Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
El derecho de las víctimas y la obligación del Estado
Martes 27 de Junio de 2017

El objeto de esta Ley es: I. Reconocer y garantizar los derechos de las víctimas del delito y de violaciones a derechos humanos, en especial el derecho a la asistencia, protección, atención, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia y todos los demás derechos consagrados en ella, en la Constitución, en los tratados internacionales de derechos humanos de los que el Estado mexicano es parte y demás instrumentos de derechos humanos.

Fracción I, del artículo 2° de la Ley General de Víctimas.

A- A A+

La Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas del Estado de Michoacán ha dado noticias (más por situaciones escandalosas que por resultados eficientes y eficaces): a últimas fechas ha sufrido varias reestructuraciones con el argumento de dar un mejor servicio. Se han nombrado nuevos personajes, algunos de ellos personas de trabajo y con calidad de servicio; sin embargo, entre sus titulares se ha desatado una oleada de declaraciones en prensa que iniciaron con el señalamiento hacia el comisionado Salvador Ceja Barrera por abandono de sus actividades.

La Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas del Estado de Michoacán ha dado noticias
La Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas del Estado de Michoacán ha dado noticias
(Foto: TAVO)


Quienes nos dedicamos al litigio le hemos visto en diversas audiencias atiendo a las víctimas así como en diversas dependencias haciendo gestiones en favor de las víctimas, que dicho sea de paso, dichas actividades se apegan a las exigencias que señalan los artículos del 31 al 40 de la Ley de Atención a Víctimas para el Estado de Michoacán; sin embargo, este señalamiento ha desencadenado una serie de señalamientos al interior de la CEEAV, que solamente han puesto en evidencia que la creación de la CEEAV fue otra reforma más diseñada al vapor sin un análisis previo y razonado sobre los alcances y las omisiones de la norma que la crea, tan es así que no existen, como tal, qué funciones en específico corresponden a cada uno de los comisionados, a excepción del comisionado presidente, quien tiene establecidas sus funciones en el artículo 38 de la mencionada ley estatal.

Ahora los ciudadanos tenemos una institución incompleta, el comisionado Abraham Montes Magaña en pasados días presentó su renuncia, se rumora que por fuertes diferencias con la comisionada presidenta. En la prensa circuló un audio donde se puede presumir que uno de los funcionarios de la CEEAV se involucra en un asunto de solicitud y reparto de dádivas a funcionarios públicos, lo que debe ser investigado hasta sus últimas consecuencias para aportar a la ciudadanía una explicación sobre el particular para poder salvaguardar el buen nombre de la CEEAV.

Hoy el Congreso del Estado tiene la voz, una vez más deberá tomar cartas en el asunto para poder poner fin a los asuntos escandalosos en que se encuentra inmersa la CEEAV, en esta ocasión se espera una reforma a fin de que solamente se tenga un titular en la CEEAV. Es necesario que el Congreso del Estado no desampare a las víctimas, que se asegure que tendrán la atención que exige la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los tratados internacionales en materia de derechos humanos, la Ley General de Víctimas y la homologa del estado, que seguirán siendo representadas en juicio, que se enuncien las facultades y obligaciones de quien será el comisionado único, que se dé certeza jurídica sobre la situación actual de los ahora comisionados, que se detalle sobre el control del manejo del dinero al interior de la CEEAV. En fin, que a la sociedad se le dote de una institución que ampare sus derechos, que resalte por sus funciones y actividades y no por escándalos y señalamientos. Es importante que en esta ocasión el Congreso del Estado otorgue a la ciudadanía un espacio donde a la víctima u ofendido se le reconozcan y garanticen sus derechos de víctimas del delito, de violaciones a derechos humanos, que se les dote del derecho a la asistencia, protección, atención, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia y todos los demás derechos consagrados en la Constitución, en los tratados internacionales de derechos humanos de los que el Estado mexicano es parte y demás instrumentos de derechos humanos, es importante que toda víctima tenga certeza jurídica, que tenga un servicio de calidad sin que se revictimicé, que tenga una asesoría jurídica técnica y adecuada, que tenga una comisión diga y con calidad de servicio.



FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa