Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Arantepacua, más allá de Capacuaro
Viernes 7 de Abril de 2017
A- A A+

El problema de la tenencia de la tierra entre Arantepacua y Capacuaro fue el detonante de la violencia de esta semana en aquella parte de la Meseta Purépecha, sobre todo porque los habitantes de la primera comunidad indígena pretenden arrebatarle cientos de hectáreas a los segundos, pese a comprobar la legitimidad de las mismas.

Sin embargo, el conflicto en la comunidad de Arantepacua, municipio de Nahuatzen, parte de un problema pre y postelectoral. El PRI, que gobernaba ese municipio en la anterior administración, arrastraba un conflicto interno que desembocó en una confrontación entre sus militantes y que provocó la muerte de dos presidentes municipales: hace justamente tres años, fue asesinado Wilfrido Flores Villa mientras almorzaba en Pátzcuaro, y previamente había fallecido Ignacio Rodríguez Villa.

A raíz de ese problema, durante la designación del candidato del PRI al Ayuntamiento, la disputa interna se agravó entre los tres principales contendientes: Rubén Espino, Gerardo Talavera Pineda y el profesor Eliseo Rodríguez. Tras la designación de Espino, los otros dos provocaron la ruptura y se refugiaron en otros partidos: Gerardo Talavera Pineda se registró como candidato de Morena y el profesor Eliseo Rodríguez se convirtió en el candidato de Movimiento Ciudadano.

Ante esta división el electorado se inclinó por el perredista Miguel Prado Morales, originario de Arantepacua, quien ganó en el marco de gran alianza que integraba al Partido Acción Nacional (PAN), el Partido del Trabajo (PT), el Partido Humanista (PH) y el Partido Nueva Alianza (PNA), y rindió protesta en un marco conflictivo azuzado por los ex candidatos de Morena y de Movimiento Ciudadano, ambos ex priistas.

Lo que más duele del conflicto de Arantepacua es la muerte de gente inocente…
Lo que más duele del conflicto de Arantepacua es la muerte de gente inocente…
(Foto: ACG)


En las elecciones de 2015, el candidato del PRI obtuvo tres mil 159 votos, Eliseo Rodríguez, de Movimiento Ciudadano, dos mil 199 votos; Gerardo Talavera Pineda, de Morena, dos mil 604 votos, frente a los cinco mil 028 votos que obtuvo el perredista Miguel Prado Morales, quien ganó por más de dos mil votos de diferencia.

El conflicto se deriva de que los ex candidatos de Morena y de Movimiento Ciudadano, originarios de Nahuatzen, hicieron acuerdos con el ex director de Seguridad Pública municipal, Manuel Torres Sánchez, de quien se sabe gestionó financiamiento para sus campañas; la promesa era ratificarlo al frente de la Dirección de Seguridad Pública. A la llegada del PRD al poder la política de seguridad se orientó a la firma del Mando Único Policial y la certificación de los policías, controlados por Torres Sánchez, quien exigía al nuevo gobierno ser ratificado como director de Seguridad Pública Municipal y oponerse a la firma del Mando Único.

Al no ver resueltas sus exigencias, el ex director de la SSP presionó a los ex candidatos para que cumplieran con el acuerdo y atizaron un conflicto que ya se les salió de las manos.

Desde hace ya año y medio los comuneros de Nahuatzen se apoderaron del Palacio Municipal y bloquearon los accesos a la cabecera –que tiene más de diez mil habitantes–; además expulsaron al alcalde perredista Miguel Prado Morales, a quien acusaron de pretender designar un director de Seguridad Pública presuntamente ligado al crimen organizado.

Cabe destacar que durante el conflicto los comuneros quemaron los comités municipales del PRD y PAN, pero dejaron intactos los comités de Morena y Movimiento Ciudadano.

Ante ello, de forma lacónica, el gobernador, Silvano Aureoles Conejo, hizo un llamado a los grupos que se mantienen en pugna a que respeten a las instituciones y refrendó que en Nahuatzen no se repetirá la historia de Cherán.

El mandatario ubicó que en esta comunidad es evidente que existe un conflicto de carácter electoral y político, y reiteró que los opositores tienen que esperar a que el tema se resuelva respetando la ley.

“Hay algunos actores que sueñan con emular a Cherán pero no creo que sea posible”, enfatizó el titular del Ejecutivo michoacano.

Nada es lo que parece



Como en su momento Arteaga con La Tuta, casas de estudiantes con universitarios, Tiripetío con los normalistas y La Nueva Jerusalén con Papá Nabor, Arantepacua aparecía como un búnker purépecha intocable, impenetrable, pero desde el miércoles empieza a ser leyenda…

Conjuro



Lo que más duele del conflicto de Arantepacua es la muerte de gente inocente…

Posdata. Por vacaciones santas, La Conspiración reaparecerá hasta el próximo 25 de este mes.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

74 legislatura michoacana

UMSNH, las posturas…

Entre Porfirio Díaz y AMLO

La pugna en el PRI Michoacán

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente