Rafael Mendoza Castillo
Felicidad y bienestar, ¿para quién?
Lunes 31 de Julio de 2017
A- A A+

En el capitalismo corporativo, mediático, empresarial, político y militar, la acumulación de riqueza no se distribuye con justicia, pero sí se distribuyen la pobreza, el sufrimiento y el dolor en la mayoría de las clases subalternas. El sistema inventa mitos sociales y religiosos para que la gente acepte su situación, su circunstancia y su condición. Así, a unos les dice que mañana será mejor y a otros les inculca la ilusión del cielo, de un más allá. Este capitalismo sigue triunfando porque produce un individuo conformista, vía los códigos que el mismo poder genera, y aquél es un buen consumidor y nunca sujeto desafiante.

Según Gilles Lipovetsky, “la vida en presente ha reemplazado a las expectativas de futuro histórico y el hedonismo, a las militancias políticas; la fiebre del confort ha sustituido a las pasiones nacionalistas y las diversiones, a la revolución”
Según Gilles Lipovetsky, “la vida en presente ha reemplazado a las expectativas de futuro histórico y el hedonismo, a las militancias políticas; la fiebre del confort ha sustituido a las pasiones nacionalistas y las diversiones, a la revolución”
(Foto: Cuartoscuro)

Como afirman algunos pensadores de lo social, la compra que hace el consumidor no presupone ningún discurso. El consumidor compra lo que le gusta, sigue sus inclinaciones individuales, su sentido es “me gusta”. No es ningún sujeto reflexivo o crítico de lo existente. Por eso hoy en día la comunicación digital crea las condiciones para que los afectos y emociones se cultiven con facilidad y rapidez. Las emociones son fugaces y los sentimientos duran más.

Es importante darnos cuenta de que la tecnología que el propio orden del capital produce utiliza los saberes de la psicología positiva con el propósito de difundir técnicas e ideas necesarias para que las personas incrementen su felicidad y su bienestar cotidianos aprendiendo a clausurar y excluir de su conciencia las ideas y recuerdos negativos. Este hecho permite que el individuo regrese a su “yo” y olvide el “nosotros”. La dialéctica también es regresiva.

Las técnicas que aplica la psicología positiva se están instalando en los espacios escolares con el fin de que los niños y las niñas alcancen la felicidad. Se busca producir condiciones para la cuantificación del “yo”, es decir, poder efectuar seguimientos sobre el estado de ánimo, personalizados en diarios y de aplicaciones de teléfonos móviles.

La felicidad y el bienestar ya forman parte de la lógica de acumulación de capital como mecanismos que mueven los procesos en el rendimiento del gran dinero. Los primeros son medios que trabajan en la acumulación de capital en pocos oligarcas. Por eso los propietarios de las tecnologías generan los datos de la felicidad y los amos del dinero están fascinados por las promesas de tales tecnologías.

Recordemos al bueno de Aristóteles, para quien la felicidad constituye la última razón de los seres humanos, pero en el sentido ético del concepto. Sin embargo, Nietzsche afirma que los hombres no buscan la felicidad. El sistema neoliberal vigente adopta la felicidad y el bienestar con el objeto de culpar a los individuos de su propio malestar: eres pobre porque quieres, tú puedes.

El orden de explotación y dominación vuelve al “yo”. De ese modo el individuo se olvida de la clase social, de lo público. Pregunta obligada: ¿por qué tanto interés de la oligarquía por estos temas? En principio, de entrada, resulta sospechoso y digno de desconfianza. Lo último se disipa en el momento en que el sistema político usa tecnologías de observación y vigilancia para captar estados de ánimo, sentimientos, emociones, pensamientos, vía algoritmos, técnicas de meditación para evitar el estrés y todo a favor del interés de la oligarquía ( Pegasus=corrupción).

La felicidad y el bienestar deberían ser del orden público. En este sistema es imposible que se acceda a ello. Dicho orden los plantea como elecciones personales con la idea de construir un individuo orientado hacia el consumo o híper consumismo y fortalecer el egocentrismo narciso.

Lo anterior conduce a los dos momentos, felicidad y bienestar, hacia la creación de comportamientos orientados al consumo, promoviendo de ese modo lo que algunos sociólogos llaman “vuelta al yo” y la anulación del “nosotros”. Como afirma William Davies: “Ahora disponemos de una ciencia pura sobre el afecto subjetivo y estaríamos locos si no pasáramos a aplicarla en los ámbitos de la gestión empresarial, la medicina, la autoayuda, la mercadotecnia y los comportamientos personales”.
Estos nuevos saberes el capitalismo corporativo los incorpora a su imaginario, donde los sentimientos y emociones se convierten en medios de producción que al final del día se instalan como guías para orientar el comportamiento tanto en el plano ético como en el político. Esto es, el sistema hoy está monitoreando y midiendo los sentimientos y emociones de las personas para acrecentar el gran dinero.

Que se entienda: no estamos en contra de la felicidad o el bienestar, sino por comprender el uso que el sistema les otorga al ubicarlos hacia la interioridad de las personas y el olvido de lo exterior, del mundo, de los otros. En julio de 2014 Facebook modificó con éxito los estados de ánimo de centenares de millones de usuarios a través de la manipulación del suministro de noticias y comentarios visibles para el individuo.
La acelerada fascinación por las cantidades de sentimientos subjetivos sólo puede distraer nuestra atención crítica de los problemas políticos y económicos de sentido más extenso. El proceso económico procura mantener al individuo preocupado por su interior y se olvida de lo externo. Así pasamos de la economía de la producción hacia el capitalismo de consumo.

Según Gilles Lipovetsky, “la vida en presente ha reemplazado a las expectativas de futuro histórico y el hedonismo, a las militancias políticas; la fiebre del confort ha sustituido a las pasiones nacionalistas y las diversiones, a la revolución”. Las empresas ya no se orientan a la calidad del producto, sino que dirigen sus acciones hacia el mercado y el consumo. De ahí resulta el rey de la Bolsa de Valores y el consumidor como cliente conformista y rey.

En el mundo globalizado, los asalariados, el propio Estado, los sindicatos y los partidos políticos pasan a segundo plano, eclipsados ya por la pujanza de los mercados financieros y los mercados del consumo, economía del comprador. Así el consumidor busca el confort psíquico, de armonía interior y plenitud subjetiva, y de ello dan fe las técnicas derivadas del desarrollo personal de las doctrinas orientales, los guías de la felicidad y la sabiduría. Se declaran felices pero les invade la tristeza, depresiones y la ansiedad. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos

Fetichismo, poder y creencias

Ideas para la sesión extraordinaria del CEPEC

El neoliberalismo produce crisis moral y social

Cultura, educación y política

La dignidad como valor de la persona

Adiós al filósofo Luis Villoro Toranzo