Xuchitl Vázquez Pallares
Motor de la historia
Jueves 4 de Mayo de 2017
A- A A+

Fue durante la Revolución Industrial que se contrató de manera masiva a trabajadores. Desde ese momento la clase trabajadora fue y es el motor de la historia.

La clase trabajadora es base fundamental para la economía mundial. Esos a los que los empresarios ven hacia abajo, a quienes les niegan incluso el saludo, son los generadores de la plusvalía, esa parte generada por su trabajo que no es pagada y crea la riqueza de quienes los han empleado. Los trabajadores son también base fundamental para el sistema económico imperante.

A partir de la Revolución Industrial surge el sistema capitalista, el sistema económico y político basado en la explotación del hombre por el hombre y en la sobreexplotación de los recursos naturales.

A partir de la Revolución Industrial surge el sistema capitalista, el sistema económico y político basado en la explotación del hombre por el hombre y en la sobreexplotación de los recursos naturales.
A partir de la Revolución Industrial surge el sistema capitalista, el sistema económico y político basado en la explotación del hombre por el hombre y en la sobreexplotación de los recursos naturales.
(Foto: TAVO)

El factor determinante para el desarrollo de la Revolución Industrial fue la aparición de máquinas de vapor, el telar mecánico y las máquinas de hilar, que revolucionaron las técnicas de producción.

La Revolución Industrial aceleró el proceso de migraciones del campo a donde se encontraban los centros de trabajo. Esto intensificó el crecimiento de las poblaciones urbanas.

Como usted puede ver, los cambios generados por la invención e utilización de maquinarias trajo consigo cambios radicales en la historia de la humanidad. Surgió una nueva clase social, la obrera o proletariado. Las jornadas de trabajo en las primeras décadas de la industrialización (siglo XVIII) tenían una duración de catorce a 16 horas diarias. Los salarios eran muy bajos debido a la abundante mano de obra disponible y a que la utilización de máquinas reducía el precio de la fuerza de trabajo a niveles de mera subsistencia. El desempleo llevó a la formación del llamado "ejercito industrial de reserva”.

Durante la Revolución Industrial ocurrió el desarrollo del liberalismo económico basado en la libre competencia. Ese sistema creó condiciones para que las grandes empresas eliminaran o absorbieran a las pequeñas empresas a través de un proceso cuyo resultado fue la sustitución de libre competencia por el monopolio. Las mercancías pasaron a ser producidas de manera uniforme y estandarizada.

Las potencias capitalistas necesitaron colonias de dónde extraer las materias primas baratas y/o sin costo para sus manufacturas, y también que fungieran como mercados cautivos para colocar sus excedentes de mercancía. Sobre todo en las colonias tenían (tienen) la mano de obra barata asegurada, aumentando sus ganancias.

La clase trabajadora, base del sistema económico y social, carecía de derechos. La sobreexplotación de la fuerza de trabajo y de los recursos naturales creó grandes riquezas y desarrollo para ciertos países, corporaciones y empresarios inmensamente ricos. Por el contrario, la clase obrera sufría pobreza, falta de vivienda digna, insalubridad, muerte.

A mediados y finales del siglo XVIII surgieron los primeros movimientos reivindicativos. El objetivo primario fue la disminución de la jornada laboral de 16 a ocho horas. Fue en Chicago donde los trabajadores decidieron parar labores para lograrlo. EL intento de lograr una jornada laboral de ocho horas causó persecuciones, privaciones de la libertad y muertes.

Considero pertinente señalar que la clase trabajadora en Chicago estaba conformada en su mayoría por migrantes europeos.

Todas las reivindicaciones que hoy vemos como “normales” (seguro social, jubilación, prestaciones etcétera) han costado sangre, persecución y despidos a quienes se atrevieron a demandarlas. Es en reconocimiento a ellos, a quienes no les importó recibir amenazas, golpes, despidos, tortura, privación de su libertad, e incluso la muerte a quienes rendimos honor cada 1º de mayo.

Esta fecha fue estipulada como un homenaje a los Mártires de Chicago, obreros anarquistas y sindicalistas que fueron ejecutados injustamente en Estados Unidos por participar en el movimiento por la jornada laboral de ocho horas. La huelga se inició el 1 de mayo de 1886. 200 mil trabajadores dieron vida a la huelga que se extendió hasta el 3 de mayo. A esta demanda los dueños de las empresas respondieron con una brutal represión con un saldo de seis huelguistas asesinados y varias decenas de heridos y detenidos.

Finalmente, a finales de mayo de 1886, varios sectores patronales no tuvieron otra opción que acceder a otorgar la jornada de ocho horas a varios centenares de miles de obreros.

El logro de la jornada de ocho horas marcó un punto de inflexión en el movimiento obrero mundial. Al respecto, Federico Engels anota en el prefacio de la edición alemana de 1890 del Manifiesto comunista: “Hoy, en el momento en que escribo estas líneas, el proletariado de Europa y América pasa revista a sus fuerzas movilizadas por vez primera en un solo ejército, bajo una sola bandera y para un solo objetivo inmediato: la fijación legal de la jornada normal de ocho horas, proclamada ya en 1866 por el Congreso de la Internacional celebrado en Ginebra y de nuevo en 1889 por el Congreso Obrero de París. El espectáculo de hoy demostrará a los capitalistas y a los terratenientes de todos los países que, en efecto, los proletarios de todos los países están unidos”.

La historia demostró ciertamente que la unidad de la clase trabajadora fue de suma importancia para lograr la jornada laboral de ocho horas. Tras ese triunfo, los patrones y el sistema económico y político imperante se han dedicado a fomentar la desunión de la clase trabajadora.

El sistema político y económico no ha escatimado para cooptar a líderes, corromper sindicatos y desvirtuar los movimientos reivindicativos a los ojos de la sociedad.

Este 1º de mayo fue muy significativo; marcharon miles a lo largo y ancho de nuestro país. En el Zócalo de la Ciudad de México la demanda principal retumbaba a la par que el corazón de la patria: “Fuera Peña Nieto de la nación”, alto a la impunidad y el latrocinio.

Miles de migrantes hispanos, la mayoría mexicanos, marcharon en Los Ángeles, California, donde el 35 por ciento de la población son hispanos. Los mariachis al frente tocando el “Son de la negra”, mientras los migrantes señalaban su importancia dentro de la economía norteamericana. Lo mismo sucedió en Nueva York y otras ciudades del imperio. Sin duda una huelga general de migrantes en todo Estados Unidos traería logros y grandes cambios.

Si todos los trabajadores del mundo, no sólo la clase obrera, se unieran, sin duda la rueda de la historia giraría en otra dirección. Esto ha de ocurrir más temprano que tarde, la sobrevivencia de la humanidad y del planeta lo reclama. La explotación del hombre por el hombre y la sobreexplotación de los recursos naturales definitivamente no deben continuar.

No olvidemos la lección del 5 de mayo de 1862: no hay enemigo que no se pueda vencer por más poderoso que parezca.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…