Samuel Ponce Morales
La Conspiración
De ínsulas criminales a Comunidades Modelo
Martes 25 de Abril de 2017
A- A A+

Por años, informes de inteligencia ubicaron a Úspero como uno de los principales centros operativos del crimen organizado en Michoacán. Desde ahí se decidían y orquestaban acciones para sembrar terror mediante el cobro de cuotas, secuestros, asesinatos, extorsiones, bloqueos carreteros y quema de vehículos.

Era una localidad bajo absoluto dominio y control de grupos criminales, impenetrable para cualquier nivel de gobierno.

Alma Mireya González Sánchez, diputada local por el PAN
Alma Mireya González Sánchez, diputada local por el PAN
(Foto: Cambio de Michoacán)

En diciembre de 2015, según los mismos informes del gobierno, en Úspero se llevó a cabo una cumbre de narcos donde confluyeron cabecillas vinculados con el Cártel Jalisco Nueva Generación, células de Los Caballeros Templarios que sobrevivieron a la embestida gubernamental del 2014, de grupos de autodefensa y ex operadores del Cártel del Golfo.

El objetivo de la cumbre era reorganizarse tras el duro golpe que llevó a la desarticulación del cártel templario, que por una década mantuvo la hegemonía del crimen organizado en el territorio estatal, pero algo salió mal y la reunión terminó con la ejecución de uno de los asistentes, Carlos Rosales Mendoza, y tres de sus escoltas. Sus cuerpos fueron tirados sobre la Autopista Siglo XXI, destrozados a balazos y con marcas de tortura.

Este episodio prendió los focos rojos en el gobierno federal y en la entonces naciente administración del perredista Silvano Aureoles, quien llevaba escasos dos meses de haber tomado posesión y ordenó instrumentar de inmediato una estrategia sin precedente en el país para arrebatar comunidades que históricamente estuvieron en poder de la delincuencia.

El plan fue desplegado casi enseguida arrancando en Úspero, municipio de Parácuaro, considerada hoy Comunidad Modelo gracias al esquema gubernamental que contempla no solamente la ubicación y captura de objetivos delincuenciales, sino también el despliegue de acciones en materia de salud, vivienda, infraestructura educativa y apoyos sociales mediante programas como Palabra de Mujer, Crédito Ágil, Beca Futuro, A Toda Máquina y otros.

Después de que por lustros el gobierno no podía entrar, ahora es frecuente ver desfilar comitivas de funcionarios estatales para supervisar y dar seguimiento a la estrategia, varias veces encabezados por el propio gobernador y con reuniones donde la dinámica es la interacción con la gente, que empieza a recobrar confianza en la autoridad y a asumir un papel corresponsable en el rescate de los espacios de la comunidad.

El proyecto fue replicado con éxito en lugares como Cenobio Moreno, Tepalcatepec, Pinzándaro (que era reducto del grupo delictivo de Los Viagras), La Ruana (donde se gestó el movimiento de autodefensas), Coahuayana, Uruapan, Aquila, Chihuero y Riva Palacio, entre otras. En total 16 territorios ubicados en una decena de municipios tienen hoy el emblema de Comunidad Modelo.

Casos de éxito como este merecen ser no solamente reforzados a nivel estatal, sino replicados en otros puntos del país donde el crimen organizado sigue siendo un desafío de alta prioridad, como Tamaulipas, Sinaloa y Guerrero.

El rescate de estas comunidades y municipios no significa que la lucha está ganada, pero como en toda guerra, la clave del éxito está en avanzar con inteligencia y eficacia para ganar territorio al enemigo, acotar su capacidad operativa, económica y de fuego.

Con acciones operativas para ubicar y detener a objetivos criminales, y a la par desplegando una estrategia de atención integral al problema, el gobierno gana territorio al enemigo, limita sus capacidades y reduce su margen de maniobra, pero la guerra aún no está ganada y debe ser apuntalada con audacia y determinación.

Por lo pronto, en 16 comunidades hoy el control ya no está en los criminales que imponían la ley de las armas y el terror. Hoy ya no son los reductos del hampa, las guaridas de capos o los centros operativos de cárteles. Hoy se les conoce como las Comunidades Modelo.

Nada es lo que parece



La necedad del diputado federal Marko Cortés Mendoza, quien políticamente tiene el predominio del PAN en Michoacán, en el sentido de imponer a uno de sus alfiles, Alma Mireya González, legisladora local, en la comisión congresista de Asuntos Electorales y Participación Ciudadana, ha provocado retrasos e inconsistencias en los trabajos para lograr una reforma electoral de avanzada. Ella, lo dijimos desde el principio, no cuenta con el perfil para dicho cargo, y sí su par, compañero partidista, Héctor Gómez Trujillo; pero bueno, él no es del equipo dominante blanquiazul…

Conjuro



A diferencia de Arantepacua, Cherán no tenía encima al llamado magisterio democrático ni era su bodega…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre

Las 5 sinrazones del SUEUM

SEE, el audio “filtrado”

CNTE, las y el cobarde

Trump, peor que Fox…

UMSNH, toma de nota

SUEUM, nuevo sindicato

A qué fue México al TLCAN

Las diez del informe del independiente

Paliza morenista a “perredistas”

Descuentos al SUEUM

Rafa Márquez, el honor del michoacano

Morelia, ese Yankel

Ese alcalde…

Avanza frente amplio

Ese Congreso…

El FAD en Michoacán

Guerrero y Estado de México, por encima de Michoacán

El inminente réquiem

Un Orihuela en las Islas Fiji

TLC, del pesimismo a la mínima negociación

Silvano, nuevo destape

PRD, la lucha por la dirigencia

El secretario amonestado

Esa CNDH…

Anticorrupción, pecatas

Congreso, una semana ajetreada

Contra depredadores de bosques

Sí, el PRD y Morena…

Otro ex autodefensa libre

Por la libertad de las ex autodefensas

Cambio, el festejo

Cambio, un cuarto de siglo

Frente amplio, hacia 2018

Eduardo Tena, por su salud y la de la Universidad

PRD, la fractura

Mireles inspira a autodefensas del sureste

¡PGR sí, PGJE no!

Adame

Normalistas, ¡todo por 50 mil pesos!

El Cenizo

Alfredo Castillo a la CIDH

PRD, Morena…

Mireles, la inesperada colecta

UMSNH, la diputada instigadora

Más allá del PRD y sin Morena

Ejecutivo contra Judicial

CNTE, aparte de dinero, ¿qué más?

7 de junio sí se olvida

La tertulia de Jara

El ingreso a la UMSNH

Contra la J. Múgica

Protección a periodistas

Mano dura contra los jóvenes

Reunión histórica

Reforma electoral, el atorón

La real posibilidad del voto dividido del PRD

El periodista “vetado”

El periodista “vetado”

Coletazos

¡Jueves negro!

La marcha de los periodistas

STJE, el sutil intervencionismo de poderes

El defensor de Mireles

Al PRI en Michoacán le hace falta cohesión: Daniela de los Santos

PAN, el otro alfil

INE, ¿impunidad partidista?

Apatzingán carga con el ya falso estigma de violento: César Chávez

Crónica de un aniversario perredista

UMSNH, las fortalezas y debilidades de Derecho

La geografía electoral michoacana

Trump, el que nos jodió la vida

Contraataca el crimen

STJE, la carga de la adolescencia

Derecho, la autonomía en juego

Michoacán, a la mitad

De ínsulas criminales a Comunidades Modelo

“Soy un funcionario completo”: Gerónimo Color

Arantepacua, más allá de Capacuaro

La reunión casi secreta del gobernador

Más allá de los relevos

La danza electoral

Designación del fiscal anticorrupción, un conflicto anunciado

La lucha por la autonomía de la Auditoría y de las fiscalías general y anticorrupción

STJE, uno de los peores perfiles

Zona Económica al vapor

El Lico

Poder Legislativo, real contrapeso del Ejecutivo: Carlos Quintana

Alto impacto

Entre presidenciables

UMSNH, segundo round, segundo foro

Michoacán, en la carrera por el INE

El placeo de Enrique Ochoa

SUEUM, fuerza, ¿para qué?

PRD, horas bajas

Legislativo, mirando al Judicial

PRD y los Barbosa

IEM, los primeros apuntados

Relevos en el IEM

La ruta al 2018

La reestructura va

El destape de Silvano

Uruapan, el secuestro en video esclarecido

Cuenta Pública, jauría

Inseguridad, focos rojos