Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Orgullo gay 2017
Miércoles 28 de Junio de 2017
A- A A+

En su edición número 24 salió el contingente de la diversidad sexual en la Ciudad de México, acompañado de miles de disidentes sexuales del resto del país. La marcha más antigua del orgullo gay en América Latina y el Caribe es esta, la de la Ciudad de México.

La Marcha del Orgullo Gay no se entenderá sin los protagonistas de 1969, mujeres trans que se atrincheraron el 28 de junio en el pub conocido como Stonewall para protagonizar acciones espontáneas y violentas contra las redadas de la Policía neoyorquina de Greenwich Village. Estas acciones han sido consideradas como el nuevo movimiento social en defensa de los derechos humanos de las personas llamadas con el acrónimo LGBTTTI. Hoy se celebran en prácticamente todo el mundo.

La cuestión del orgullo gay o la dignidad y orgullo gay (ver Debatamos Michoacán del 21 de junio de 2017) es una situación que debemos revisar para identificar si sólo es una cuestión de orgullo o bien de dignidad humana y orgullo.
La cuestión del orgullo gay o la dignidad y orgullo gay (ver Debatamos Michoacán del 21 de junio de 2017) es una situación que debemos revisar para identificar si sólo es una cuestión de orgullo o bien de dignidad humana y orgullo.
(Foto: Cuartoscuro)

La cuestión del orgullo gay o la dignidad y orgullo gay (ver Debatamos Michoacán del 21 de junio de 2017) es una situación que debemos revisar para identificar si sólo es una cuestión de orgullo o bien de dignidad humana y orgullo.

Por otro lado, me parece que la XXIX Marcha del Orgullo Gay, cuyo lema fue “Respeta mi familia, mi libertad, mi vida”, en sí misma constituye una de las demandas primigenias del movimiento gay: El matrimonio y la familia: aún pendiente de modificaciones en códigos civiles o familiares en diversos estados de la República, pero ya judicializado en México. En Michoacán, ya aprobado.

La libertad continúa pendiente, como las modificaciones o adiciones a códigos locales civiles o familiares para la corrección de actas de nacimiento por identidad de género (Michoacán y Ciudad de México ya lo tienen. En Michoacán se hacen reformas para hacer el procedimiento administrativo y no judicial).

La marcha aglutinó no sólo a liderazgos del interior de México, sino a actores políticos de la Ciudad de México, de institutos políticos como el PRD, Morena y servidores públicos y funcionarios de la Ciudad de México, pero adicionalmente personal diplomático de las embajadas de Estados Unidos, Canadá e Inglaterra.

La marcha tuvo como demanda pedir justicia por las personas trans y en general el colectivo LGBTTTI que han fallecido por intolerancia, desigualdad y discriminación.

La marcha representa la celebración de una comunidad que ha obtenido logros de manera desigual en las diferentes entidades del país y que necesita unificar esfuerzos para fortalecerse de cara a los retos del siglo XXI.

De esta manera me parece que el nuevo movimiento social de la diversidad sexual en México debería caminar hacia la XL Marcha del Orgullo Gay:

Primero, reconocer a las comunidades y organizaciones de la sociedad civil LGBTTTI como parte de una sociedad diversa, plural y multicultural, donde coexisten los grupos vulnerables; la visibilidad como principio fundamental para romper con los mecanismos de opresión. Si bien existe un avance en las capitales del país, no así en las cabeceras municipales o tenencias, muchas de ellas significativamente opresoras.

Segundo, fortalecer el desarrollo de liderazgos que promuevan la más amplia de las participaciones de las organizaciones de la sociedad civil en acciones de impulso al diseño de políticas públicas y marcos normativos, así como de creación y desarrollo de conciencia social en materia de diversidad sexual y social.

Tercero, coadyuvar a la organización, fortalecimiento y consolidación de grupos de personas que son vulnerables, así como de organizaciones que encabecen dichas luchas para crear instrumentos ciudadanos (observatorios ciudadanos, independientes y libres) para la denuncia de violaciones de derechos humanos de los poderes públicos, que demanden de los órganos autónomos y procuradurías de los derechos humanos la defensa y protección a las personas o grupos vulnerados.

Cuarto, la importancia de la unificación de un movimiento LGBTTTI nacional, donde a cada identidad sexual no se le someta en cautiverios que controlen su libertad y autonomía política y de decisión, aliados en las agendas generales y coadyuvantes con respeto en las agendas específicas de cada identidad sexual.

Quinto, fundamental que la población LGBTTTI asuma en su conjunto la no tolerancia con sentido y estrategia a la intolerancia de los grupos fácticos y los poderes públicos.

Sexto, creación de un área de inteligencia, apoyada y alimentada por los liderazgos locales (32 entidades federativas) para la recolección y análisis de información estratégica relevante (de seguridad pública, seguridad social, civil, política, de salud y educación, etcétera) que sensibilice y forme a las estructuras locales, la importancia de la descentralización del poder desde el centro del país.

Con ello diseñar, o bien adaptar o desarrollar protocolos de actuación frente a diferentes temas y necesidades (salud, educación, seguridad pública, civiles) que en general sean de utilidad a las poblaciones LGBTTTI.
Séptimo, diseño y ejecución de un programa universal para el Estado mexicano de sensibilización de servidores públicos tomadores de decisiones; dicho programa deberá estar alineados en tiempos y con los formatos políticos adecuados a cada una de las regiones del país.

Octavo, fortalecer todas aquellas expresiones que han venido promoviendo el encuentro nacional para el fomento e intercambio de experiencias de las poblaciones LGBTTTI regionales, además de aquellas organizaciones LGBTTTI que promueven los valores, principios y virtudes sociales para el fomento de la paz como mecanismo de resolución de conflictos en equidad, las cuales podrían aportar amplios conocimientos para el manejo de conflictos y de contención.

Y muchas más, seguramente más, es sólo una aproximación a las reflexiones que 17 años de lucha permanente por la cultura de la igualdad y no discriminación me tocó promover y encabezar en su momento.

Que se presente sobre un balcón la bandera del orgullo gay o que un servidor público encabece el esfuerzo de la sociedad civil no significa que es tolerante; los servidores públicos deben, como obligación, así lo señala el artículo 1 de la Constitución, promover, respetar, proteger, defender y garantizar los derechos humanos de los mexicanos, cuya responsabilidad se amplía cuando existe una violación a los mismos al prevenir y supervisar sanciones y reparar los daños ocasionados. Esa es su función, entiendo que se agradece la participación si es que ha cumplido con lo que dicta el artículo 1 constitucional.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango