Aquiles Gaitán
La ilusión
Martes 21 de Marzo de 2017
A- A A+

La revolución cultural de Peña Nieto afianza el liberalismo económico. Como en toda revolución, debe existir un enemigo, en este caso el enemigo a combatir es el nacionalismo, la Expropiación Petrolera, la figura egregia del general, la educación laica y gratuita, la separación del clero y el estado, la Reforma Agraria, el ejido y la comunidad indígena, los obreros y campesinos organizados como base de la sociedad. Hoy que los gringos tienen un pastor beligerante, traen la cola entre las patas con su modelo neoliberal, pues sus ídolos están derrumbados, el cambio prometido se ha convertido en una continuidad de los problemas que se agravan, su cambio de paradigmas pierde justificación y la irritación y la ira popular florecen cual flor en primavera, o tal vez debería decir, florecerán como las flores la próxima primavera.

 La democracia es a la vez fortaleza y debilidad, por una parte al quedarse agarrado de la brocha requiere con urgencia cambios, pero estos requieren una gran concertación, digamos otro pacto y en este, aprobar políticas hacia dentro y hacia fuera
La democracia es a la vez fortaleza y debilidad, por una parte al quedarse agarrado de la brocha requiere con urgencia cambios, pero estos requieren una gran concertación, digamos otro pacto y en este, aprobar políticas hacia dentro y hacia fuera
(Foto: TAVO)

¿Qué nadie recuerda la vergonzante invitación al candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos por el presidente de México a Los Pinos? El desconcierto de esa invitación fue, al ganar las elecciones, estupefacción, hoy terrible frustración.

Proceden los ajustes, las adaptaciones frente a la realidad que a estas alturas todavía nos negamos a aceptar. ¿Podrá el gobierno federal ser pragmático y creativo? Lo dudo, la democracia en estos momentos juega en contra, el sistema se depura cada seis años y el tiempo se agota para la actual oligarquía. La democracia es a la vez fortaleza y debilidad, por una parte al quedarse agarrado de la brocha requiere con urgencia cambios, pero estos requieren una gran concertación, digamos otro pacto y en este, aprobar políticas hacia dentro y hacia fuera, sin el Ejército, la piedra cae por su propio peso, es decir, Peña se derrumba y sin los gringos, también, mientras esto se acomoda, se tienen que generar expectativas que según se ve, serán morales, las leyes anticorrupción en prevención del año de Hidalgo y del cinismo desbordado de los gobernadores y secuaces ratas, así como la puntilla en la nuca de los municipios como será la ley de seguridad interior.

Los mitos políticos se llaman ideales, esos permanecen encendidos en la mente de muchos ciudadanos, algunos se apagan antes de la muerte con las desilusiones, otros mueren al morir el pensamiento, otros se plantean desde la libertad, desde nuestra historia y nuestras revoluciones, frente a los mercaderes y los esbirros del sistema capitalista hoy globalizado, que tiene al mundo por aldea y que ve al hombre como parte del paisaje, como se ve al árbol, a la piedra, al río, al pájaro, la casa, el coche, la computadora, la muchedumbre, la mercancía, la basura.

A 100 años de existencia la Constitución ha sido pervertida ¿por los perversos? ¡Perdónalos señor, no saben lo que hacen! Hay manipulación política, la perversidad está oculta, son las manos de los titiriteros, aquí solamente las marionetas levantan la mano, los merolicos hablan, los sandios hablan, el Pacto por México allana los remordimientos de las conciencias visionarias que prometieron el paraíso y este se convirtió, no en un infierno, ¡no!, sino en desilusión, en fracaso, en negocio, en gasolinazo e inflación, en la venta de la patria con el pretexto infame de equilibrar el presupuesto y de no suprimir los programas destinados a terminar con el hambre y la miseria, que por cierto todavía no terminan y como dijo don Teofilito, ni terminarán. Allá en los pinos seguramente no toman leche de Liconsa, hay helicópteros y avión presidencial salido de las mil y una noches, ahí no hay miseria, el glamour esparce su perfume, mientras el paisanaje, 50 millones, viven del milagro de la Divina Providencia.

Tomemos conciencia de lo que acontece en el país, en nuestro estado, en nuestros municipios. ¿Qué pasa en los partidos con eso de la declaración de principios, de la justicia social, de la patria para todos, del bien común, de los postulados revolucionarios?, ¿hemos sido engañados o estamos de acuerdo? La expropiación petrolera espera su segunda versión, no somos ni ignorantes ni irresponsables los que no comulgamos con las piedras del molino ni con las razones de las concesiones de Pemex, la conmemoración del 79 aniversario de la Expropiación Petrolera es una vergüenza, necesitamos otra expropiación petrolera, necesitamos revertir la venta del patrimonio nacional disfrazada de concesiones neoliberales de todo lo habido y por haber, petróleo, energía eléctrica, carreteras, ferrocarriles, bancos, telecomunicaciones, después de haber vendido cual manzanas o naranjas las empresas paraestatales, todo es tramoya y parlamento, todos contentos cumpliendo nuestro destino ciudadano frente a las tácticas y técnicas de la manipulación de la propaganda justificada por una democracia, sino mal entendida, si manipulada por los expertos en asuntos políticos, como hay expertos en agricultura, economía, industria, etcétera esos expertos que ofertan la ilusión del desarrollo económico contra la pobreza, contra la inseguridad, contra el desempleo, contra todo, pero no llega y no llegará, pues como el arcoíris, que al acercarnos hacia él, se va alejando cada vez más, es una ilusión y al ser una ilusión, las soluciones a los problemas, serán igualmente, una ilusión.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana