Samuel Maldonado B.
Repercusiones
La esencia del alacrán
Martes 6 de Junio de 2017

Las boletas quedaron en el suelo, aparentemente no se llevaron ni un voto pero sí los dejaron en el suelo (…) Tratamos de buscar patrullas (…) se tardaron algo en llegar y no hicieron nada.

Cuenta a Reporte Índigo uno de los vecinos del lugar. La casilla después fue vigilada por elementos de la Policía Estatal y la Policía Federal.

A- A A+

Integrantes del observatorio electoral #NiUnFraudeMas, durante la jornada electoral del domingo anterior en el Estado de México, estuvieron informando en forma constante de las diferentes trapacerías, o porquerías, que se realizaron durante la última fase (de doce horas) del proceso electoral que para renovar a las autoridades en el Estado de México se realizó el día domingo.

Algunos partidos políticos (no enunciados) actuaron como ha sido su costumbre durante los últimos sexenios, pero prácticamene referido al Revolucionario Institucional y a sus adláteres, mismos en conjunto que ni siquiera cambiaron o camuflajearon sus “antiguos usos y costumbres”. Las huellas dejadas por doquier son las mismas encontradas en los atracos electorales ancestrales. Son realmente actitudes cínicas y cada día mas desvergonzadas.

Son realmente actitudes cínicas y cada día mas desvergonzadas.
Son realmente actitudes cínicas y cada día mas desvergonzadas.
(Foto: TAVO)


“Las reuniones realizadas en casas tenebrosas, los desayunos proporcionados a granel, la tortas a compartir, los millones y millones de pesos en regalos, despensas, más otras acciones letales como son las agresiones físicas y principalmente el pago en económico y personal, para que Fuenteovejuna, todos a una, fueran a votar por el nada fortachón candidato del PRI, sin olvidar, de ninguna manera el “histórico acarreo” que por tradición se le debe al Revolucionario Institucional .

La organización al inicio mencionada afirmó durante la tarde, cito: “La compra y coacción más grande de la historia que se ha documentado, pues las expresiones políticas diferentes utilizaron las mismas vetustas armas: taxis, camiones, micros, para movilizar a ciudadanos y policías para que acudieran a votar a modo”. Hasta aquí la cita.

“Ya para pasado el mediodía hubo información reporteril y persecución, que la prensa realizó cuando detectó a varios grupos que nada tenían que ver en el proceso, mantenían cercos y controlaban largas listas nominales de los electores, mismos que daban ordenes y acarreaban gente para votar por el PRI”.

Pero del PRI ya sabíamos su excelsa tradición de mapaches y no es una novedad; no sorprende tampoco la actitud de la dirigencia del PRD, pues muestras del abandono de los principios instituidos y que dieron formación al Partido de la Revolución Democrática en octubre de 1984 los tenemos desde la famosa cumbre en la que entregaron, al gobierno de la República, través de un acuerdo tripartita con Accion Nacional, la energía eléctrica y los mantos petrolíferos heredados del Diablo.

Es gracioso pues que ya casi para concluir con el horario electoral, cerca de las 18:00 horas, el PRD presentara dos denuncias, una contra de Enrique Ochoa, presidente del PRI, y otra contra el sacerdote católico Alejandro Solalinde. ¡Hombre santo, quien tiene más vigor, entereza, constancia y energía que los actuales dirigentes del partido político que una vez fundamos con el objetivo directo de recuperar a nuestro país de las garras del neoliberalismo económico.

Es realmente penosa pues la actitud asumida tanto por el PRI como la del PRD, que ante lo que se presentaba y sin la posibilidad de que la candidatura perredista fuese ganadora, prefiriera continuar al lado del gobierno de la República con su fallida candidatura, participando prácticamente como un obstáculo para la candidata de Morena.

Bien pudo el PRD de los disminuidos Chuchos rectificar camino, retirar la candidatura a tiempo de su candidato. ¡Ese era el camino inicial a fin de ir recuperando nuestro país de las garras del neoliberalismo económico que nos ha hundido en la miseria! De haber dado ese paso podríamos tener la esperanza de correr de Los Pinos a esos servidores del imperio capitalista. ¡Espero que tengamos tiempo para ello!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?