Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Un andador con sabor a parque lineal
Martes 25 de Abril de 2017

Si quien gobierna no reconoce los males hasta que los tiene encima, no es realmente sabio.

Nicolás de Maquiavelo.

A- A A+

La obra del conocido como Río Chiquito de Morelia ha generado un sinnúmero de críticas y argumentos desde su inicio hasta la fecha. Al comienzo la obra del parque lineal fue promovida bajo la promesa de que dará un realce a la zona de la ribera del Río Chiquito, señalando que la obra dotaría de un espacio digno para ejercitarse, pasear y, en fin, para cualquier actividad a realizar en un parque lineal.

Faltan elementos para que la obra que está realizando el Ayuntamiento de Morelia sea clasificada como parque lineal, de ahí el siguiente escándalo alrededor de esta obra, pues se ha hecho público que el costo de los trabajos equivale a seis mil pesos por
Faltan elementos para que la obra que está realizando el Ayuntamiento de Morelia sea clasificada como parque lineal, de ahí el siguiente escándalo alrededor de esta obra, pues se ha hecho público que el costo de los trabajos equivale a seis mil pesos por
(Foto: TAVO)

Así se abrió la convocatoria para que las empresas interesadas participaran en el concurso para adjudicarse el contrato, ahí el primer tropiezo del municipio, pues este proceso presentó varias irregularidades por parte de Grupo de Oro. Se señaló que de manera poco clara durante el proceso de licitación se cambiaron los términos de la convocatoria inicial por unos nuevos, los cuales nunca fueron publicados, situación que cobró mayor sospecha ante la declaración de la Secretaría de Desarrollo Metropolitano e Infraestructura del Ayuntamiento de Morelia, que se negó a hacer público el proyecto ganador de la licitación, con lo que ha impedido que los ciudadanos conozcan el mismo.

Por su parte, Osvaldo Chávez Torres, miembro Bicivilízate AC y forma parte del Consejo Ciudadano de Morelia y del Observatorio de Movilidad, también inició peticiones para que le fueran dados a conocer los pormenores del proyecto del parque lineal del Río Chiquito; sin embargo, las autoridades municipales no han dado respuesta alguna y han obstaculizado que los ciudadanos se alleguen de la información en este proyecto de obra.

Asimismo, la ciudadanía se encuentra inconforma con la denominación de parque lineal que el Ayuntamiento pretende utilizar para la obra del Río Chiquito, pues son coincidentes en señalar que lo que el Ayuntamiento está construyendo es solamente dos carriles, senderos o trota pistas, pues dista mucho de las características que se necesitan para ser considerado como parque lineal; incluso las medidas de los carriles son insuficientes para que más de una persona pueda correr dentro de los mismos, o bien para que sean utilizadas bicicletas, pues estarían compitiendo por el espacio con los peatones, amén de que no se ha generado una infraestructura de mejoría para las áreas verdes que quedarían a los lados del sendero, no existen zonas de descanso o área de juegos. En fin, faltan elementos para que la obra que está realizando el Ayuntamiento de Morelia sea clasificada como parque lineal, de ahí el siguiente escándalo alrededor de esta obra, pues se ha hecho público que el costo de los trabajos equivale a seis mil pesos por metro cuadrado, lo que lo hace el sendero más caro del país, incluso comparado con otras obras públicas que si son consideradas y clasificadas como parques lineales; por tanto, el tema económico deja ver posibles actividades de encarecimiento de la obra, pues un carril por sentido, como el que se trata, no puede generar un costo por metro cuadrado tal alto, lo que resulta inexplicable el costo de la obra que, aunado al hermetismo que el Ayuntamiento Municipal ha logrado con los pormenores de la obra, se ha generado una fundada desconfianza al respecto de la obra.

Pero el Ayuntamiento aún ha dado origen a mayores escándalos en relación con esta obra, pues en recientes fechas se generó una cambio de lonas con información sobre los gastos e inversiones, de tal manera que de anunciar el gasto de 81 millones de pesos, se generó una nueva lona publicitaria pero ahora con una inversión de 58 millones de pesos, que inexplicablemente se modificó a raíz de varias denuncias ciudadanas en atención al elevado costo que en principio se había anunciado, la reacción del Ayuntamiento únicamente ha sido cambiar las lonas que, dicho sea de paso, igualmente se pagarán con recurso público, lo que genera un doble gasto del erario público por un mismo concepto, pero el Ayuntamiento no ha cedido en su interés de reservar la información de la obra del Río Chiquito, no cumple con la obligación que le impone la transparencia y el acceso a información y datos públicos, no señala el costo del contrato, por qué los cambios a última hora y sin publicación de los términos de la convocatoria, no señala qué material se está utilizando y cuánto costo tiene en el mercado dicho material; en sí sólo anuncia que en un principio se habían gastado 81 millones de pesos aproximadamente y después recula señalado un gasto de aproximadamente 58 millones de pesos.

Acciones como las que han acontecido en la obra del andador del Río Chiquito solamente nos han dejado ver que nuestro presidente independiente no ha reconocido los males que tiene encima, nos hace ver como ciudadanos que nuestras autoridades se siguen atemorizando ante la transparencia, que disfrazan la obra pública que hacen con calificativos diversos a los originales, que son amantes de los elefantes blancos, que el cambio que espera la sociedad va más allá de participar en alguna elección electoral como miembro del partido político al que siempre perteneciste o separado del mismo por cuestiones netamente personales, anunciándose como independiente, así los ciudadanos seguimos siendo inertes espectadores del circo romano del que nos quejamos a diario, pero gozamos con el roll de víctimas de las circunstancias.

FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa