Rafael Mendoza Castillo
Conflicto entre la seguridad y la libertad
Lunes 3 de Julio de 2017
A- A A+

Enmarco estas reflexiones con el pensamiento crítico de Marcos Roitman: “El proceso de deshumanización se yergue para apuntalar un orden social totalitario y represivo. Es necesario enfrentarse al proceso de domesticación, recuperar la capacidad de pensar secuestrada por el sistema y perder el miedo”. Ser osados pero no idiotas. Ser insumisos.

Existe un pacto social, llamado constitucional, donde se indican principios políticos, éticos, cívicos, sociales, democráticos, todos ellos en favor de los ciudadanos en lo individual, grupal o de clases. Lo anterior desde el punto de vista formal. Sin embargo, en lo objetivo, lo subjetivo y lo práctico, espacio y tiempo éste donde se trabaja el principio de realidad y el principio de placer los ciudadanos, personas o clases, se revela un claro desacuerdo y rebeldía en la forma en que se lleva a cabo el citado pacto social. Veamos.

La conciencia falsa o alienación produce una disociación, separación en las personas, porque lo que perciben de la realidad ya ha sido nombrado por el sistema del conformismo social
La conciencia falsa o alienación produce una disociación, separación en las personas, porque lo que perciben de la realidad ya ha sido nombrado por el sistema del conformismo social
(Foto: TAVO)

En el pacto social constitucional se habla de respeto a los derechos humanos, libertad de expresión, libertad de circulación, libertad de creencias religiosas, derecho al trabajo, derecho a la educación, que la soberanía reside en el pueblo, laicidad, salario digno y también de obligaciones, etcétera. Pero en lo real aparece una contradicción entre lo que quiere y desea el sujeto, en lo individual y colectivo, tanto en su cuerpo (vía las emociones) como en su conciencia, en su práctica y las restricciones que el sistema político y sus instituciones le imponen.

En el campo de saber psicoanalítico se afirma que el ser humano le coloca límites a sus pasiones, sus pulsiones, sus deseos, su libertad, con el fin de salir del estado animal y acceder al mundo de la civilización. Pregunta obligada, ¿quién pierde y quién gana en esta transacción? En el terreno sociológico nos encontramos con Thomas Hobbes, para quien el ser humano dejó el estado de naturaleza, lugar donde los individuos corrían el riesgo de perder la vida, y les propuso una institución salvadora el Leviatán (Estado). En ambos casos el ser humano pierde libertad y gana seguridad. Estas tesis no son inocentes.

Existe en el sistema político mexicano un poder de dominación corporativo que regula las relaciones sociales en las que se mueven los individuos, las clases sociales. Se aprecia también que una minoría (oligarquía financiera) coacciona a una mayoría. Esto se lleva a cabo a través de leyes, costumbres, carisma, y también interviene el componente simbólico llamado ideología. Este último elemento, hoy en el neoliberalismo, se presenta como la conciencia falsa o alienación, la cual se introyecta en el cuerpo y la mente de la gente.

El precio que hoy pagamos la mayoría de mexicanos es muy alto en sufrimiento y dolor, al aceptar un pacto social, traducido éste, en una formación social neoliberal (desregulador y privatizador), con régimen político autoritario, corrupto e impune. Este sistema ya no garantiza la seguridad de la vida, de las propiedades materiales y mentales de las personas. Cada día el orden político y social destruye la seguridad de la vida humana, de la vida de la naturaleza, y reprime la libertad de grupos y clases, necesaria ésta para buscar opciones de futuro, de utopía.

En la civilización que el bueno de Freud pensaba como el espacio donde la vida humana se eleva por encima de sus condiciones animales y se distingue de la vida animal no puede prescindir de la coacción y tampoco puede existir sin engendrar resistencia. Lo anterior significa enfrentar situaciones en las que la balanza se inclina en contra de hacer lo que se quiere y en favor de hacer algo que se querría evitar.

Es necesario examinar el actual pacto social donde se juegan nuestra seguridad y nuestra libertad. De continuar el modelo de acumulación de capital, del excedente, de la plusvalía en una minoría de mexicanos y extranjeros, los dos componentes corren serio peligro de desaparecer. Con más desaparecidos, más asesinatos, más extorsiones, más secuestros, más robos, más corrupción, más impunidad, significa que ni la libertad ni la seguridad existen para la mayoría de la población, pero sí la tiene la oligarquía.

En este momento histórico, la gente, los grupos, clases, viven o sobreviven en la incertidumbre, la inseguridad y desprotección. La oligarquía financiera, las corporaciones monopólicas son los beneficiados directos del modelo de la globalización o capitalismo corporativo y depredador. Estos grupos sí viven en la certeza de más excedente, más seguridad y protección para sus intereses privados. Hay que destruir este pacto social injusto e irracional y construir otro.

Cuando los ciudadanos o subalternos reclaman más seguridad para conservar su vida y sus propiedades pierden en el ejercicio de su libertad. Entran en un proceso de alejamiento de la acción política para cambiar el estado de cosas. Es aquí donde el sistema coloca un pensamiento conformista y domesticado, orientado por una ideología falsa, o conciencia falsa, que opera como una pantalla para que la gente no ubique las causas de su sufrimiento físico y mental. A tal grado que llegamos a creer ,según encuestas, que somos los seres más felices de la tierra.

El sistema político y su estructura económica neoliberal construyen un imaginario fantasioso en la población y éste actúa como cemento e incorpora representaciones muy alejadas del mundo real y la figura que aparece para controlar a la gente es la alienación. El aparato que se encarga de colocar en la mente de la gente la conciencia falsa es el monopolio televisivo comercial ( Televisa y TV Azteca). Si no fueran tan corruptos e impunes debieron empezar por quitar las representaciones falsas que dicho monopolio produce, antes que imponer su Reforma Educativa punitiva.

La conciencia falsa o alienación produce una disociación, separación en las personas, porque lo que perciben de la realidad ya ha sido nombrado por el sistema del conformismo social. Este es un éxito, el único que tiene el modelo neoliberal depredador. En este caso la racionalidad crítica, reflexiva, es sustituida por el trabajo de las emociones, es decir, cambiamos miedo por seguridad.

Pedir más soldados y policías en las calles, en los centros comerciales, en las escuelas, es perder la libertad de pensar, hablar, hacer y quedar atrapados sin salida en el orden del capital. Esto revela la descomposición social, económica y moral del actual régimen político y su modelo de economía fundado en el robo del excedente, la violencia y la muerte. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)