Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Dilma, de la cárcel a la Presidencia
Martes 25 de Abril de 2017
A- A A+

En la Ciudad de México, el día de ayer por la tarde-noche (lunes 24), tuvimos la oportunidad de asistir y escuchar una conferencia magistral impartida por la presidenta electa de Brasil, misma que por artimañas políticas fue separada de su cargo como tal.

Dilma Rousseff, ex presidenta de Brasil
Dilma Rousseff, ex presidenta de Brasil
(Foto: Cuartoscuro)

Dilma Rousseff fue hija de brasileña y de búlgaro. En 1964, siendo una joven estudiante, se incorporó a un movimiento guerrillero que iba contra de la dictadura militar implementada en Brasil. Fue apresada y torturada en la década de 1970 y después de varios años de encierro en una cárcel militar, finalmente quedó en libertad. Al término de sus estudios profesionales como economista, ingresó al Partido Democrático Laborista, luego al Partido del Trabajo y finalmente llegó a la Presidencia del Brasil, periodo que terminó precisamente por un impeachment o golpe de Estado provocado por el Poder Legislativo, pero principalmente por dos actores Eduardo Cunha y Miguel Temer, mismo que se ha visto en la actualidad con serios problemas de gobernanza y desviación de enormes recursos económicos.

Llama la atención su biografía, principalmente porque de la prisión pasó, tiempo después, a ser la titular del Poder Ejecutivo brasileño.

Desde luego que no hay similitud entre México y Brasil, allá de la guerrilla se pasó a la Presidencia y aquí, en la República Mexicana, quisiéramos que de la Presidencia de la República pasaran a prisión los muchos saqueadores de la nación.

Llama la atención la vida de esta mujer porque no ha cejado un solo momento en mantener y defender los derechos principalmente de los más desfavorecidos. Se ha enfrentado a una serie de canalladas producto definitivamente del acoso capitalista que ha retomado el poder en gran parte de los estados americanos del sur, tal vez con la excepción de Cuba, Venezuela y Bolivia.

En México, muchos de los gobernantes en los estados que conjugan nuestra nación han dejado no solamente vacías las arcas, sino endeudado miserablemente a los estados. En los últimos años son varios los gobernadores que hicieron tropelías con los recursos económicos, gastando suntuosas sumas por doquier de la República bananera que tenemos, haciéndose propaganda para la “grande” cuando aún no terminan ni tan siquiera la mitad de su ejercicio político.

Prefieren hacer giras aéreas, seguramente porque desde arriba no se alcanzan a ver las polvaredas en los rústicos caminos vecinales ni la pobreza de las comunidades. Viajan con cuerpos de seguridad, mismos que no permiten que la gente se les acerque, o tal vez se protegen para no oler los sudores del campo.

Afortunadamente algunos viajeros internacionales de los que estamos hablando, después de hacer sus fechorías, han sido tomados prisioneros, pero no por los órganos oficiales de nuestro país, sino por gobiernos norteños extranjeros.

Son poco más de una docena los ilustres ex gobernadores que mal sabor de boca dejaron en sus estados y seguramente que la lista se incrementará poco a poco.

Desde luego que no contamos a esos personajes históricos que tuvieron el gran honor de despachar en el hermoso Palacio de Gobierno, localizado a un costado de la hermosa Catedral metropolitana, eran tiempos en los que podía uno encontrarse con ellos en la calle sin el temor de que les silbaran.

Pero vayan algunos nombres de los indeseables: Javier Duarte, Tomás Yarrington, César Duarte, Roberto Borge, Miguel Alemán (padre), que fue también presidente de México.

En fin, México se distingue en todo el mundo porque los grandes ricos no se han acabado todavía… el país.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?