Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Solalinde y el padre Concha Malo
Martes 28 de Marzo de 2017
A- A A+

El sábado anterior tuve la satisfacción de conocer personalmente a dos ilustres personajes, ambos sacerdotes católicos: Miguel Concha y Alejandro Solalinde, de quienes había leído en la prensa no de sus actividades políticas, sino religiosas, y de su actuar social en bien de los más débiles y desprotegidos. Ambos acudieron al llamado de Cuauhtémoc Cárdenas y participaron como ponentes en la reunión de Por México Hoy, organización impulsada por el ex gobernador del estado y ex jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, quien afanosa e incansablemente busca la ruta adecuada y más directa que nos lleve al rescate efectivo de nuestro país.

El agujero profundo en el que nos encontramos como país, como producto de la deshonestidad política y la falta de honradez que ha prevalecido en los últimos cinco sexenios federales, nos han colocado en situaciones francamente lamentables.
El agujero profundo en el que nos encontramos como país, como producto de la deshonestidad política y la falta de honradez que ha prevalecido en los últimos cinco sexenios federales, nos han colocado en situaciones francamente lamentables.
(Foto: TAVO)

El agujero profundo en el que nos encontramos como país, como producto de la deshonestidad política y la falta de honradez que ha prevalecido en los últimos cinco sexenios federales, nos han colocado en situaciones francamente lamentables. Estos gobiernos antidemocráticos y corruptos han degradado la vida nacional, entregado la banca y los recursos energéticos, renovables y no, a capitales extranjeros asociados mayoritariamente con capitalistas de origen nacional. Pero no solamente eso, sino que las autoridades actuales, abyecta y cobardemente, se han hincado ante el maniático presidente de Espantados Unidos, dando un espectáculo muy triste y lamentable.

A la sencillez y la claridad del pensamiento político de los excelentes ponentes buscando qué hacer para recuperar nuestro país y conducirlo por veredas mejores, se sumaron muchos oradores (mujeres y jóvenes, de la tercera edad y más). Resaltan las participaciones de dos clérigos católicos y de su interés particular en encontrar efectivamente el camino directo que nos permita rescatar a nuestra República, que está sometida a los intereses económicos y, desde luego, políticos de ese sector oficial prostituido y amalgamado con el poder económico internacional a insaciable.

Por eso, el ex jefe de Gobierno de los que fuera el Distrito Federal infatigablemente llama a organizarnos a efecto de recuperar nuestras riquezas, renovables o no, pero fundamentalmente refiriéndose tanto a la industria eléctrica como la del petróleo, hoy entregado a intereses ajenos a los nacionales. Por México Hoy, indicó el ingeniero Cárdenas, debemos analizar presente y futuro y evitar la continuación de esa élite que ha hurtado y están al frente del gobierno nacional.

Cárdenas habló sobre la problemática educacional, la salud, la reversión de las llamadas reformas estructurales, sobre la calidad de vida y de la inseguridad enseñoreada en toda la República Mexicana. Exhortó a organizarnos a analizar presente y futuro, a presentar propuestas a fin de tomar las decisiones que nos permitan recuperar a nuestro país. Fueron muchos lo oradores que diversamente opinaron sobre la problemática nacional y la forma de resolverla mediante la suma de ideas, acciones. Fueron pues, múltiples las propuestas y estrategias presentadas que nos pueden conducir a la recuperación de nuestro país, en manos actuales de tristes figuras decorativas e inútiles, envueltas permanentemente en el vodevil y el hazmerreir.

Destaco de la reunión la participación de dos hombres indiscutiblemente ilustres: el padre Solalinde y el padre Concha Malo, este último en realidad muy bueno, pues entre más de 40 candidatos de todo el mundo, fue seleccionado para entregarle a don Miguel Concha el Premio Internacional de Derechos Humanos, recibido de manos del canciller argentino Héctor Trimerman.

Por su parte, el padre Alejandro Solalinde, de estructura pequeña pero de gran pensamiento y corazón que lo hacen un gigante, religioso católico como Don miguel, director del albergue Hermanos en el Camino, quien ha luchado intensa y fecundamente apoyando a migrantes sin distinción alguna (mexicanos, peruanos, latinoamericanos), de tal manera que ha sido postulado al Premio Nobel de la Paz.
Estos dos personajes de corte internacional trabajan codo con codo buscando realizar el proyecto de Por México hoy.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?