Gerardo A. Herrera Pérez
Miedo, tolerancia e información
Miércoles 6 de Abril de 2016
A- A A+

Revisé 32 números del suplemento denominado “Sida, cultura y vida cotidiana”, editado por Letra S, que van de noviembre de 1994 a julio de 1997, tanto en su primera como en su segunda época.
Letra S, es una organización civil que se ha especializado en la atención de datos e información sobre la cuestión social, política, científica y médica del VIH/Sida y da cuenta sobre cómo es importante conjugar activismo y seriedad, talento y sencillez.

Quienes hemos mantenido un permanente acercamiento desde el activismo social para la respuesta al VIH/Sida, para quienes lo hacen desde la política pública, pero también quienes lo hacen desde la pluma a través de sus publicaciones, esto es, intelectuales, y gente comprometida con el devenir social como lo hizo en su momento el maestro Carlos Monsiváis (qepd), la misma Marta Lamas, Alejandro Brito, Arturo Díaz Betancourt (qepd) y muchos otros más.

Hace 25 años, se entrevistó a Mirko Grmek (Letra S, tomado de la revista francesa L/historire. Diciembre 1991) se pensaba que la respuesta al VIH/Sida, dependerá de la eficacia de los futuros tratamientos, de la creación de una vacuna, de la evolución de los comportamientos sexuales. “Dudo que alguna vez se elimine completamente esta enfermedad. Por el momento, se trata de saber cuándo alcanzaremos un equilibrio. No se hablará entonces ya de epidemia y nos aclimataremos al Sida, como en una época la gente llegó a aclimatarse a la tuberculosis”.

Miko Grmek en su texto “Historia del Sida”, plantea “la epidemia actual es el reverso de la medalla, el inesperado precio que tenemos que pagar por haber alterado en forma tan radical equilibrios ecológicos milenarios”, en este sentido, el Sida sería entonces la enfermedad “privilegiada” del mundo moderno: “Ahora ya tenemos, concluye, la enfermedad metáfora que, por sus asociaciones con el sexo, la sangre, las drogas, las computadoras y la sofisticación de su evolución y de su estrategia, expresa nuestra época”.

Pero ya pasaron muchos años de aquellos pronunciamientos, y aún no vemos la vacuna; cierto es que se han modificado los marcos normativos y las normas oficiales mexicanas, tenemos más estructura gubernamental pero continúa la infección, creo que lo que hace falta es continuar desarrollando o promoviendo la conciencia social, no es fácil disciplinar sexualmente los cuerpos, esto es controlarlos.

El 1 de diciembre se conmemora el Día Internacional de la Acción contra el Sida
El 1 de diciembre se conmemora el Día Internacional de la Acción contra el Sida
(Foto: Cuartoscuro)

En febrero de 1995, se publicaba una entrevista del historiador, que ha escrito sobre la homosexualidad, John Boswell: “El valor y la mezquindad moral frente a una epidemia”; él precisa que “los problemas morales derivados del Sida figuran entre los más difíciles y complejos enfrentados por la sociedad norteamericana en el siglo XX. Los luchadores sociales y los abogados apenas comienzan a desenredar la maraña de los derechos individuales y públicos; la comunidad médica se ve obligada a confrontar sus propios temores; y el público en su mayoría se divide y destroza frente al dilema: la compasión o el miedo al contagio”. Hoy sin duda alguna y después de 25 años tenemos en los órganos autónomos de derechos humanos áreas que atienden los derechos de las personas que viven con VIH/Sida, lo que no hemos logrado socialmente es erradicar los prejuicios, estigmas y estereotipos de las personas que viven con VIH/Sida.

En 1995, las mujeres estaban ya infectadas, por ello se dedicó un espacio en el suplemento “Mujeres: si nos permiten hablar”, en Michoacán, la doctora Yolanda Pineda, presidenta de la Organización de Michoacanos por la Salud y Contra el
Sida, AC (MUSS), aseveró que en este combate la mujer debe preocuparse más por la lucha en favor de sus derechos”. Desde aquellos ayeres la sociedad civil organizada, como Muss, AC, o Convihve, AC o Grupo de Facto Diversidad Sexual desde el 2006, impulsan acciones en favor de promover la prevención y atención de esta epidemia.

La doctora Pineda informaba por aquella época de la instrumentación de actividades con estudiantes de la UMSNH para formarlos, capacitarlos y hacerlos replicadores de pares entre la población universitaria, pero además para salir a trabajar a los municipios de aquellas en momentos más vulnerados Puruándiro, Tarímbaro, Los Reyes y Morelia.
La doctora Pineda expresaba que “las ONG le están haciendo el trabajo al gobierno, ya que los Coesidad no están haciendo buenas campañas, por dedicarse a cuidar aspectos políticos”, propone “que el presupuesto del gobierno se otorgue a las ONG”, ya que el programa de lucha contra el Sida sería mejor trabajado por estas organizaciones: “Si las organizaciones se institucionalizaran más, la lucha sería compacta, formal y seria”. Lo que sí sé es que han sido consideradas de erráticas las acciones gubernamentales en la primera etapa de la epidemia (1983-1986).

La pregunta: ¿Qué impactos ha generado la política pública durante estos años de 1983 a 2016 con relación a las organizaciones de la sociedad civil y la atención de la mujer en este contexto en el marco de los derechos humanos ya consignados en nuestro marco jurídico desde 2011?

De noviembre de 1994 a junio de 1996, se publicaron 20 números de Sida Cultura y Vida Cotidiana sobre asuntos torales de VIH/Sida, los cuales hablan de importantes temas que estaban dentro de la agenda pública, entre ellos destacamos los siguientes binomios de Sida, y Sida y la familia, la investigación, la crisis, mujeres, sexo protegido, los derechos humanos, homosexualidades, migrantes, organizaciones de la sociedad civil, educación, servicios, ética y muerte, religión, reclusorios, género, mujer, adolescentes, niños y niñas, población indígena y sida y los medios; y que hoy mismo nos hacen reflexionar sobre la importancia de resignificarlos, porque finalmente son actuales, no han perdido vigencia porque mediáticamente hemos escuchado, leído, en medios impresos y electrónicos sobre estos binomios de Sida y…

Para los años de agosto de 1996, a julio de 1997, se publicaron doce suplementos de Letra S; los títulos fueron de Voces de Vancouver, Homofobia, Políticas de Atención, Las Campañas, Arte, Cultura, Recursos, Desigualdad, Educación Sexual, Costos, Acción Social, Sangre, Elecciones y Lugar de Trabajo.

Sin duda todos los temas hoy, han sido resignificados, en el caso de la sangre hay normas oficiales mexicanas que establecen los mecanismos y los protocolos para la donación y nos hablan acerca de evitar la discriminación en dichos procesos, sobre todo cuando la donación altruista deviene de personas con orientación sexual diferente a la heterosexual, o de identidad de género, entre otros como educación sexual y los derechos sexuales y reproductivos en los cuales incluso existe una cartilla.

Hace 20 años se pensaba respecto a los migrantes que “los indocumentados seropositivos evitan la atención médica por temor a ser deportados. Y al regresar a sus comunidades no toman las medidas necesarias para prevenir nuevas infecciones”; “Una vía de transmisión del VIH entre migrantes es la intravenosa, porque, para resistir las duras faenas, se inyectan vitaminas entre todos y con la misma jeringa”.

También hace 20 años las organizaciones de la sociedad civil planteaban “los entrevistados coinciden, las dificultades de las ONG en Sida son: desarticulación, duplicidad de funciones, falta de seguimiento, inmadurez, escasez de recursos e inconsistencia de sus programas. Y finalmente comparto los planteamientos que se presentaban respecto a la educación sexual “la ausencia de la SEP en el Conasida era una omisión difícilmente justificable. En el sector educativo la información sobre el Sida es insuficiente y los prejuicios son tan abundantes como otro sector”.

De 1983 a la fecha más de tres décadas de pandemia, no podemos negar los adelantos: ya internacionales o nacionales y con impactos en la política pública de salud, sólo lo que no hemos podido avanzar es en el manejo de la sexualidad de los cuerpos a partir de crear y desarrollar la conciencia social.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango