Alejandro Vázquez Cárdenas
Hablando de genocidios
Miércoles 21 de Junio de 2017

Hemos luchado contra el enemigo equivocado.

General George Patton.

A- A A+

Es frecuente escuchar la palabra “genocidio” aplicada a casi cualquier hecho de sangre, independientemente de los factores que lo rodean. Da la impresión de que si son más de unas decenas de muertos algunos personajes sienten la obligación de usar la palabra “genocidio”, imagino que la consideran algo así como más impactante, contundente y llamativa.

Este mayo se cumplió un aniversario más de la masacre de Katyn
Este mayo se cumplió un aniversario más de la masacre de Katyn
(Foto: Especial)

Pero concretamente, ¿qué es un genocidio? La ONU nos proporciona una definición: “Cualquiera de los siguientes actos cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, tales como: a) exterminio de miembros de un grupo; b) atentado grave contra la integridad física o mental de los miembros de un grupo; c) sometimiento deliberado del grupo a condiciones de existencia que puedan acarrear su destrucción física, total o parcial; d) medidas destinadas a impedir los nacimientos en un grupo; e) traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo”.

Existen muchos genocidios, y este mayo se cumplió un aniversario más de uno poco recordado, la masacre de Katyn. Veamos.

En la Segunda Guerra Mundial, durante la invasión soviética a Polonia en 1939, unos catorce mil 500 oficiales polacos fueron capturados e internados en campos de concentración en la Unión Soviética.
Posteriormente, entre los meses de abril y mayo de 1940, la NKVD (Policía soviética) trasladó los prisioneros polacos desde campos de concentración en Starobielsk, Kozelsk y Ostashkow hacia un lugar en la carretera Smolensk-Vitebsk. La orden de Stalin era eliminar a los prisioneros.

Para asegurarse de que no hubiera testigos, la Policía seleccionó un lugar de un kilómetro cuadrado rodeado de espesa arboleda, el bosque de Katyn. Ahí fueron asesinados cuatro mil 143 oficiales polacos, con las manos atadas a la espalda y un disparo en la nuca. Los cuerpos fueron enterrados en fosas comunes, apilados a razón de unos 500 cadáveres por fosa. Pero cometieron un gran error, muchos cuerpos fueron enterrados sin quitarles sus pertenencias.

Después de la Operación Barbarroja (invasión de Alemania a la URSS) en 1941 y cuando la Batalla de Smolensk terminó, la zona quedó en manos alemanas. Probablemente nunca se hubieran hallado las fosas de no haber mediado una verdadera casualidad.

En abril de 1943, en Katyn, una jauría de lobos era rastreada por un oficial del Ejército alemán, el cual descubrió lo que parecían grandes partes escarbadas del terreno y huesos en los alrededores. Reportó el hallazgo a sus superiores y enviaron una patrulla con el médico de la unidad, el cual confirmó que se trataba de huesos humanos. El asunto cobró otra dimensión y se hicieron investigaciones con el personal médico del Grupo de Ejércitos Centro; lo que hallaron fue aterrador: enormes zanjas con miles de cadáveres apilados, todos con uniformes polacos, con insignias y medallas, pero sin anillos ni relojes.

Después de desenterrar todos los cadáveres se contabilizó un total de cuatro mil 143 oficiales y profesionales polacos y se determinó que eran los cadáveres de prisioneros procedentes de campos de concentración soviéticos. Las autoridades polacas, que participaron en las investigaciones, confirmaron que había suficientes evidencias que determinaban que los soviéticos fueron quienes cometieron el asesinato de militares y civiles, profesores, artistas, intelectuales, abogados y sacerdotes.

El primer ministro polaco en el exilio, Sikorsky, se reunió con Churchill y le manifestó que las evidencias indicaban, sin lugar a dudas, a los ya para entonces aliados soviéticos como los culpables del crimen en masa.
Churchill, político al fin, hizo lo posible por evitar una confrontación entre los aliados, manifestándole al primer ministro que mejor era olvidar el asunto, en vista que nada le devolvería la vida a los oficiales asesinados.

En 1989, después del colapso de la Unión Soviética, el primer ministro Gorbachov admitió que la NKVD había ejecutado a los polacos y confirmaba la existencia de otros dos lugares más de ejecución similares, donde siguiendo las órdenes de Stalin, en marzo de 1940, la NKVD había dado muerte a 25 mil 700 polacos, incluyendo los encontrados en Katyn.

Ahora que está en boga hablar sobre genocidios es bueno recordar uno de verdad y reflexionar que aunque parezca increíble aún existen estalinistas convencidos. Y de paso también saber por qué la mayoría de los polacos detestan a los rusos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba