Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Desvergonzados y desnacionalizados
Martes 2 de Mayo de 2017
A- A A+

Realmente ya no sé cómo calificarlos, si son muy astutos, insatisfechos por no haber nacido allende el norte, del otro lado de México, siervos de otro país, que a cada rato se empinen o se dobleguen cuando su “tal vez” jefe, les llamo inútiles e insubordinados por no haber sabido entregar lo que todavía no les pertenece.

Les regalaron, desde luego que por un gran moche, las industrias petroquímicas y desde luego parte importante del petróleo, la materia no renovable de la que se alimenta la industria ya señalada. No sé si realmente sean ñoños o finjan serlo, pero ha qué chin... le han dado a todo México.

Han olvidado que México, antes de las mafias políticas, tenía presidentes respetables, de tal manera que para los hermanos latinoamericanos la ruta a seguir era México.
Han olvidado que México, antes de las mafias políticas, tenía presidentes respetables, de tal manera que para los hermanos latinoamericanos la ruta a seguir era México.
(Foto: TAVO)

Muchos de estos personajes se parecen al árabe ontológico aquel nacido de una familia prácticamente miserable, es decir, pobre, denominado Ali Babá, pero no es así, pues gracias a sus inmediatos antecesores mejoraron los hurtos de ese ficticio personaje y de sus 40 ladrones.

Unos, como el que robó poquito, tenían hermanos, primos, tíos como los tubo Ali; su hermano se llamaba Kasim y, cansado de la pobreza, se enroló con una mujer ya vieja que tenía mucho dinero. Con el dinero de la mujer compró una tienda, luego otra y otra más hasta llegar a tener una enorme fortuna en oro, como las toneladas y toneladas que el Banco de México tuvo una vez en sus bóvedas, de las que nunca más se ha sabido dónde están guardadas por seguridad para que no se las vayan a robar los 40 y tantos más ladrones que tenemos en México.

En una fotografía reciente, perdón, en esos antiguos años, Ali, con sus huestes y sus honestos discípulos se detuvo frente a una gran piedra y dando el grito de “¡Ábrete Sésamo!” se abrió la cueva y ya dentro, se llevaron todo lo que había en esa gran bóveda, tesoros múltiples para entregar ayudas económicas a los más pobres. Los ladrones de aquí hicieron lo mismo; es decir, se juntaron en una simbólica reunión y se tomaron no una, sino varias fotografías, mismas que las hicieron públicas para que la nación entera se diera cuenta de la gran fraternidad que existe entre ellos. Me parece que es un ejemplo, pues demuestran su solidaridad, se dan ciertos “tips” (perdón por el anglicismo pero entre ellos es una expresión muy natural por haber estudiado y egresado como maestros, doctores de universidades extranjeras).

Pudiéramos dar la biografía de cada uno de los ladrones, que junto con Ali hacían sus tropelías, pero fácilmente las pueden encontrar no en manuscritos antiquísimos, sino en Internet o en las revistas People, o bien buscar en la computadora la página de los más famosos estafadores del mundo.

Los pillos de aquí más sobresalientes indiscutiblemente han tenido un alto coeficiente intelectual y de maldad, pues a candidatos a la Presidencia los han asesinado, pero los pillines nuestros, aparte de desvergonzados unos son desnacionalizados, y otros, agregaría, hasta tontos y cobardes. ¡El lector, si quiere divertirse, les puede poner nombres y apellidos!

Están a las órdenes de lo que se les diga allende la frontera; han olvidado que México, antes de las mafias políticas, tenía presidentes respetables, de tal manera que para los hermanos latinoamericanos la ruta a seguir era México. Puedo asegurar que a nuestro país se le respetaba y consideraba coloquialmente como el “hermano mayor”, pero la llegada de ciertos nerds al gobierno, no obstante sus coeficientes intelectuales, lo hicieron retroceder y, otros, copiadores de tesis y tramposos han hecho retroceder, endeudarse y empobrecer al país. Es increíble el miedo que le tienen al vecino destrumpado o destornillado y es además lamentable y risible su ingenuidad y falta de pericia en el arte de la administración pública.

Cierto que hemos tenido presidentes espurios, habladores empedernidos y hasta chistosos, como Vicente Fox, malignos como Salinas, borrachos como Felipillo también, pero como el actual, éste es inigualable y difícil de superarlo.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?