Alejandro Vázquez Cárdenas
Feminicidios, misoginia y machismo
Miércoles 10 de Mayo de 2017
A- A A+

Primero definamos los conceptos. Feminicidio es un neologismo derivado de la traducción del vocablo inglés femicide, y concretamente se refiere al asesinato evitable de mujeres por razones de género. En México este término inicialmente se asocio a las llamadas “muertas de Ciudad Juárez”, a finales del siglo pasado, aunque al principio existió una gran resistencia de las autoridades para designarlas como “feminicidio” pues preferían usar el término “violencia misógina”

Feminicidio es un neologismo derivado de la traducción del vocablo inglés femicide, y concretamente se refiere al asesinato evitable de mujeres por razones de género
Feminicidio es un neologismo derivado de la traducción del vocablo inglés femicide, y concretamente se refiere al asesinato evitable de mujeres por razones de género
(Foto: Carmen Hernández )

El término “misoginia” se utiliza para designar a aquella actitud mediante la cual una persona demuestra odio o desprecio hacia el género femenino. El término “machismo” se define como la actitud de prepotencia de los hombres respecto de las mujeres. Es un conjunto de prácticas, comportamientos y dichos que son ofensivos para el género femenino.

El muy reciente asesinato de Lesvy Orozco, una joven estudiante, en las instalaciones de la UNAM, asesinato que la PGJ de la Ciudad de México intentó matizar afirmando vía Twitter que la joven era drogadicta, estuvo alcoholizándose, era novia de un tipo de intendencia y de pilón debía materias, despertó la ira en grandes sectores de la sociedad, sobre todo mujeres, y dio mas combustible al mal manejado problema del feminicidio en México.

El asunto del feminicidio, tanto en México como en al mundo, tiene muchas aristas, entran diversos factores: misoginia, violencia de género, celotipia, educación deficiente, religión, usos y costumbres, autoridades incompetentes, machismo etcétera.

La misoginia es tan antigua como la misma humanidad. Algunas hipótesis apuntan que las actitudes y creencias misóginas podrían ser un elemento común de los maltratadores, cuyas características más señaladas son el ser hombres tradicionalistas, que creen en los roles sexuales estereotipados, es decir, en la supremacía del hombre y en la inferioridad de la mujer, la cual no es una persona, sino un ser inferior, y como parte de ese control aparecerían los celos, el aislamiento social de su pareja, prohibirle amigos y el mantenerla en una situación de dependencia.

Machismo. La Real Academia Española define al machismo como la actitud de prepotencia de los hombres respecto de las mujeres. Se trata de un conjunto de prácticas, comportamientos y dichos que resultan ofensivos contra el género femenino.

El machismo es una de las principales causas de violencia intrafamiliar en México; aquí entra todo tipo de actos violentos, desde el empleo de la fuerza física hasta acoso o la intimidación. Por lo general, los “machos” son individuos que sólo se atreven a enfrentar mujeres, ya que ante un oponente de similar o mayor fuerza se “rajan”. También es frecuente encontrar opiniones de que por lo general son homosexuales reprimidos.

La violencia en contra de las mujeres es asunto más que serio; la ONU define la violencia contra la mujer como todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico. Y no se habla sólo de golpes y los moretones. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), algunos de los problemas que pueden aparecer en la mujer maltratada son cefaleas, lumbalgias, dolores abdominales inespecíficos, fibromialgia, trastornos gastrointestinales diversos y en algunos casos lesiones que pueden causar limitaciones de la movilidad o la muerte.

Finalmente, unas palabras sobre algo estrechamente relacionado con lo anterior. La celotipia, que son los celos obsesivos, patológicos. En la mente del moderno Otelo aparecen ideas delirantes que se mantienen, sin importar si tienen sentido o no. Por lo general se originan por las inseguridades y miedo del individuo a perder su pareja.

Sintomáticamente hablando, el individuo que sufre estos celos obsesivos no acepta ni entiende su condición, considera su comportamiento como “normal”. Estas personas mantienen actitudes paranoicas y violentas contra el ser motivo de sus celos; necesitan mantenerse cerca del individuo la mayor parte del tiempo, a menudo se sienten abandonados y cursan con baja autoestima.
Esta patología es progresiva y de difícil tratamiento. Hay que mejorar la confianza mutua dentro de la relación de pareja. Difícil, larga y con frecuencia imposible tarea.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación