Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Fúnebre información
Martes 9 de Mayo de 2017
A- A A+

En todo el país, a lo largo y a lo ancho, es indudable que los hechos delictuosos se han incrementado considerablemente, pero parece ser que en los últimos meses los récords criminales se han incrementado sin que las autoridades en la materia den visos de poder controlar al crimen organizado.

La sociedad en lo general estamos temerosos de este crecimiento pues no hay ciudad capital en ninguno de los estados de la República en que no se presenten diariamente reportes diversos tanto de asesinatos de policías, de militares y mafiosos, como de asaltos diversos a transeúntes, robos de autos con pistola en mano, atracos en restaurantes, robos de gasolina, etcétera.

Los informes periodísticos dan cuenta no solamente de los muertos entre las mismas corporaciones policiacas y militares o en las asociaciones delictuosas, sino que señalan en abundancia los asaltos a transeúntes, los robos a tiendas, automóviles, carteras, y en éstas las tarjetas de débito, que van en perjuicio directo de gente que pierde lo poco que gana.

Hasta finales de marzo del año anterior(2016), el Inegi publica que fueron asesinadas 56 personas (en promedio) diariamente, lo que supone que en total del año llegaron a 20 mil 440 asesinatos que la mayoría quedan impunes.
Hasta finales de marzo del año anterior(2016), el Inegi publica que fueron asesinadas 56 personas (en promedio) diariamente, lo que supone que en total del año llegaron a 20 mil 440 asesinatos que la mayoría quedan impunes.
(Foto: Archivo)

La clasificación informática del propio Instituto Nacional de Estadística y Geografía indica que los delitos contra las personas (la sociedad en lo general) y contra el Estado cada día van en aumento. Hasta finales de marzo del año anterior (2016), el Inegi publica que fueron asesinadas 56 personas (en promedio) diariamente, lo que supone que en el total del año llegaron a 20 mil 440 asesinatos que la mayoría quedan impunes, cantidad que fue un dos por ciento más alta que la relación informada para 2015.

Los estados de la República más destacados en esta tétrica información son, entre otros, Guerrero, Colima, Michoacán, Baja California, Morelos y Veracruz. Ya en lo que va en el presente 2017 se indica que en el arranque del año (solamente enero) se registraron mil 938.

Desde luego que en la lista, los asaltos y crímenes cometidos a las instituciones estatales efectuadas por los propios gobernadores de sus estados todavía no están considerados por el Inegi, pero la información periodística indica que son ocho personajes: siete emanados del Partido Revolucionario Institucional y uno de Acción Nacional, mismos que generaron un daño a la nación por aproximadamente 186 mil 537 millones de pesos, cantidad superior al recorte que al gasto público para el presente año hizo el gobierno federal.

En la otra cara de la moneda, vemos a varios gobernadores que no ataron ni desataron (entre otros Guillermo Padrés y Javier Duarte) y que en las condiciones tan críticas del país, en lugar de ocuparse realmente de gobernar sus estados (y sin que todavía calienten sus muñidos sillones), están soñando los placeres que seguramente tendrían si concursan y llegar a alcanzar la silla presidencial.

Estos individuos tan ambiciosos no piensan en cómo resolver la problemática social que se les presenta día a día en sus entidades federativas, y habiendo perdido la brújula que medio los orientaba ya no saben qué hacer para continuar “sirviendo al país”.

En el anverso de la moneda renglones arriba señalada, el pobre de Peñita se desgañita loando al Ejército y éste desfilando por los estados de la República, mostrando al público cómo son sus tanques, sus helicópteros, sus aviones, su armamento y demás equipamiento en general, como si fuera una exhibición teatral o circense. El Ejército Mexicano es una institución a la que los mexicanos en lo general respetamos, por lo que a muchos nos duele la exhibición circense que se hace de esta respetable institución.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?