Alejandro Vázquez Cárdenas
El cerebro de reptil
Miércoles 12 de Julio de 2017
A- A A+

La reciente muerte del torero Iban Fandiño ha dado más combustible a la discusión sobre el toreo, espectáculo en su momento bien visto, incluso alabado en países como España, México y algunos otros en Sudamérica; motivo central de óperas, obras de teatro, canciones, poemas, etcétera, pero que ya en el siglo XXI su popularidad se desploma al ser considerado un violento espectáculo de crueldad animal que atrae básicamente a esas personas que se divierten observado con alegría y deleite cómo se maltrata, atormenta y finalmente se mata a un ser vivo. Espectáculo diseñado y destinado a estimular las partes más primitivas del cerebro humano, no las del intelecto y el razonamiento, sino esas regiones denominadas como “cerebro de reptil”.

Iván Fandiñó murió tras recibir una cornada en Francia
Iván Fandiñó murió tras recibir una cornada en Francia
(Foto: Especial)

Esto no es un escrito médico, por lo tanto van algunos datos básicos: nuestro sistema nervioso central alberga, para fines didácticos, tres cerebros. Por orden de aparición en la historia evolutiva, esos cerebros son: primero, el reptiliano, a continuación el límbico (mamíferos primitivos) y por último el neocórtex (mamíferos evolucionados o superiores).

La parte de nuestro cerebro que es más primitiva es el hoy llamado cerebro básico, instintivo, reptiliano o paleoencéfalo. Esta parte del cerebro está formada por los ganglios basales, el tallo cerebral y el sistema reticular. Alojado en el tronco cerebral, es la parte más antigua del cerebro. Se encuentra presente primordialmente en los reptiles; especies animales con el menor desarrollo del cerebro; está diseñado para manejar la supervivencia desde un sistema binario: huir o pelear, con muy poco o ningún proceso sentimental. Este cerebro no está en capacidad de pensar, ni de sentir; su función es la de actuar cuando el organismo así lo demanda. Es un cerebro funcional, territorial, responsable de conservar la vida y capaz de cometer las mayores atrocidades.

Es cerebro de reptil nos sitúa en el puro presente, sin pasado ni futuro. No piensa ni siente emociones, es pura impulsividad.

Carece de sentimientos de culpa. Para este cerebro la supervivencia es lo esencial y lleva al humano a comportarse como lo haría un animal salvaje.

Límbico o mesoencéfalo



Este cerebro se empieza a desarrollar incipientemente en las aves y totalmente en los mamíferos. El mesoencéfalo o cerebro mamífero, dotado de un sistema límbico, otorga al mamífero un desarrollo sentimental y es lo que les permite establecer relaciones de mayor fidelidad que los reptiles. El sistema límbico está asociado a la capacidad de sentir y desear. En este sistema se dan procesos emocionales y estados de calidez, amor, gozo, depresión, compasión ternura odio, etcétera.

Neocórtex o telencéfalo



Los mamíferos modernos, los primates y algunos cetáceos tienen un cerebro mucho más desarrollado, por lo cual, además de los sentimientos, manejan un proceso de mayor entendimiento, que está directamente relacionado con el desarrollo de la corteza cerebral. A mayor desarrollo de la corteza cerebral mayor desarrollo social y sociedades más complejas y organizadas.

Los humanos poseen un cerebro mucho más especializado que los primates, por lo cual, además de sentimientos, manejan un proceso racional de entendimiento y de análisis superior al de todos los demás mamíferos, directamente relacionado con las partes más especializadas del telencéfalo, específicamente su región frontal, que les permite adquirir conocimientos, desarrollar sociedades, culturas y tecnologías.

El Sistema neocortical es el lugar donde se llevan a efecto los procesos intelectuales superiores y los procesos que requieren generación o resolución de problemas, análisis y síntesis de información, del uso del razonamiento analógico y del pensamiento crítico y creativo. Con él los humanos comenzaron a desarrollar progresivamente la capacidad de anticipar, planificar y visualizar, de poner el futuro posible en el presente.

Concluyo, este tercer cerebro es el que permite el razonamiento.

Curiosamente estos "tres cerebros" interactúan continuamente entre sí, aunque en ocasiones uno de ellos predomina sobre los otros. En el caso de los aficionados a espectáculos sangrientos, violentos, donde la muerte se encuentra ominosamente presente, y que disfrutan con el dolor de un ser vivo, es fácil saber cuál de los tres cerebros es el que predomina en ellos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba