Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Qué universidad requerimos?
Lunes 8 de Mayo de 2017
A- A A+

¿Ponencia ?, ¿plática? No. Simple desahogo ante la terrible indiferencia de los que se dicen “nicolaitas”.

¿Conocemos los problemas que aquejan a los mexicanos y michoacanos?

La diversidad de pensamientos e intereses particulares o de grupo dentro de la Universidad Michoacana son tantos, quizá como el número de los elementos que conformamos la comunidad universitaria, es por eso que inicio con una reflexión ética, y de ahí las preguntas se irán deshilando.

La Universidad Michoacana camina irreflexivamente por los “parámetros de calidad” que nos indican el Consorcio de Universidades de Mexicanas, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la Organización para el Comercio y Desarrollo Económico
La Universidad Michoacana camina irreflexivamente por los “parámetros de calidad” que nos indican el Consorcio de Universidades de Mexicanas, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la Organización para el Comercio y Desarrollo Económico
(Foto: Carmen Hernández )

¿Quiénes hacen posible el funcionamiento de la las universidades del país?

Sin duda alguna, la mayoría de los universitarios sabemos y estamos convencidos de que los dineros que ejercen las universidades públicas provienen de cada uno de los trabajadores de la ciudad y el campo; sin ellos nuestra universidad sería una utopía.

Sin embargo, es posible que muchos de los trabajadores, que con sus impuestos, le dan vida a la Universidad Michoacana, no estén conscientes de que gracias a su esfuerzo, miles de estudiantes, empleados y profesores desarrollemos una labor. ¿Para quién(es)?

De ahí se desprende que si los trabajadores del campo y la ciudad son los que hacen posible nuestra labor, la función de los universitarios debería estar encaminada a retribuir principalmente a ellos y sus familias con nuestro trabajo. Éticamente sería lo correcto.

¿Los universitarios cumplimos éticamente nuestro compromiso con los que nos dan vida?

Definitivamente no. Intentaré bordar y justificar la afirmación.

¿Cuántos de los trabajos que desarrollamos están pensados, planeados y ejecutados y sirven para resolver alguna de las carencias de los que nos referimos arriba?

Los estudiantes reciben los contenidos de los que se supone conocemos la realidad, pero la realidad que conocemos la mayoría de los que desarrollamos una actividad docente es la de nuestra familia, la de nuestro entorno inmediato y el de la burbuja del campus universitario.

Pocos, muy pocos, conocen las penurias de los depauperados y explotados que entregan su jornal por unos cuantos pesos. ¿Qué planteamos como universidad para resolverlos?

De igual forma, muchos no han ejercido la profesión fuera de la universidad, lo que representa una debilidad para entender la realidad de lo que acontece fuera de ella. Al menos eso pasa en mi entorno, el de la Facultad de Ingeniería Eléctrica. ¿Lo mismo pasa en tu facultad?

Nuestro deber ético sería conocer los problemas de la sociedad avasallada por las carencias. ¿Algún día lo lograremos?

¿Nuestro quehacer está encaminado a resolver los problemas de los que posibilitan nuestra existencia?

Hasta donde sé, en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo no existe un centro o núcleo en el que se concentren, vean, analicen y trabajen los principales problemas de la sociedad y de su entorno. Me refiero a los trabajadores de la ciudad y el campo que padecen mil penurias: pobreza, sin servicios de salud, educación, agua, drenaje, migración, inestabilidad laboral, desempleo, salarios de hambre, desintegración familiar, violencia. Tampoco que se traten los problemas del medio que nos rodea, ríos, lagos, costas, agua, aire, contaminación, deforestación, etcétera.

Hasta donde sé, núcleos de investigadores como el Colegio Nacional, la Academia Mexicana de Ciencias, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, poco hacen colectivamente y en forma coordinada para atender los problemas que aquejan a nuestro país.

Lo mismo pasa en la Universidad Michoacana, los trabajos están fragmentados, son esfuerzos individuales y que además no son conocidos ni en la misma institución. Prueba contundente de ello son los estudios sobre el Ramal Camelinas. El Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Tierra y la Facultad de Ingeniería Civil hicieron el mismo estudio sobre la viabilidad de la obra, llegando a conclusiones diferentes. El instituto determinó que la obra es riesgosa y la segunda que era viable. ¿En qué estudio hay que confiar? ¿A quién sirvió la UM?

Se requiere un núcleo que investigue y coordine la ejecución de los trabajos para resolver la problemática de los que hoy están olvidados por la Universidad Michoacana.

¿Quiénes nos indican actualmente el camino que debe seguir nuestra universidad?

La Universidad Michoacana camina irreflexivamente por los “parámetros de calidad” que nos indican el Consorcio de Universidades de Mexicanas, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, la Organización para el Comercio y Desarrollo Económico, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y las empresas privadas que lucran con las acreditaciones. Nos obligan a caminar el camino que indican los dueños del mundo. ¿Seguiremos el mandato de nuestra conciencia o el que llevamos actualmente, el de la obediencia a los dueños del mundo?

¿Qué universidad requerimos?

Tenemos el compromiso y la obligación moral y ética con los que nos dan vida, con la vida de los venideros y con la tierra. Esa es la universidad que requerimos.

Hasta ahora el conocimiento ha sido útil y controlado por unos cuantos, perjudicando a la gran mayoría de los seres vivientes y al planeta.

Deberemos hacer un diagnóstico que nos permita caminar colectivamente (sin la fragmentación que caracteriza al trabajo de las facultades e institutos, que trasciende sólo en el ámbito de la “academia”) para que los michoacanos conozcan los retos a los que se nos convoca una vida armónica y sin injusticias. ¿Seremos capaces de aceptar el reto de la utopía? ¿Capitularemos?

Conclusiones



Por lo tanto, requerimos:

Una universidad que reconozca los problemas de la sociedad y la madre tierra, de la Pachamama, donde la función de los universitarios esté encaminada a resolverlos.

Una universidad que ejerza su autonomía en el rumbo que ha de tomar su trabajo y compromiso sin mandatos o “recomendaciones” externa.

Una universidad con un núcleo multidisciplinario de investigadores que trabajen en forma transversal los problemas del estado y del país en beneficio colectivo de la sociedad; los resultados de estos trabajos deben ser divulgados y tomados en cuenta por los proyectos de los institutos y facultades.

Una universidad que recupere sus principios democráticos, donde todas las voces sean escuchadas y tomadas en cuenta.

¿Una utopía?

Que la indiferencia no nos atrape y que la acción te aleje de ser un simple espectador.

*Ponencia en Foro sobre la Reforma Integral de la UMSNH.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?