Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas
Miércoles 21 de Junio de 2017
A- A A+

En las recientes elecciones en cuatro entidades del país (Nayarit, Coahuila, Estado de México y Veracruz) no solamente fueron usados recursos públicos para financiar las campañas, comprar votos y otras actividades ilícitas, también se sospecha de financiamientos de procedencia desconocida, por decir lo menos.

Los mexicanos vivimos en un país donde los gobiernos fallidos se institucionalizan, sean del PRI o el PAN
Los mexicanos vivimos en un país donde los gobiernos fallidos se institucionalizan, sean del PRI o el PAN
(Foto: TAVO)

Los videos que exhiben a la diputada Eva Cadena, quien hoy acusa porque supuestamente se violan sus derechos humanos, editados para golpear a AMLO, resumen conductas ilícitas y recursos de procedencia incierta. De existir más videos seguro veríamos a múltiples intermediarios y políticos, del PRI y de Yunes-PAN, en canjes dudosos.

El fraude electoral en Coahuila y el Estado de México –quizá menos documentado en los casos de Veracruz y Nayarit– prefiguraron la elección de Estado que implicó mapacherías y otras acciones en campo, antes y durante la votación, la manipulación de actas y el PREP, contó con ingentes recursos económicos para salvaguardar el bastión de la corrupción.

Aparentemente Nayarit y Veracruz han sido políticamente sacados de la atención pública con la pretensión de ocultar el monstruoso fraude electoral en Coahuila y el Estado de México. La opinión pública y la prensa crítica e independiente han centrado sus cuestionamientos en ambos casos, pero no significa que no haya habido corrupción.

Algunos analistas críticos sugieren que el arsenal de los fraudes ha sido refinado por quienes tienen el poder, es decir, el PRI, el gobierno federal, pero el problema es mayor, desde el punto de vista de este escribano. No es sólo refinar métodos para defraudar. La intención es normalizar la corrupción, el fraude, el abuso gubernamental.

Y este escribano insiste en la normalización de la corrupción y el fraude electoral, porque no se trata de un tema cultural y social, sino de grupos de poder, burocracias, élites económicas que alimentan una estructura que favorece corruptelas, impunidad y complicidades. El hecho es que se busca preservar la corrupción.

El teatro electoral es sin duda el contexto de una serie de situaciones cuestionadas y criticadas, donde el gobierno de Enrique Peña Nieto es principal protagonista. Es el caso recién destapado por The New York Times, periódico que documenta, a partir de una investigación seria, el espionaje del gobierno federal a sus críticos.

Según el citado periódico, Enrique Peña Nieto espía a sus críticos con software de última generación para acechar a criminales y terroristas. La intención es criminalizar, vulnerar, hostigar y golpear a quienes defienden los derechos humanos, realizan periodismo crítico, incluidos familiares y círculos cercanos, y denuncian las corruptelas gubernamentales.

Por ello la respuesta del gobierno de Enrique Peña Nieto ante la acusación de sus críticos por #GobiernoEspía, que envía a The New York Times, implícitamente reconoce que no hará ninguna investigación y tampoco le importan los periodistas independientes, los defensores de derechos humanos y los mexicanos en general.

Los mexicanos vivimos en un país donde los gobiernos fallidos se institucionalizan, sean del PRI o el PAN. Ambos operan democracias fraudulentas, han refinado el fraude electoral y la corrupción. Elecciones, espionaje, “reformas estructurales”, asistencialismo, entre otros, son asuntos que tienen que ver con la corrupción gubernamental.

Al gobierno de Enrique Peña Nieto no le importa la seguridad de los mexicanos ni respetar su decisión por una vida democrática. Usa al Estado mexicano, transmuta la seguridad de un Estado, un país, en protección para un grupo económico y político. Autoritarismo y protofascismo de la mano de un gobierno cómplice, impune, corrupto.

Obviedades. 1. No es increíble que los epígonos del gobierno estatal participen en programas televisivos de supuesto debate, lo lamentable son sus defensas y justificaciones, que rayan en la propaganda oficiosa y oficial, que los desacreditan. 2. Los recursos de la derecha. Miguel Bosé, famoso cantante español, acusa a la comunidad internacional por aparentemente abandonar a la ultraderecha golpista venezolana, cuya violencia contra el gobierno de Venezuela ha provocado varias muertes, lo que no se dice, y promueve la intervención extranjera. 3. Vicente Fox, uno de los peores presidentes de México, cuya administración se distinguió por abusos de todo tipo, mediocridad intelectual y gubernamental, refinación de corruptelas, es ariete de la ultraderecha del PAN contra AMLO. 4. El desprecio del Congreso local por la autodeterminación de los pueblos indígenas, caso particular de Cherán, muestra de los vínculos de partidos, políticos y gobierno con grupos que favorecen formas de hacer política contra las comunidades indígenas. 5. Hipólito Mora haciéndole el trabajo sucio al gobierno michoacano ante la acusación de Mireles por supuestamente haberle pedido, vía el diputado Sigala, que se autoexiliara y no participara en política. 6. Donald Trump no revertirá, por ahora, a los Dreamers (DACA), programa en favor de los jóvenes indocumentados llevados cuando niños a Estados Unidos, pero sepulta, aunque nunca entró en funciones, el DAPA, que pretendía ser una vía para los padres indocumentados. 7. El gobierno de Enrique Peña Nieto no espía a criminales y terroristas pero sí a disidentes, periodistas críticos, defensores de los derechos humanos y organizaciones no gubernamentales que denuncian la corrupción. 8. En Estados Unidos, opiáceos y drogas como el fentanil han desatado una epidemia de muertes, mientras en Guerrero, México, mueren decenas por el control de la producción ilegal de drogas para las adicciones estadounidenses. Última. Instigación al odio. Verdad o mentira, pero el llamado “Depuración Morelia”, hecho a través de una página de Facebook, “Gente ofendida 3.2.1.”, que incita a cometer actos criminales entre octubre 31 y noviembre 2, en Morelia, debe ser investigado y castigados sus promotores.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera