Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Justicia en obra negra
Martes 6 de Junio de 2017

Permitir una injusticia significa abrir el camino a todas las que siguen.

Willy Brandt, político alemán.

A- A A+

El caso del homicidio del señor De la Torre cobró relevancia por el hecho de ser padre de una diputada local, de ahí que la Procuraduría General de Justicia del Estado hiciera pública la detención de quien señalaron como presunto responsable, para lo cual se allegaron de los actos de investigación que hasta ese momento constaban en la carpeta de investigación. La institución encargada de procurar justicia a los ciudadanos presumió en medios que tenían evidencia suficiente para sostener que el aprehendido era el hechor material del homicidio, decidieron solicitar la orden de aprehensión, ejecutarla y presentar al señalado ante el juez de Control; ahí comenzó la historia.

El pasado 18 de mayo, el padre de la diputada Rosa María de la Torre fue asesinado en la calle de Gildardo Magaña, de la colonia del Empleado en Morelia.
El pasado 18 de mayo, el padre de la diputada Rosa María de la Torre fue asesinado en la calle de Gildardo Magaña, de la colonia del Empleado en Morelia.
(Foto: Especial)

En audiencia oral se sentaron los hechos materia de la acusación y por los cuales el Ministerio Público pretendía vincular a proceso al imputado. Los delitos homicidio en cuanto actor material y narcomenudeo se han vuelto una práctica que la Fiscalía intenta disfrazar detenciones ilegales basados en hechos que no son materia de investigación que hacen pasar por flagrancia, pretendiendo argumentar ante el juez de Control que la detención se dio en flagrancia porque encontraron narcótico y que después de eso se cumplimentó la orden de aprehensión, cuando es falso, pues la detención la realizan sin motivo y lo retienen hasta que tienen la orden de aprehensión, esta es la práctica más recurrente de nuestra Fiscalía: sembrar drogas para acusar de narcomenudeo y así presumir flagrancia y detener a las personas con otros fines como lo es la investigación principal, en este caso el homicidio del señor De la Torre, esta vez no fue la excepción lamentablemente la Fiscalía vuelve a utilizar medidas ilegales para disfrazar la detención ilegal y acusa de narcomenudeo a quien investigaba por diversos injustos, agraciadamente, el juez de Control actuó imparcialmente y señaló que existían violaciones al debido proceso, determinó no vincular ni por homicidio ni por narcomenudeo a quien le presentaron en la audiencia, el motivo, de nueva cuenta pruebas insuficientes, hechos falsos, testigos obligados, en fin, efecto corruptor, estás actuaciones nos dejan ver que el único fin de nuestra Procuraduría General de Justicia es lograr que alguien sea vinculado a proceso por ciertos hechos sin importar si los datos de prueba les indican una teoría del caso diferente a la que ellos a toda costa tratan de sostener y hacer valer ante los jueces de Control. Este nuevo acontecimiento no es único, ya han sido demasiados los casos en que esto pasa, quienes estamos inmersos en el litigio nos damos cuenta de que son demasiados los asuntos que la Fiscalía lleva ante el juez de Control, donde intenta cubrir violaciones al debido proceso, tortura y detenciones ilegales en flagrancias fabricadas, algunos se han hecho públicos y otros tantos quedan en el argot.

En recientes fechas el gobierno de Silvano Aureoles, a través del secretario de Gobierno, mostró su preocupación por la toma que los maestros sostienen por fuera de la Secretaría de Finanzas y Administración, nada se ha dicho de estas acciones, este tema no les provoca preocupación, duermen el sueño de los justos en atención a los temas en que se ha visto involucrada la penosa actuación de la Procuraduría General de Justicia del Estado, el procurador solamente sale a prensa cuando hay detenciones pero no da la cara cuando se caen los casos en las audiencias por actuaciones vergonzosas, por acciones ilegales de quienes deben procurar justicia, es una constante que indica que nuestra institución no genera procuración de justicia.

El edifico central de la PGJE está en remodelación, se encuentra en obra negra y en obra negra está nuestra justicia. Los ciudadanos de a pie esperamos no ser el siguiente chivo expiatorio, en fortuna el Poder Judicial del Estado, en los más de los casos, han señalado las malas prácticas de la Fiscalía, han resaltado la violación a los principios de lealtad, de objetividad y debida diligencia que impone a los fiscales los artículos 128 y 129 del Código Nacional de Procedimientos Penales, como ciudadanos debemos trabajar junto con nuestras autoridades para nunca permitir una injusticia, porque de hacerlo le abriremos el camino a todas las demás, ahora toca el turno al Congreso del Estado, debe dar respuesta a la misma pregunta, Por qué no han llamado a comparecer al procurador para que responda por estos actos, al Ejecutivo del estado, por qué sostener al titular de la Procuraduría cuando con éstas acciones vulneran a la sociedad, perjudican a las víctimas y ofendidos de los delitos, enjuiciar a un inocente no debe ser cosa menor para el gobernador, el que una y otra vez en audiencias públicas orales se señala a la Procuraduría de Justicia como una institución que fabrica pruebas, que inventa flagrancias, que comete efecto corruptor, que viola los principios de buena fe y lealtad, no debe ser ignorado por nuestro gobernador, ahora, como ciudadanos, debemos escuchar qué nos tienen que decir los gobernantes, debemos exigir que le den una explicación a la diputada y a todos los ofendidos y víctimas que han pasado por estos temas, valerse de estas acciones para hacer pasar como resuelto su asunto lo único que logra es la revictimización, ahora queremos enterarnos que nuestras instituciones ciudadanas como la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas alcen la voz, realicen un reclamo oficial, ahora queremos ver a nuestra Procuraduría funcional, moderna y servicial y no en obra negra como el edificio sede y como sus actos públicos.

FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa