen la percepción de inseguridad. Sin duda es un tema de percepción, pero no de imaginación, no ideal, sino real, sustentada con base en hechos materiales reales, actuales. Sí, es una percepción añeja, pero todas las medidas que se han tomado no han servido, se han modificado las políticas en materia de policía e inseguridad un sinfín de veces y ningún resultado, con Alfredo Castillo se inició un experimento en cuanto a seguridad se refiere, el resultado, elementos de esa seguridad pública detenidos, muertos, despedidos, un fracaso total, después el Mando Único, ahora en enfrentamiento entre el gobierno estatal y el municipal, que en nada abonan a las necesidades de la ciudadanía.

Sin duda dotar de seguridad pública a la ciudadanía es un tema de todos, de ciudadanos y gobierno, pero mientras el gobierno siga experimentando, siga con actos de corrupción, siga con políticas de tortura y efecto corruptor, no estarán sembrando las bases para un cambio real y pronto, por su parte, si los ciudadanos seguimos lejanos, callados, sin evaluar, sin acciones, mientras permanezcamos mórbidos en este tema, no generaremos un compromiso real de cambio o mejoría.

Así pues, la seguridad debe ser primordial en las acciones gubernamentales y en la crítica ciudadana, no puede ser más un discurso de campaña en vía de promesas, no puede ser más un discurso de la oposición en vía de “reclamo” al gobierno en turno, no puede seguir siendo una estadística, debe ser prioridad, debe ser acción, debe ser garantizada por el bien común por el amor que le tenemos a nuestras familias, a nuestros amigos, a nuestra ciudad, debe ser una acción consiente y permanente que permitirá que todos progresemos, permitirá que salgamos a las calles sin miedo de usar un determinado vehículo, que salgamos de paseo con nuestros hijos, nuestra familia sin miedo, que visitemos otros municipios sin miedo de ser víctima de la delincuencia, permitirá que nuestra percepción cambie, permitirá que dediquemos tiempo, esfuerzo, trabajo, amor a nuestros allegados, debemos hacerlo por amor los nuestros a nuestra ciudad, nuestro estado, nuestra patria, pues lo que está hecho por amor, se hace más allá del bien y del mal.

FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa