Salvador Molina Navarro
Derecho a qué
Todos contentos, tenemos reelección
Martes 16 de Mayo de 2017

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer diagnósticos falsos y aplicar después los remedios equivocados”.

Groucho Marx.

A- A A+

El tema de la reforma política fue promovido como parte de las llamadas estructurales. Los gobernantes señalaban que en atención al hartazgo social estaban trabajando en una reforma política que respondería a todas las inconformidades ciudadanas, así que empezaron a buscar los problemas que tenían que resolver, los encontraron, hicieron su diagnóstico y aplicaron los remedios, por supuesto, siempre pensando en el interés común, pero el de ellos, el de la clase política.

Los bancos, las tarjetas bancarias, los teléfonos móviles, internet,credenciales de elector la credencial de acceso a la universidad, son elementos a los que los universitarios podemos escapar.
Los bancos, las tarjetas bancarias, los teléfonos móviles, internet,credenciales de elector la credencial de acceso a la universidad, son elementos a los que los universitarios podemos escapar.
(Foto: Cambio de Michoacán)

Así llegó a ser anunciado en qué consistía la llamada reforma política. Se dijo que en atención a que las instituciones estaban perdiendo confiabilidad y los funcionarios públicos perdían credibilidad, el gobierno reaccionó, tomó en cuenta todos los reclamos y elaboró su reforma, ahora tendremos reelección porque a través de la reelección podríamos como ciudadanos reprobar a los malos funcionarios, ya no tendríamos una Procuraduría General de la República, ahora tendremos un fiscal general que será autónomo y con esta figura ya no habrá siembra de pruebas, tortura, alteración de escenas del crimen; ya no tendremos IFE, ahora tenemos INE, que prácticamente es lo mismo; paridad entre hombres y mujeres, entre otros puntos.

Esta fue la obra maestra, este fue el remedio para solucionar el problema encontrado y el diagnóstico falso; quedamos contentos, los políticos cumplieron. Nada más falso, la llamada reforma política no fue otra cosa más que un traje a la medida para la clase gobernante, fue asegurar su permanencia y dignificar la actividad de vivir del presupuesto. Ahora es legal ser diputado varios años o presidente municipal, o regidor, etcétera, así los políticos solucionaron su problema pero la ciudadanía se quedó con la gran premier, no existe la revocación de mandato, no existe el tope en dietas y emolumentos a los políticos, no existe un candado para que las personas que tuvieron un mal desempeño no puedan acceder a cargos públicos de nueva cuenta, no existe una medida de protección para el desvío de recursos, no existen medidas para castigar el fraude electoral, se obstaculizó el tema de las candidaturas independientes, se impulsó la permanencia en el puesto pero sin detener la corrupción, el tráfico de influencias y las trampas electorales, no se propuso nada en relación a la ética de los funcionario públicos, en sí no se escuchó al pueblo como se había prometido.

Próximamente en Michoacán tendremos elecciones, se elegirán presidentes municipales y diputados, además de las elecciones federales. Los actores políticos ya hablaron y de forma exprés sacaron su reforma política, de nueva cuenta la reelección es el tópico al que le dieron mayor importancia, tenían que asegurar su permanencia en el poder.

Estas elecciones pondrán a prueba sus llamada reforma política, veremos si asegurando la permanencia en el poder por medio de la reelección se olvidan de los fraudes electorales, del rebase del tope en los gastos de campaña, de las falsas promesas; daremos cuenta si en este nuevo esquema se respeta el voto ciudadano, pero lo más importante: tendremos que estar atentos sobre si nosotros, los ciudadanos, realmente nos atrevemos a castigar al mal funcionario, si podemos y queremos decir no a más de lo mismo, daremos cuenta sobre si nos solidarizamos con los esfuerzos ciudadanos, si generamos nuevas oportunidades para gente nueva sin vicios, en fin, sabremos si acudimos a votar y si votamos razonadamente o será lo mismo pero ahora con la permanencia de aquellos a quienes años atrás les hemos reclamado hasta el cansancio.

Hoy es nuestra oportunidad de hacer política, ahora debemos mostrar nuestros problemas, diagnosticarlos correctamente y obligar a las instituciones a que implementen soluciones correctas que atiendan el interés superior ciudadano.

FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa