Rafael Mendoza Castillo
Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH
Lunes 4 de Abril de 2016
A- A A+

Hoy más que nunca se hace necesario que la comunidad nicolaita, lugar donde reside la soberanía y la autonomía, asuma una actitud vigilante, ya que existe la condición real de que grupos conservadores internos y externos,del mismo signo, pretenden un albazo en la modificación de la Ley Orgánica (circula una propuesta de reforma derechizada) para privatizar la jubilación dinámica y otras conquistas de los trabajadores académicos y administrativos. Sobre advertencia no hay engaño. No dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy.

El dejar hacer y el dejar pasar ha permitido que la institución de Hidalgo se incorpore a los programas neoliberales (certificaciones, acreditaciones, pruebas PISA, la RIEMS, etcétera). Sin discusión en la comunidad universitaria: estudiantes, docentes, autoridades, administrativos y manuales. Desde este espacio pedimos que el Poder Legislativo respete la autonomía de la Casa de Hidalgo y que sea la comunidad nicolaita la que decida los tiempos y ritmos de la reforma a la institución, fundados en la fracción VII del artículo tercero constitucional. Veamos.

Una reforma académica y política en la Universidad Michoacana constituye un objeto de reflexión, mismo que forma parte de la actitud y la conciencia vigilante y crítica de los nicolaitas, que hoy la ven como una necesidad impostergable para transformar, de raíz, las estructuras, funciones educativas y políticas de la misma.

Una reforma académica y política debe implicar la constitución de los instrumentos categoriales y conceptuales que ofrezcan a la comunidad la potenciación de la capacidad de decisión libre en todos los asuntos universitarios.
Una reforma académica y política debe implicar la constitución de los instrumentos categoriales y conceptuales que ofrezcan a la comunidad la potenciación de la capacidad de decisión libre en todos los asuntos universitarios.
(Foto: Cambio de Michoacán)

Las últimas administraciones y la actual, con clara obediencia a las políticas de educación implementadas por la Secretaría de Educación Pública, han confundido la reforma con la elaboración de planes de desarrollo institucional, que no dejan de ser camisas de fuerza que bloquean el desarrollo de la propia institución.

Lo que se ha observado en los últimos años entre la autoridad “impuesta” y la propuesta de la comunidad es un diálogo entre sordos, donde no se tocan los sistemas de trabajo, mismos que se han burocratizado. Una reforma académica y política debe implicar la constitución de los instrumentos categoriales y conceptuales que ofrezcan a la comunidad la potenciación de la capacidad de decisión libre en todos los asuntos universitarios.

La reforma académica debe apuntar a una depuración tal de los programas, métodos y conocimientos, que permitan al estudiante y al profesor tomar una posición adecuada en el contacto con la realidad de su tiempo y la comprensión de la ciencia. Una reforma política tiene que revisar la forma en que se ha venido ejerciendo el poder político y su sustento de tipo legal y legítimo. De esa manera podremos localizar todos aquellos aspectos que han provocado un dominio, casi hegemónico, de lo administrativo sobre la academia y la capacidad de decisión libre de los grupos y fuerzas que configuran a la Casa de Hidalgo.

La reforma académica implica una visión a fondo de las necesidades y los contenidos de los programas de docencia, de investigación, de difusión y extensión de la cultura. Lo anterior no consiste en tocar los temas vistos, sino constituir una estructura apta para enseñar a pensar, no a repetir y, sobre todo, saber situarse ante la realidad, para crear nuevas relaciones de conocimiento. Una verdadera transformación incluye el contenido y la dirección política y filosófica del tipo de cambio que la institución requiere. Un cambio de administración no transforma nada, sino que solamente se acomodan nuevos o viejos grupos ante el presupuesto universitario y no ante la Universidad. No sirven a la institución, sino que se sirven de ella. La reforma que proponemos tiene como objetivo la transformación estructural de fondo del sistema universitario, en su aspecto democrático, político, cultural, científico y humanista.

Es necesario que la Universidad Michoacana reencuentre su sentido histórico, en dichos aspectos, esto es, la transformación y conservación de su acervo de conocimientos científicos, tecnológicos y humanistas. Asimismo revisar el sentido de las estructuras formativas que tienen que ver con la conciencia metodológica y social, que coadyuve a la libre determinación del pensamiento. Por otro lado, cuestionar las formas de trabajo individual y convertirlo en una auténtica profesión que ha de considerarse como labor social.

Importante es interrogar los aspectos cognoscitivos de la formación con la finalidad de hacer del conocimiento verdadero el objetivo principal de su actividad. Sin faltar las actividades técnicas que favorecen la habilidad y el ejercicio del trabajo profesional.

Como espacio político y académico, la Universidad debe estar abierta a todas las corrientes de pensamiento, ideologías, concepciones del mundo, sin que ello implique convertirla en un mercado libre de ideas que estén al mejor postor. El trabajo del pensamiento epistémico buscará la validación y justificación conforme a la razón de lo antes dicho, expuestas como mecanismo de discusión y de argumentación al diálogo constructivo.

La academia en la Universidad carece del rigor cognoscitivo y metodológico, que son dos componentes que elevan el pensamiento crítico y alejan a la academia del pluralismo caótico de las opiniones, fantasías e ilusiones. Desafortunadamente la Universidad en los últimos rectorados ha estado sometida a los dogmas capitalistas neoliberales dominantes, o a los intereses de los grupos políticos internos y externos, y la voz de la comunidad ha sido silenciada y olvidada.

La nueva reforma debe contemplar el rechazo a las condiciones de presión que ejerce la sociedad, a través de los grupos de poder sobre la Universidad. No aceptar el conocimiento como dogma de información de datos, sino que se incorpore la comprensión y el pensamiento crítico, esto es, lo riguroso, la complejidad, no la fragmentación disciplinaria, sino lo interdisciplinario, la unidad y la síntesis, lo metódico y lo científico.

La reforma que hoy apuntamos debe ir más allá de la concepción del conocimiento como un instrumento para el dominio, más bien su valor radica en ser una forma que nos sitúa ante la realidad para tomar distancia de ella y poder reactuar para cambiarla. Como bien dice Édgar Morín: “El conocimiento progresa no por sosfisticación, formalización y abstracción, sino por la capacidad para contextualizar y totalizar”. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos

Fetichismo, poder y creencias

Ideas para la sesión extraordinaria del CEPEC

El neoliberalismo produce crisis moral y social

Cultura, educación y política

La dignidad como valor de la persona

Adiós al filósofo Luis Villoro Toranzo