Xuchitl Vázquez Pallares
El 6 de julio tampoco se olvida…
Jueves 6 de Julio de 2017
A- A A+

Un día como hoy, hace 29 años, México estaba con la determinación de realizar un cambio histórico mediante la vía electoral.

Los meses previos a la elección habían sido de fuerte actividad. La sociedad civil había tomado las calles, había hecho escuchar su voz. No más malos gobiernos, no más imposiciones, no más entreguismo, no más de lo mismo.

Lo importante era que al frente estuviera quien mandara obedeciendo. El candidato de la mayoría de los mexicanos era el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.
Lo importante era que al frente estuviera quien mandara obedeciendo. El candidato de la mayoría de los mexicanos era el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.
(Foto: TAVO)

Recuerdo como si fuera ayer la emoción, los nervios, la tensión que se sentía en el ambiente las horas previas a la elección. La meta era ganar, pero no por el simple hecho de ganar votos, sino de lograr por la vía pacífica cambiar el rumbo, el destino de este país.

¡Qué diferente sería México ahorita de haber sido respetado el voto! Porque seis años son pocos cuando hay tanto por hacer. Pero estoy segura de que sí se hubieran podido hacer cambios, acciones y avances importantes.

Lo importante era que al frente estuviera quien mandara obedeciendo. El candidato de la mayoría de los mexicanos era el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. En la memoria colectiva estaba vivo el valor, patriotismo y entrega a las mejores causas del pueblo, de México, del general Lázaro Cárdenas, quien había hecho del proyecto de nación de la Revolución Mexicana el proyecto a hacerse realidad.

Aún siento al escribir este artículo la enorme emoción y esperanza que sentía cuando me levanté ese 6 de julio, a las 05:00 de la mañana para irme a cuidar una casilla de mi colonia. Tenía que llegar a tiempo, estar antes que todos para evitar que hicieran cochupos.

Al igual que muchos, nunca había cuidado una casilla, pero iba con toda la determinación de no dejarme amedrentar, de no permitir ninguna anomalía, de estar atenta a todos los movimientos. Recuerdo que no quería ni ir al baño, ni comer, pues sabía de las prácticas ilícitas que seguro querían cometer.

Era muy emocionante ver a las personas llegar a votar, buscando con la mirada al representante del Frente Democrático Nacional (FDN), y ya ubicado, discretamente sonreían. Se veía el miedo, pero sobre todo se veía la esperanza. Al irse su mirada me decía: “cuida mi voto”. Así lo hice.

Al cerrar la casilla mis nervios estaban literalmente de punta. Recuerdo que hubiera querido tener diez manos y ojos y para poder contar tan rápidamente como lo hacía el representante del PRI, intentando que no viéramos por quién había votado la gente. Se comportaba de manera prepotente y amedrentadora. De manera solidaria, el representante del PAN se hizo uno conmigo y defendimos cada voto. Impedimos que el representante del PRI y el presidente de la casilla (de obvia afiliación) sumaran votos inexistentes. Cada voto fue defendido.

Fue tanta nuestra determinación, que el representante del PRI terminó haciéndose a un lado. Lo mismo sucedió con el presidente de la casilla. No les quedó de otra que aceptar su derrota y firmar las actas. De inmediato pusimos los resultados en la puerta y nos fuimos a entregar las urnas, nos entregaron las actas y regresamos a la casilla a constatar que todo estaba en orden. Teníamos miedo de que nos cambiaran los resultados. Sabíamos que intentarían hacerlo.

Así como yo fueron miles los que lucharon de manera pacífica por que el voto y la voluntad popular fuesen respetados.

En esa época no había celulares ni redes sociales para comunicarnos y saber cómo iban en otras casillas. La organización y entrega a la causa era tal, que estábamos todos comunicados y pendientes de lo que sucedía y/o se ofreciera.

No había duda alguna: habíamos ganado la elección. Cuauhtémoc Cárdenas sería presidente. México tenía otra oportunidad y entre todos lo lograríamos. Los sueños y anhelos estaban a flor de piel de todo el país.

Las elecciones de 1988 son sin duda un parteaguas en la historia de México. Por vez primera, después de la heroica lucha contra la dictadura de Porfirio Díaz, el pueblo de México luchaba por el respeto a su voluntad expresada a través del voto.

El poder decidió no respetar la voluntad popular. A las pocas horas, Manuel Bartlett, entonces secretario de Gobernación, declaró ante los medios que “el sistema se había caído”.

Obviamente nadie creyó al entonces secretario, ni a Miguel de la Madrid, entonces presidente en turno.

La famosa “caída del sistema” significaba mucho más que la falla de unas computadoras. Era literalmente el que se les venía abajo todo.

Años después, Miguel de la Madrid, en su libro autobiográfico, confirmó y confesó que fue él quien en la tarde del 6 de julio de 1988 ordenó que se dejara de dar información sobre cómo iban fluyendo los resultados electorales porque estaban siendo favorables a Cuauhtémoc Cárdenas. Decisión que dio inicio a un criminal fraude electoral cometido en perjuicio de todos los ciudadanos del país y del país mismo.

La lucha por la democracia y las libertades de los mexicanos fueron bastiones de la Revolución Mexicana. Tras el asesinato de Madero y Pino Suarez, la lucha se centró más allá que en el respeto al voto.

Reivindicaciones populares y nacionales como la Reforma Agraria, la atención al campo y los derechos de los trabajadores, eran prioritarios. El derecho a huelga, la jornada de ocho horas, un salario digno y suficiente.
El dominio de la nación sobre sus recursos naturales, la educación pública, la salud, la autonomía universitaria, lograr una patria soberana e independiente en lo político y lo económico eran parte fundamental del proyecto de nación producto de la Revolución Mexicana.

El gobierno de Miguel de la Madrid puso en marcha, y así lo reconoció públicamente, una política de destrucción consciente y sistemática de todo lo que tuviera que ver con los logros de la Revolución Mexicana.

El entreguismo, el alto endeudamiento con el exterior, el disparo de la inflación y la seria caída de los niveles de vida, provocaron una profunda irritación en la población. El descontento se dio también en la vida política y al interior mismo del régimen. La Corriente Democrática surgió dentro del PRI hacia finales de 1986 reclamando al Estado la práctica de una política pública con fuerte contenido social, exigiendo frenar y reducir el endeudamiento externo y la adopción de procedimientos democráticos en el partido para la toma de sus decisiones, en especial para la designación de candidatos.

Muchas cosas y elecciones han pasado durante estos 29 años. Indudablemente México es hoy por hoy el país que la oligarquía política y el sistema económico y político imperante querían. No lo que el pueblo de México anhelaba y aún anhela.

El PRI está nuevamente en el poder. Recordando y parafraseando el slogan de la extinta estación Radio 6.20, pareciera “llegó para quedarse”.

Sin embargo, recordemos que no hay mal que dure 100 años. Y ya lleva más de 70 en el poder, porque a mi parecer, cuando dejó el PRI que ganara el PAN, fue porque sus intereses y privilegios continuarían resguardados e incrementados.

El 6 de julio del 88 fue sin duda un día histórico en la larga lucha social que ha librado el pueblo de México. Y así como no se olvida el 2 de octubre del 68 y el 10 de junio de 1971, el 6 de julio no se olvida…
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…