Samuel Maldonado B.
¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?
Martes 23 de Mayo de 2017
A- A A+

En forma genérica podemos afirmar que la decadencia de los partidos políticos en cualquier país se origina principalmente por el elevado grado de la corrupción política existente en el seno de los mismos. En México no nos asombra la aseveración anterior, pero sí es lamentable y penosa para los militantes que un partido como el de la Revolución Democrática, que nació por el cansancio y disgusto de los ciudadanos por la mala conducción del país, por la corrupción política de los gobiernos neoliberales, por los fraudes electorales del gobierno, mismos que han conducido a la mayoría nacional a una pobreza y marginación extrema difícil de superar, pues además las autoridades pierden la confianza de la sociedad por el saqueo constante que de los recursos públicos se hacen.

La anterior afirmación no es sorprendente pero sí lastimosa y desafortunada pues conduce a la sociedad en lo general a no creer o creer muy poco en los partidos políticos y sus gobernantes.

Alejandra Barrales, dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD)
Alejandra Barrales, dirigente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD)
(Foto: Cuartoscuro)

Las asociaciones entre los partidos supuestamente antagónicos, como el PAN y el PRD, debido a sus principios y si hubiera honestidad política, si tuvieran un poco de vergüenza, eliminarían de inmediato sus relaciones indebidas. De ideas y principios contrarios debieran respetarse, porque es fundamental para dar credibilidad a sus asociados o simpatizantes. Con ese tipo de acuerdos, prácticamente “delictivos”, traicionan a sus agremiados, lo que trae consecuencias nefastas como las viejas costumbres del robo y saqueo de las urnas por parte del partido oficial.

Cuando la deshonestidad reina, cuando el rellenado de urnas se practica, cuando las falsificaciones de boletas electorales se realizan, se pierde la confianza de la sociedad y desde luego se presenta el descrédito, que verdaderamente no les importa a las autoridades que nos gobiernan. Eso ha pasado en los últimos tiempos en las elecciones presidenciales.

¡Los partidos políticos buscan una tablita de salvación para sumar votos, ganar algunas posiciones de elección popular que les permita seguir viviendo del erario nacional!, y por lo mismo buscan su prevalencia en las sumas que realmente son restas.

El Partido Verde, el PRD, el oficial, etcétera, son ejemplos de esa corrupción que busca sostenerse en una tablita de madera muy frágil como medio de salvarse del hundimiento, precisamente por la pudrición de la madera que alguna vez fue de un fuerte roble.

Los años, las deshonestidades cometidas, la traición a los principios estatutarios, las asociaciones con partidos antagónicos que formando un triunvirato acabaron con nuestros principios constitucionales, entregando los recursos energéticas, precisamente al imperialismo mundial.

La idea de la señora Barrales y de sus asociados principales no es retomar el rumbo perdido, sino aliarse con la Partido de Acción nacional; es decir, juntar el agua con el aceite, pero principalmente para hacerle el juego al poderoso y oponerse así a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

En lugar de realizar un análisis de los principios del PRD, fundado el 21 de octubre de 1988, debieran analizar las causas que dieron origen al PRD, de quién y por qué de esta iniciativa, y no dedicarse a buscar alianzas con partidos antagónicos al fundado por Cuauhtémoc Cárdenas.

Cierto que AMLO no es un ángel de la guarda, y como todo ciudadano observa el lamentable Estado mexicano, lleno de corrupción que no puede ni siquiera mantener la paz y seguridad nacionales. Siendo candidato del PRD, el tabasqueño buscó la Presidencia, que antes ya la había ganado el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en 1988. ¡Los gobiernos emanados del PRI ya se han robado la Presidencia de la República y ahora los llamados Chuchos buscan una alianza con el PAN, cómplice que ha sido del PRI en los atracos electorales cometidos en contra del PRD!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?