Alejandro Vázquez Cárdenas
Hablando de totalitarismo y mesianismo
Miércoles 24 de Mayo de 2017
A- A A+

Un día sí y otro también leemos o escuchamos hablar sobre totalitarismo y mesianismo. Pero, ¿sabemos de qué se está hablando? Veamos. El concepto de “totalitarismo” es algo relativamente nuevo, si bien sus antecedentes se remontan a la Revolución Francesa y sus raíces más antiguas se pueden rastrear en el Estado espartano, dentro de la óptica que explica Popper en The open society and this enemies. Por su gran capacidad de daño y destrucción es importante entender ese fenómeno que, aunque viejo, es característico del siglo XX, época donde tuvo sus expresiones más marcadas con los regímenes totalitarios de Stalin, Hitler, Mussolini y Mao, y se hizo extensivo a otros como en la Cuba de los Castro, en la dinastía Kim en Corea del Norte, en la Nicaragua de los Somoza, el Haití de Duvalier y ahora en la Venezuela de Chávez-Maduro.

Hanna Arendt, filósofa alemana
Hanna Arendt, filósofa alemana
(Foto: Especial)

Lo característico del totalitarismo ha sido utilizar una determinada ideología, basada bien sea en el conflicto racial o en la lucha de clases para modificar las estructuras de la sociedad, por medio de la fuerza y la intolerancia, para crear una nueva sociedad que se pretende homogénea y controlada en todos sus aspectos, en la que hipotéticamente estarán erradicados para siempre los defectos y vicios del modelo de sociedad que se quiere remplazar.

Rousseau desarrolló este concepto de manera metafísica porque resultaba evidente que el resultado que se deseaba no podía expresarse mediante la mera decisión mayoritaria del colectivo. Rousseau afirmaba que el pueblo siempre aspiraba al bien, pero no sabía cómo y, por lo tanto, era necesario instruirlo para que supiera qué era lo que más le convenía.

En el totalitarismo es necesario establecer una dictadura de “partido único” manejado totalmente por el líder. El líder y su partido están por encima del Estado, detentando todo el poder. Se educa a las élites para que tengan una fe ciega en el movimiento y su líder, así como a la población, la cual es sometida tanto por la propaganda ideológica como por el miedo.

Evidentemente para alcanzar ese objetivo es necesario que la dictadura controle la educación y limite la libertad de prensa, algo así como la sentencia de Orwell: “Quien controla el pasado controla el futuro, quien controla el presente controla el pasado”.

En cuanto al “mesianismo”, la idea, el concepto de un mesías originalmente se asociaba con la “salvación” y “redención”, pero con el transcurso del tiempo la idea de mesías es ya intercambiable con el término “caudillo”. En pocas palabras, es la idea de que tendremos un futuro mejor y todo tendrá solución mediante la intervención de una persona en la que se pone una confianza ciega, absoluta.
Y hablemos de México.

Cuando un país ha padecido décadas de pésimos gobiernos, y tanto sus partidos como sus instituciones han caído en el mayor de los descréditos por su corrupción, cinismo e incompetencia, surgen en el pueblo, imparables, los sentimientos de rencor, resentimiento, anhelo de un cambio, hartazgo y es precisamente en estas circunstancias cuando los pueblos se aferran a quien les promete un cambio, por ilusorio que sea. Ya lo vimos en la Alemania de la primera mitad del siglo XX con el ascenso y triunfo del nazismo en una convulsa República de Weimar y en la Venezuela de Hugo Chávez, donde la corrupción de los partidos políticos no podía ser peor. Es precisamente en esas épocas cuando surgen los mesías en la escena pública y su ascenso y triunfo es impulsado, deseado por legiones pobres, desempleados, profesionistas mal pagados o sin empleo, a los cuales se les agregan los resentidos de siempre.

¿Cómo identificamos a un mesías? Veamos sus rasgos más distintivos: una inocultable inclinación a la verbalización retórica, un agresivo discurso vindicativo, la utilización reiterada de la fácil demagogia, ira e intolerancia ante una contradicción (pues sólo él tiene la razón), un desprecio absoluto a sus fanáticos vasallos, el repetido señalamiento ad nauseam de supuestos culpables fácilmente nombrables como “la mafia del poder”, frase que no dice nada pues cada quien entiende lo que quiera entender.
¿Reconocieron a alguien?

Recomendación: Los orígenes del totalitarismo, de Hanna Arendt.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada