Aquiles Gaitán
La organización
Martes 9 de Mayo de 2017
A- A A+

¿Cómo podemos expresar lo que los hombres y mujeres integrantes de una sociedad, de un pueblo, de una comunidad, quieren decir en relación con lo que sienten o lo que ven? Algunos lo pueden expresar con formas y colores, son los pintores; otros con su cuerpo, son los danzantes y los bailarines; otros con sus manos dan forma a sus pensamientos, son los escultores; otros con su voz, son los cantantes; otros arrancando melodías a maderas y cuerdas, a tubos que conducen el aire, a cueros restirados, son los músicos; pero los que no hemos sido tocados por la gracia de esas habilidades, lo único que tenemos es la palabra, las palabras, el lenguaje que permite entendernos unos con otros, que articula las ideas y las acciones, que nombra a cada cosa, que describe, que enseña y nos hace pensar, entender que los hombres aprenden toda su vida, nadie aprende a morir, aunque en ocasiones algunos hacen el intento de aprender una y otra vez hasta que logran transformarse en nada.

Cada país del mundo es un estado y sus interrelaciones son producto de su historia y su circunstancia, los que mas buscan en la democracia su renuevo, el cambio generacional.
Cada país del mundo es un estado y sus interrelaciones son producto de su historia y su circunstancia, los que mas buscan en la democracia su renuevo, el cambio generacional.
(Foto: Archivo)

Las palabras como medio de expresión deben utilizarse de manera clara y franca para poder entender lo que quieren decir, de lo contrario, o no se entienden o hay que descifrar las implicaciones, es decir, las intenciones de las palabras.

Se ha dicho que estamos divididos cuando en realidad estamos desilusionados con la obligación de obedecer ante los efectos de las decisiones de los grupos minoritarios que actúan en la sociedad y que son dueños de los medios de producción, de las mercancías y su comercio, de la religión, de las armas, de la máquina de hacer billetes, del poder que se ejerce en nuestro nombre. La política es obedecer, mentir o echarle la culpa a otro. Ellos dicen cómo.

Cada país del mundo es un Estado y sus interrelaciones son producto de su historia y su circunstancia. Los más buscan en la democracia su renuevo, el cambio generacional, el cambio de oligarquías, el cambio que involucra a los partidos y a supuestas ideologías que como todo. Las hay falsas y verdaderas aunque todas terminen siendo de las primeras en manos de pequeños grupos o de individuos que las manipulan para poder llegar o mantenerse en el poder. ¡Su voto cuenta! Engatusados por la propaganda del sistema electoral, ¡vayamos jubilosos! Una vez más ¡no importa!, no perdamos la fe en que los que pensamos que piensan como nosotros van a hacer las cosas bien.

Hambre quiere decir hambre; pobreza, pobreza; desempleo, desempleo; rapiña, rapiña; mentira, mentira; basura, basura; drenaje, drenaje; delito, delito; igualmente el mar es el mar, el sol es el sol, el bosque, ¡ay! el bosque, el pan es el pan, el circo es el circo aunque se llame el teatro del pueblo.

Como hemos dicho, hay palabras y hay juegos de palabras, hay una fascinante, teóricamente la base de todo lo que existe en las sociedades humanas, se llama ¡organización! El juego de palabras convertido en una ley sociológica dice: “Quien dice organización, dice dominación”. Quién esté mejor organizado en una contienda, en una confrontación, gana, no siempre ganan los una actividad política el partido mejor organizado, no el que tenga mejor ideología, indudablemente va a ganar. ¿Y cómo se consolida una organización? He ahí el problema.

Explicado desde el punto de vista del proceso administrativo, académicamente, forma parte del mismo como una de sus etapas, unas se tienen que dar antes y otras después, así tenemos que antes de la organización debe haber planeación e integración, qué es lo que deseamos hacer, cuándo y cómo, con qué recursos contamos, recursos materiales, recursos financieros y recursos humanos, estos últimos fundamentales en el proceso, pues si se integran malos elementos o elementos sin habilidades y conocimientos no se podrá dar la organización para llevar a cabo lo planeado, para llegar al modelo deseado.

La organización es la puesta en escena, es la conjunción de los elementos para ejecutar el trabajo, para llevar a cabo la acción, para producir, para generar servicios, pero además haciendo las cosas bien, cumpliendo los requisitos señalados o pactados establecidos en los procedimientos.

La administración por calidad es producto de la organización, el “cero defectos” es producto de la organización, el éxito es producto de la organización, el triunfo es producto de la organización. La dirección, la coordinación y el control son las etapas superiores del proceso administrativo que operan después de la organización, no voy a entrar en detalles pero en nuestra realidad estamos confundiendo lo sustantivo con lo adjetivo, el mando único es coordinación, la transparencia y la rendición de cuentas es el control, nos olvidamos de la organización, de lo sustantivo, de la razón de ser de todo lo que existe en los procesos de intercambio y producción de bienes y servicios.

Se gasta el dinero público y se invierte y se comprueba. ¿Y la licitación?, ¿y a quién se le dio el contrato?, ¿y lo construido y lo comprado está sirviendo para algo o son monumentos a los elefantes blancos? ¿Cómo se administró el dinero?, ¿salió de las arcas públicas o salió por los vericuetos de los fideicomisos reales o fantasmas? Todo eso también forma parte de una organización, no de la organización, una para el infortunio, la otra para hacer las cosas bien.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana