Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Mano dura contra los jóvenes
Martes 30 de Mayo de 2017
A- A A+

En Michoacán, la delincuencia juvenil en los últimos tiempos se ha evidenciado como un problema de mayor magnitud que en décadas anteriores. Son diversos los estudios que informan cómo ha crecido la participación de niños y adolescentes tanto en delitos menores como en los de mayor impacto social.

Y aparte ha crecido de manera preocupante también la violencia con la que cometen los ilícitos, sobre todo a raíz de su incursión en los grupos de la delincuencia organizada que los enrolan y usan como sicarios, halcones, traficantes de drogas y otras actividades igual de graves.

Jóvenes
Jóvenes
(Foto: Archivo)

Esa es una realidad que, además de reconocerse, debe llamarnos a la reflexión sobre sus causas y, sobre todo a raíz de eso, actuar en consecuencia. No es mucho lo que se conoce de las acciones gubernamentales que se realizan para enfrentar, desde su ámbito de acción, tal problema, menos aún los resultados de las políticas públicas que se estén implementando.

La respuesta más publicitada y por tanto la más conocida es la reacción de la justicia frente a los delitos de los adolescentes; actualmente nos encontramos en la instrumentación de un nuevo sistema de justicia que, se dice, pretende su reinserción social y familiar; el problema es que para ello no se han generado las condiciones.

El sistema de justicia para adolescentes, a diferencia del tutelar para menores que poca efectividad tuvo, ahora permite el procesamiento de jóvenes entre los doce y menos de 18 años, dividiendo en etapas ese periodo de la adolescencia para determinar el tratamiento y sanciones posibles a imponerse, donde el internamiento debe ser la última opción y sólo para delitos graves, a excepción de quienes se encuentran entre los doce y antes de catorce, que no pueden ser sujetos a internamiento; de los catorce a antes de los 16 el periodo máximo de internamiento puede ser de tres años y de los 16 a antes de los 18, de cinco.

Lo que se propone este sistema es, como se dijo, generar las condiciones para que estos jóvenes se reinserten a la familia y participen socialmente en una armónica convivencia y dentro de los márgenes de la ley a través de la educación, la salud y el deporte.

Llama mucho a la reflexión, primero, que la atención se centre en mucha mayor medida en el sistema de justicia y no en la prevención, pero también que las condiciones para esa reinserción pretendida no se encuentren dadas, y que no se ve en los gobiernos ni municipales, ni estatales, ni en el federal la acción debida para generarlas.

La problemática no es sencilla, el propio ambiente social de los jóvenes es, la gran mayoría de las veces, el detonante de la participación de éstos en el delito; sin educación, sin empleo y, en consecuencia, sin dinero para acceder a los mínimos de bienestar; con padres en iguales condiciones, cuando no también delincuentes, habrá que preguntarnos a quién culpar, y llegaríamos a la conclusión de que no es a ellos principalmente; por lo que, derivado de las causas, el sistema de justicia debiera ser la política pública menos importante.

Pero aún más, tendremos, tal vez, una excelente justicia para adolescentes, porque la nueva ley parece casi perfecta, pero, ¿en serio servirá de algo que un juez llegue a determinar responsabilidades y establecer planes de reinserción e incluso de sanción, si luego de ello regresan a su mismo ambiente y no encuentran condiciones para estudiar y trabajar, para forjarse un futuro dentro de la legalidad?

Las leyes no sirven de nada si no vienen acompañadas de políticas, primero de prevención y luego de adecuada reacción para la reinserción social; hasta ahora no hay ni siquiera casas de apoyo para el resguardo y cuidado de los menores cuando el regreso a la familia es mayormente pernicioso, ni los convenios con las empresas para que los reciban en un trabajo, ni un sistema educativo adecuado para que inicien o sigan sus estudios y tengan frente a otros oportunidades de competencia; ni un apoyo efectivo para su salud y un largo etcétera.

¿Es así como queremos atender el problema?



VOX FM, 3 años.



XHMICH son las siglas de la emisora de radio que Michoacán conoce con el slogan de Vox 103.3 FM, una sociedad integrada por periodistas echó a andar este proyecto en 2010 al correr los trámites para una nueva estación en la capital michoacana ante la entonces Comisión Federal de Telecomunicaciones, luego que el noticiario Respuesta, conducido por Jaime López Martínez, saliera del aire por presiones del gobierno michoacano en turno.

En noviembre de 2013, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) entregó la autorización para transmitir en los 103.3 Megahertz de la banda de Frecuencia Modulada. En mayo de 2014 por fin pudieron salir al aire, por lo que acaban de celebrar su tercer aniversario. ¡Felicidades a Arturo Herrera Cornejo, Jaime López Martínez, Julio Hernández Granados, Eduardo López Nolasco y Jaime López Rivera!

Nada es lo que parece



“Muchos que se han metido de periodistas no lo son de profesión, y podrían ser casos lamentables que desacreditan al medio”: Jesús Bedolla, de Apatzingán, al hablar en la trastabillante reunión entre funcionarios estatales y representantes de medios de comunicación para hablar sobre acciones derivadas de la desaparición del compañero de los segundos, Salvador Adame Pardo.

Conjuro



A ver cómo camina una reforma electoral michoacana hecha con los pies…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre