Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Alto impacto
Viernes 24 de Marzo de 2017
A- A A+

Como lo insinuamos recientemente, en el índice de delitos de alto impacto Michoacán sale nuevamente bien librado en la más reciente evaluación del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
La entidad no aparece entre las entidades con mayor número de delitos cometidos en materia de homicidio doloso, secuestro, extorsión o robo de vehículo, lo que debe ser una buena señal, que no un canto victorioso, para quienes tienen a su cargo la estrategia de seguridad en el estado.

La medición comprende los delitos de alto impacto ocurridos en los dos primeros meses de 2016, comparados con el mismo lapso de 2017.

Así, este informe detalla que se trata de delitos que fueron denunciados y que derivaron en la integración de carpetas de investigación. En general todos estos delitos incrementaron a nivel nacional, pero con mayor énfasis de algunas entidades.

Por ejemplo:
1- En materia de homicidio doloso, durante los meses de enero y febrero de 2016 se registraron dos mil 921 delitos, por tres mil 779 ocurridos en el mismo lapso de este 2017.

Los estados con mayor incidencia de homicidios son Colima (13.77 por ciento de incremento), Guerrero (9.43), Baja California (9.26), Sinaloa (7.97) y Baja California con 7.09 por ciento.

2- En el tema del secuestro, este delito pasó de 161 casos registrados durante 2016 a 190 en los primeros dos meses de 2017, siendo los estados más críticos Tamaulipas, con .83; Zacatecas, .81; Tabasco, .45; Veracruz, .34, y Guerrero, .28.

Si bien las estadísticas pueden ser números fríos y en la calle la ciudadanía sigue percibiendo un manto de inseguridad o zozobra, sirven para tener una perspectiva clara y medible de lo que se ha podido abatir
Si bien las estadísticas pueden ser números fríos y en la calle la ciudadanía sigue percibiendo un manto de inseguridad o zozobra, sirven para tener una perspectiva clara y medible de lo que se ha podido abatir
(Foto: Especial)



3- En cuanto a extorsiones se refiere, entre enero y febrero de 2016 el país presentó 749 denuncias o carpetas de investigación por este delito, mientras que en el mismo periodo de 2017 se denunciaron mil dos delitos.

En este renglón, el mayor número de extorsiones lo concentran Baja California Sur, Nuevo León, Tabasco, Aguascalientes y Zacatecas.

En robo de vehículo, el país registró siete mil 26 casos en los dos primeros meses de 2016, contra ocho mil 787 registrados en 2017, siendo Estado de México, Sinaloa, Guerrero, Jalisco y Morelos los que mayor incidencia reportan.

En ninguno de estos rubros aparece Michoacán, entidad donde delitos como el secuestro y la extorsión tuvieron un auge histórico en la década en que el crimen organizado tuvo mayor presencia con Los Caballeros Templarios, antes Familia Michoacana, como grupo delincuencial hegemónico en la entidad hasta 2014.

Tras la intervención federal de enero de 2014 sobrevino la desarticulación de este grupo criminal y con ello el abatimiento de delitos de alto impacto que, a la fecha, se mantienen a la baja o al menos en un parámetro que ha dejado de ser foco rojo en Michoacán. Mientras que, todavía en los años 2012 o 2013, en la entidad se registraban en promedio de 20 o 24 secuestros al mes, y en la actualidad dicha cifra se mantiene entre dos y cinco casos máximo.

La medición del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública toma como tasa de incidencia la cantidad de delitos que se cometen en cada entidad, comparada con la cantidad de habitantes que tiene. Son pues tasas por cada 100 mil habitantes.

Si bien las estadísticas pueden ser números fríos y en la calle la ciudadanía sigue percibiendo un manto de inseguridad o zozobra, sirven para tener una perspectiva clara y medible de lo que se ha podido abatir y de aquello que todavía sigue siendo un reto importante.

Los números, además, deben tomarse y digerirse con reservas, con mucha cautela, por parte de funcionarios que caigan en la tentación de vanagloriar resultados, porque esto puede cambiar de un momento a otro.
El reto de Michoacán debe ser no solamente mantenerse fuera del listado de entidades con mayor incidencia de delitos de alto impacto, sino continuar escalando posiciones como un estado seguro y replicar estas cifras en delitos comunes que, no atendidos con eficacia, suelen ser tan o más lesivos que los llamados de alto impacto.

Nada es lo que parece



En próximas fechas, el Puerto Lázaro Cárdenas se verá vestido de gala con la presencia de un gobernante danés; claro, claro, también lo acompañarán el presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Silvano Aureoles Conejo…

Conjuro



Seguramente la CNTE en Michoacán demostrará a la sociedad su honestidad, su honradez, y dará a conocer todos y cada uno de los documentos suscritos con la parte gubernamental…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Uruapan, el mejor calificado

Los efectos del relevo en Cultura

La conspiración

Indagar al independiente

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete