Carlos Enrique Tapia
Migración México- EU
Desaparecidos, desplazados y deportados
Miércoles 3 de Mayo de 2017

A Cherán, seis años de resistencia

A- A A+

De 2006 a la fecha, el sexenio completo de la guerra esquizofrénica comandada por un individuo sin escrúpulos que criminalizó a todos, producto de un gigantesco fraude electoral, miembro del PAN, y el actual del supuesto nuevo PRI, se han acumulado las fosas clandestinas, los cadáveres, los desaparecidos, los desplazados.

No hay día que la prensa no registre fosas, cadáveres, desaparecidos, desplazados, en diversos puntos del país. Tamaulipas, Veracruz, Morelos y Guerrero destacan entre los estados en los que la guerrita contra el narco, el conflicto entre delincuentes antagónicos, se han hecho tragedia nacional cotidiana.

Igualmente no hay día en que la prensa no destaque feminicidios por diversos puntos del país. El Estado de México, Puebla, Michoacán, Chihuahua, entre otros, sobresalen en la estadística de la violencia contra las mujeres. La violencia se ha enseñoreado en México y no hay autoridad que tome nota, no hay política pública, no hay estrategia.

Según la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, 310 mil 527 personas huyeron de sus hogares de residencia habitual entre 2009 y 2016. Solamente en 2016 hubo 29 episodios de desplazamiento masivo en doce entidades del país, involucrando a unas 23 mil 169 personas.

De esos episodios, 20 fueron producto de la violencia. Personas de Chiapas, Chihuahua, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Sinaloa, Tamaulipas, Veracruz y Zacatecas huyeron de sus casas. Pero no sólo intervienen delincuentes o refriegas entre ellos o con el aparato policiaco-militar, también autoridades corruptas.

En Michoacán muchos de los desplazados son de Aguililla, Tepalcatepec, Coalcomán y Los Reyes, municipios enclavados en una zona donde la delincuencia prevalece, además de que en algún momento, autoridades de distinto nivel de gobierno fueron señaladas por supuestos vínculos con líderes delincuenciales.

Igualmente crece el número de desaparecidos y las fosas clandestinas. En tres estados, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz, la desaparición de personas es una tragedia de enorme dimensión. La gente sale de sus casas a hacer compras, a visitar familiares o amigos y de pronto se pierde el contacto. Simplemente desaparece.

Acorde con la CNDH, a octubre de 2016, 29 mil 903 personas están desaparecidas. Entre 2007 y octubre de 2016 las desapariciones han ido en aumento. 23 mil 934 casos se concentran en once estados del país: Tamaulipas, México, Jalisco, Sinaloa, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila, Sonora, Guerrero, Puebla y Michoacán.
De principios de 2007 a septiembre de 2016 fueron localizadas 855 fosas clandestinas, de las que se habían exhumado mil 548 cadáveres. Guerrero, Nuevo León, Veracruz, Zacatecas, Coahuila, Colima, San Luis Potosí, Durango, Jalisco y Sonora destacan con el mayor número de fosas.

Inmigrantes
Inmigrantes
(Foto: Cuartoscuro)

A estas tragedias nacionales se suman las deportaciones que ha emprendido el gobierno de Donald Trump, destacando indocumentados sin antecedentes criminales. La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) deportó entre enero y marzo a 25 mil inmigrantes indocumentados sin antecedentes penales.

Lo anterior es parte de la política inmigratoria de Estados Unidos que criminaliza a los indocumentados mientras crecen los crímenes de odio contra los inmigrantes (ejemplo, Universidad Baylor, Waco, Texas, y su fiesta antimexicana, racista). Al 7 de febrero se habían registrado 346 incidentes, nueve por ciento más respecto a fines de 2016.

Desaparecidos, desplazados y deportados, tres tragedias que no visten bien a México y se conectan con otras: periodistas asesinados y desaparecidos, defensores de los derechos humanos amenazados, corrupción galopante –el ejemplo evidente son los actuales procesos electorales, caso particular, el Estado de México.

Como parte de las tragedias nacionales sobresale la ausencia de políticas gubernamentales, leyes que no las reconocen o las obstaculizan, como la recientemente aprobada sobre desaparición forzada. No es sólo la corrupción de los políticos, también el interés por ocultar, despreciar, condenar al olvido.

Obviedades. 1. PRI, PAN y PRD, además de sus comparsas, PVEM, Encuentro Social, Panal y el gobierno federal, han decidido el ataque frontal contra AMLO. No otra cosa surge de las mantas y escenarios predispuestos contra el líder de Morena en el Estado de México. Los corruptos se han quitado las máscaras sin evaluar que sus acciones alientan la violencia, tanto del Estado y la delincuencia organizada como de organizaciones clandestinas. 2. Los desvaríos del presidente Trump muestran que el gobierno mexicano tiene un margen de maniobra muy limitado en la relación México-Estados Unidos. El TLCAN, verdad o no que Enrique Peña Nieto y Justin Trudeau le llamaron para “solicitarle” que no se saliera del acuerdo, da cuenta de una crisis que no está siendo bien valorada y llevada. 3. Y el PAN corrupto regresa a la palestra con la aprobación de una nueva Ley Televisa que agrede el derecho de las audiencias y abre un negocio millonario y una ventana para agredir a la oposición. 4. Y el gobierno michoacano, ante las críticas por las detenciones arbitrarias de jóvenes por su aspecto, afirma que “lo formal” no los detendrá; es decir, los derechos humanos son una simple formalidad. 5. Negocios con altos impuestos, personas con altos ingresos, gente con contabilidad “creativa” (como Trump), multimillonarios que heredarán a sus parientes, gente que hace a mano sus declaraciones, minoristas y compañías temerosas de un impuesto fronterizo ganan con el plan fiscal de Trump y pierden quienes tienen ingresos medios, el déficit gubernamental y el propio Congreso de Estados Unidos. Última. Los videos de la todavía diputada Eva Cadena muestran lo evidente: su participación activa para desprestigiar y denostar a AMLO, además de las equivocaciones de López Obrador al recoger tanto cascajo podrido de otros partidos políticos.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”