Alejandro Vázquez Cárdenas
Un crimen sin castigo
Miércoles 26 de Abril de 2017
A- A A+

Nadie en su cabales puede negar lo evidente, el bajo nivel educativo de Michoacán, eso sí, no solo, sino acompañado con los estados de Oaxaca, Chiapas y Guerrero, que no por coincidencia son entidades donde la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la indefendible CNTE, tiene una presencia determinante.

La CNTE manifestándose fuera de la Delegación  de la PGR en apoyo a los presos de Arantepacua y Calzontzin
La CNTE manifestándose fuera de la Delegación de la PGR en apoyo a los presos de Arantepacua y Calzontzin
(Foto: Carmen Hernández )

¿Cuál ha sido el resultado del abandono por parte de las autoridades federales y estatales a su obligación de velar y salvaguardar la calidad de la educación en estos estados? Un ruinoso nivel académico de los egresados de la llamada educación básica y el dato inocultable de que consistentemente estas entidades ocupan los últimos niveles en la evaluación que sea. Si a esto agregamos que México tiene una educación de muy baja calidad, entonces el panorama se ensombrece aún más. En otras palabras, Michoacán se encuentra entre lo peor de lo peor a escala mundial. Es inolvidable una gran “pinta” en un céntrico muro: “Queremos vecas”.

¿Qué han hecho las autoridades responsables de garantizar la calidad de la educación? Poco, tarde y con miedo; elaborar una Reforma Educativa que no ha podido ser aplicada a cabalidad por mera incapacidad o simple cobardía de autoridades a las que les tiembla la mano para aplicar la ley a los rijosos integrantes de la CNTE, esos que defienden por todos los medios, legales e ilegales, sus privilegios e ignorancia y hasta la fecha continúan manejando a su arbitrio las estructuras educativas ante la mirada ¿indolente?, ¿temerosa?, ¿cómplice?, de los encargado de hacer cumplir la ley.

¿A que le temen las autoridades?, ¿quiénes son los que apoyan a los delincuentes de la CNTE? Revisando el asunto resulta que no son tantos, sobre todo si los comparamos con los millones de ciudadanos que están hartos y abominan a la CNTE y sus actos vandálicos. En el caso de Michoacán tenemos a los “anormalistas”, activo brazo delincuencial, para muchos infiltrado por el narco, que cada que les da la gana, o así se lo indican quienes los manejan, bloquean vialidades, secuestran, roban, saquean y destruyen vehículos particulares, sabedores de que sus actos no tendrán castigo. Si acaso los detienen, invariablemente la consignación estará mal hecha con la idea de que sean liberados casi de inmediato. Eso lo vemos a cada rato. ¿Por indicación de quién se hacen estas consignaciones mal hechas? Buena pregunta.

¿Quiénes más actúan en contra del Estado? Podemos inferir que varios políticos enquistados en la administración estatal que notoriamente juegan en contra del gobernador Silvano Aureoles con toda la intención de descarrilar su carrera política y favorecer las aspiraciones de ese peligroso y mesiánico personaje que es AMLO, intolerante y obtuso individuo obsesionado con el poder. Para esto utilizan desde los abundantes “idiotas útiles” en las redes, los manipulables aborígenes de la Meseta, susceptibles a una predica vindicatoria, hasta torvos quintacolumnistas incrustados en la Universidad Michoacana y en algunos medios de comunicación, siniestros personajes que usan sus espacios para mentir, agredir, manipular y si es necesario insultar con un rosario de majaderías a quien no piense como ellos.

Resumo. Teóricamente es posible resolver de tajo el problema, bastaría con aplicar la ley y desenmascarar a los farsantes dentro del gobierno del estado y la Universidad Michoacana, que por cierto son pagados con nuestros impuestos.

¿Cuándo sucederá esto? Cuando el Infierno se congele.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba