Alejandro Vázquez Cárdenas
Un modelo de universidad
Miércoles 17 de Mayo de 2017
A- A A+

El pasado lunes se celebró en México el Día del Maestro, fecha que las autoridades utilizan para vomitar un gran número de discursos huecos, lanzar promesas que no se cumplen más un largo etcétera. Las instituciones privadas no se quedan atrás, organizan algunos actos y festejos de acuerdo con su capacidad económica.

Por este motivo, rescato, renuevo y resucito un viejo artículo mío que lamentablemente mantiene una vigencia que tal parece tendrá una muy larga vida. Le he cambiado pocos datos, pero en esencia es lo mismo.

El pasado lunes se celebró en México el Día del Maestro, fecha que las autoridades utilizan para vomitar un gran número de discursos huecos
El pasado lunes se celebró en México el Día del Maestro, fecha que las autoridades utilizan para vomitar un gran número de discursos huecos
(Foto: Especial)

No se descubre en hilo negro ni el agua tibia cuando se afirma que la calidad de la educación en México está por los suelos. En ese rubro estamos incluso por debajo de países que uno consideraría como ejemplos del atraso y pobreza. Llegamos a estar abajo de Uganda, Zimbabwe y Kenia, y para mayor coraje, Michoacán ocupa, por cortesía de la CNTE y complicidad del Estado, uno de los últimos lugares a nivel nacional.

De nada sirve enterarnos de esta tragedia si no hacemos algo por remediarla. Concretarnos a consignar nuestra ignorancia, la criminal incompetencia de los responsables de la educación y buscar culpables externos es hacernos tontos por no asumir nuestra propia culpa.

A las tragedia de la educación básica en Michoacán se agrega, desde hace tiempo, el declive de la Universidad Michoacana, hundida en paros locos, huelgas, tomas, etcétera. Se añade ahora su virtual quiebra económica.

Todos conocemos a distinguidos maestros, personas con vocación de servicio que han entregado todo por la educación, pero lamentablemente ellos no son la mayoría. Existe un enorme grupo de vividores de la educación, pésimamente preparados y peor motivados, provenientes muchos de ellos de grupos marginales, por lo tanto, muy sensibles a cualquier prédica reivindicatoria y que se entregan fácilmente a la seducción de los demagogos populistas. Estas personas cuentan con impulsos vindicatorios muy fuertes rayando en el resentimiento perenne y con un alto grado de conciencia de su marginación social. Muchos provienen de instituciones educativas singularizadas por su bajo nivel académico y alta politización. Egresan con una pésima preparación, eso nos explica su decidido rechazo ante la eventualidad de ser evaluados.

Ante la notoria incapacidad o carencia de voluntad (o las dos cosas) para meter en cintura a los rijosos responsables de la pésima educación en México, y observando el declive de la Universidad Michoacana, secuestrada por un grupo de patanes agresivos y oportunistas, el ingenio popular ha dado origen a que, mitad en serio y mitad en broma, circule y se promocione la siguiente propaganda que, dicho sea con pesar, no se aleja mucho de la realidad: “La UAIM (Universidad Autónoma Inexistente de Michoacán), plantel Morelia, con el aval de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (La UACM, Universidad patito fundada por AMLO), tiene el agrado de anunciar a la comunidad de Michoacán el próximo inicio de la Licenciatura en Paros y Huelgas, dirigida a toda clase de porros, jóvenes revoltosos, fósiles, vendedores de droga al menudeo y perdedores en general.

“Mapa curricular: Pintura de muros y portones I y II. Demagogia pura I, II y III. Acarreo de masas y plantones. Toma de instalaciones I y II. Impunidad I, II, III. Bloqueo de avenidas y vías rápidas. Lanzamiento de proyectiles. Teatro político. Agricultura en macetas I y II. Historia del comunismo y otros sistemas económicos inservibles I, II y III. Aromaterapia con solventes. Técnicas cobardes de golpeo I y II. Saqueo avanzado.

Desmantelamiento de equipo I y II. Agrupación delictuosa básica. Teoría de la negociación anárquica I y II. El Che y otros cuentos para perdedores. Teoría avanzada de la anarquía. Diseño de ideas estúpidas I y II. Seminario de tizos I y II”.

Parece broma cruel pero factible en un futuro no definido si seguimos por el mismo camino.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia