Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
“En espera de una reacción”
Miércoles 19 de Abril de 2017

“…Hagamos de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán, la mejor del país, es el reto, con muchas modificaciones en su estructura, cambios en su figura orgánica, en las reglas, que van a permitir tener una Procuraduría a la altura de las circunstancias”. Silvano Aureoles Conejo.

Inauguración del Primer Torneo de Futbol Interprocu 2016.

A- A A+

El caso Arantepacua arrojó personas detenidas, acusadas de participar en los hechos violentos con resultados lamentables, muertos por parte de los ciudadanos y heridos por parte de la fuerza pública. La acusación que pesaba sobre las personas detenidas era por la clasificación jurídica de homicidio en grado de tentativa, por lo que la Procuraduría General de Justicia del Estado presentó ante el juez de control la prueba material consistente en armas de fuego, con las cuales, adujo la fiscalía, dispararon contra los policías con la intención de privarlos de la vida.

Procuraduría General de Justicia de Michoacán
Procuraduría General de Justicia de Michoacán
(Foto: Especial)

En el desarrollo de la audiencia inicial, la fiscalía y la defensa presentaron sus datos de prueba y sus argumentos en vía de debate, por lo que el juez de control concluyó que no estaban acreditados los hechos en los cuales la fiscalía soportaba la acusación, por lo que dictó auto de no vinculación a proceso por el delito de homicidio en grado de tentativa, dictando auto de vinculación por el delito de ataques a las vías de comunicación.

El tema trascedente es el fundamento que dio el juez de control para decidir no vincular a proceso a los acusados por lo que ve al delito de homicidio en grado de tentativa, que lo fue el hecho de que la Policía de Michoacán y la Procuraduría General de Justicia del Estado “sembraron” las armas de fuego que la fiscalía pretendió hacer valer como evidencia material para lograr la vinculación anhelada, lo anterior debido a las evidencias y datos de prueba que la defensa allegó en la audiencia de donde se acreditó fehacientemente que la fiscalía pretendía hacer valer hechos falsos y datos de prueba ilícitos para lograr su cometido, el solo hecho de llevar a una audiencia ante el juez de control evidencias materiales como lo son las armas de fuego que fueron sembradas para intentar engañar la inteligencia del juzgador y validar acusaciones plagadas de efecto corruptor, es una vergüenza para la Procuraduría de Justicia del Estado, al acudir a estas prácticas es como se pone en riesgo la consolidación del sistema de justicia penal oral.

Lamentablemente no es la primera práctica en este tenor por parte de nuestra Procuraduría General de Justicia del Estado, recordemos el caso de los normalistas detenidos en agosto de 2016, en donde nuevamente el juez de control en audiencia inicial determinó no vincular a proceso a los normalistas detenidos debido a que la defensa acreditó que los hechos que se consignaban en el parte policial homologado y en la carpeta de investigación eran falsos, que era falsa la narrativa de la detención, que la fiscalía había fabricado pruebas y sembrado evidencia, incluso en esa ocasión el juez de control ordenó investigar al fiscal y a los policías que participaron en la detención de los acusados, sin que a la fecha se tenga conocimiento de los resultados de dicha investigación.

Cuando el Poder Judicial del Estado, a través de los jueces de control o de enjuiciamiento oral, llaman la atención a la fiscalía por haber llevado a audiencia pruebas fabricadas y por hacer valer en su intervención hechos falsos, es una alarmante señal de que la Procuraduría General de Justicia del Estado no está caminando hacia la meta de ser la mejor del país, como lo comprometió Silvano Aureoles Conejo. ¿Qué pasa en esta institución tan trascendente para la ciudadanía?, ¿por qué no hemos visto una reacción por estos hechos, que lamentablemente no son los únicos casos?, ¿por qué no se hicieron públicas las investigaciones ordenadas por el juez de control en el caso de los normalistas en el 2016?, ¿cuál es la forma de funcionar de la fiscalía?, ¿qué es más importante, hacer valer a cualquier costo la teoría que se tiene o se ordena, o hacer una verdadera investigación para asegurar que los hechos ocurrieron y que quien es acusado realmente participó en los mismos en la forma en que se le acusa?

Sin duda la Procuraduría General de Justicia del Estado ha generado un trabajo importante en la sociedad, ha brindado resultados, ha logrado detenciones importantes y ha llevado con mucho éxito sus casos hasta lograr que el delito no quede impune, que se castigue al culpable y que el daño sea reparado, lo cual, aunque es una obligación de dicha institución, como ciudadanos, se lo agradecemos y se lo reconocemos, sin embargo preocupa sobremanera cuando se hacen públicas las conductas vergonzosas de fabricar pruebas, sembrar evidencias, alterar escenas del crimen, forzar testimonios, actuar ilícitamente, con el único objeto de lograr que la persona que se acusa pague una pena impuesta, sea o no verdad el hecho imputado y válidas las pruebas llevadas a juicio, ahí es donde la ciudadanía espera tener a su alcance a la mejor Procuraduría del país, ahí es donde se espera una reacción ejemplar y digna del procurador de Justicia, ahí es donde se espera una explicación del titular de la Procuraduría y del propio gobernador, ahí es donde Aureoles Conejo debe explicar a la ciudadanía en qué consiste la reingeniería para lograr una Procuraduría a la altura de las circunstancias, ahí es donde el Congreso local debe actuar e intervenir, no podemos dejar todo el trabajo al Poder Judicial, no debemos poner esa carga solamente en los jueces, pues han dado la cara pero llegará el momento en que la sociedad les exija más de lo que es posible.

Ahora la sociedad espera una reacción de todos quienes intervinieron en el tema, ahora esperamos una explicación, ahora exigimos medidas indispensables para que nuestros fiscales no hagan uso de estos actos ilícitos, ahora queremos acompañar a nuestro gobernador a llevar el discurso a los hechos, ahora queremos ser testigos del trabajo necesario para lograr que nuestra Procuraduría de Justicia sea, y será, la mejor del país, ahora es el momento de pulir los errores, de corregir el camino, de actuar en la licitud, de estructurar los discursos en lo ya cumplido y no en la esperanza o la promesa… ahora todos debemos exigir que se cumpla el reto que nos dotará de una nueva y mejor Procuración de Justicia en Michoacán.



Salvador Molina Navarro | ANALISTA
TW. @SalvadorMolina_


Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa