Aquiles Gaitán
En manos de 113
Martes 4 de Julio de 2017
A- A A+

Cuando creemos que la vida está hecha para nosotros prestamos poca atención a los problemas sociales, menos aún a los problemas ideológicos, que son una consecuencia de los otros.
Cuando creemos que la vida está hecha para nosotros prestamos poca atención a los problemas sociales, menos aún a los problemas ideológicos, que son una consecuencia de los otros.
(Foto: TAVO)

Cuando creemos que la vida está hecha para nosotros prestamos poca atención a los problemas sociales, menos aún a los problemas ideológicos, que son una consecuencia de los otros. Como michoacanos se nos ha hecho creer que somos una unidad política, social y cultural por el simple hecho de vivir en una demarcación territorial arbitraria que conforma la estructura geopolítica de este país llamado México. Nada más alejado de la realidad, los michoacanos de Zitácuaro nada tienen en común con los michoacanos de Aquila, los de Cherán o Pátzcuaro, mucho menos entre los de Churumuco, Zamora, Ario o Tlazazalca.

Somos diferentes, diversos, ajenos unos a otros y así debemos considerar nuestro desarrollo, nuestro progreso o nuestros problemas que no lo permiten.

Se nos hace creer que estamos en guerra contra la delincuencia, que tenemos una deuda pública infinita, que no hay dinero, ¿a quién se refieren estas apreciaciones? Somos 113 municipios, 113 realidades y estructuras culturales y sociales. ¿Dónde está invertido el dinero que se debe?, ¿no sería lo propio que los beneficiarios de ahí pagaran por ejemplo la presa que algún día regará sus campos de cultivo?, ¿qué tienen que ver los de El Naranjo de Tziritzícuaro y Nueva Italia con los de Epitacio Huerta, Contepec o Susupuato y todos sufren las consecuencias de la deuda desgraciada? ¿O dígame cómo se seleccionan las inversiones millonarias?, ¿cómo se decidió la inversión de Chihuero? Este criterio totalizador de vernos a todos como un todo debe considerarse a la luz de una visión moderna del Estado. Estamos en manos del iluminado que llegue a gobernar el país, el estado y finalmente cada municipio, rodeados de sus vedettes para la puesta en escena de sus periodos de gobierno, hoy en los municipios. A ver si es cierto. Con la desafortunada oportunidad de la reelección, es decir, succionar la leche de la ubre generosa ¡una vez más!

Ya van más de 100 años desde la Revolución que cristalizó en la Constitución, pero también van 100 años de remiendos a la Constitución. En esas condiciones debemos plantearnos una evolución a la altura de las circunstancias porque lo que tenemos actualmente, ¡ay, reformas estructurales!, de plano no funciona. No tengo la solución pero tengo la razón, y en función de eso buscaré las alternativas con la misma pasión que los alquimistas buscaron la piedra filosofal, y en el camino de la búsqueda iremos encontrando razones y verdades o sinrazones y falsedades.

Eso de que a los gobernantes los juzgue la historia es una falacia, la historia no juzga, registra los hechos; no interpreta, da fe de lo que acontece; los que juzgan son los gobernados, los que sufren las consecuencias de haber elegido en forma equivocada, ¡y no hay a cual ir! ¿O me equivoco?

Todos los hombres tenemos un guía, que pueden ser nuestros padres, algún familiar, maestros, amigos o algún hombre de la historia; son los que marcan el rumbo de nuestras vidas, nos inducen a la lectura de los libros clave, herméticos, fundamentales para entendernos a nosotros mismos y a los demás, nos motivan a pensar, nos despiertan el ingenio para entender la vida, ¿culto o rico?, ¿o las dos cosas? ¿Feliz o infeliz?, ¿optimista o pesimista?, ¿emprendedor o conformista?, ¿con conciencia crítica o sin escrúpulos?

Cuando los guías se pierden se tiene que continuar el camino señalado con la obligación y compromiso de guiar a otros para que no se pierda el sendero, pues como una vereda que ya no se camina, se borra, se cierra, se pierde para siempre. No tengo a nadie bajo tutela, ya lo hice y caminan solos, por eso escribo y cada vez que escribo siento que arrojo un puñado de trigo en el barbecho, con uno que germine me doy por bien servido, aunque a veces me veo frente al mar en un atardecer con el horizonte en llamas, a la orilla de la playa con un palmar a mis espaldas lanzando puños de trigo sobre las olas, estoy sembrando en cierto, disfruto el momento y la acción, el bello atardecer, sabedor de que estoy sembrando en el mar. Pero, ¡vamos!, el pensamiento dialéctico de los viejos nicolaitas nos lleva a la razón dialéctica, que nos permite ver nuestras diferencias para descubrir las coincidencias, el esfuerzo perpetuo de los michoacanos por transformar nuestras sociedades y vivir mejor en cada uno de los 113 municipios. Pero algo está pasando y no todos progresan, hay deterioro social, todo cambia para la desgracia ¿Son los gobernantes?, ¿es el abandono de los pueblos por las familias fundacionales? Todo se vuelve corriente y se estandariza, cada jornada electoral es un retroceso, al grado de que a nadie le importa.

Hoy se clasifican las comunidades indígenas, se habla de municipios indígenas que vienen de organizaciones primitivas. No por eso dejan de pensar en su desarrollo, no por eso serán mejores o peores que los otros, cada quien su historia y su oportunidades. Cherán se negó a los partidos centralistas y encontró la unidad de propósitos. ¿Acaso los partidos tienen que ver en las divisiones de los pueblos? Sí, sí tienen que ver y mucho. Los partidos tendrán que dejar que en cada municipio elijan a los mejores para sus candidaturas; el que lo haga, aunque no gane la elección, gana en fortaleza del partido y de su pueblo, lejos de las oligarquías estatales y nacionales en turno que en su desvarío deliran sus calenturas de poder, de las alianzas del odio que los alejan de la organización como base de partida para el triunfo.

No veo a un Michoacán próspero y unido a corto plazo, sino todo lo contrario, por tantas manos metidas, de fuereños y tantos sueños de grandeza, pongamos los pies sobre la tierra, esta tierra michoacana es de todos y de nadie, pero su destino está en manos de 113.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana