Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Vientos y tormentas sobre la Michoacana
Lunes 31 de Julio de 2017
A- A A+

Hay muchos asuntos pendientes (los vientos) por resolver por parte del Consejo Universitario, y muchos de ellos pudieran llegar a convertirse en tormentas. De un diálogo y juicio entre iguales, que dejen fuera la autocracia y la imposición, depende que los vientos no se conviertan en tormentas. La palabra la tienen las partes.

El ingreso



Recién comenzaron los preparativos para que se inicie el nuevo ciclo escolar en la Universidad Michoacana con la Convocatoria de Ingreso 2017/2018 y luego lueguito, el Consejo Universitario (CU) y quien lo preside se dieron cuenta de que algo andaba mal, así que de inmediato emitieron una segunda convocatoria de ingreso. Vea http://www.siia.umich.mx/escolar/convocatoria2017/prod/bienvenida.html ¿Y por qué el año pasado no la hubo?, ¿se pudo evitar el paro de 66 días?

A decir del rector Medardo Serna, estamos a escasos dos meses de que no haya dinero para cubrir los salarios de los profesores y empleados, lo que implicaría una suspensión de actividades.
A decir del rector Medardo Serna, estamos a escasos dos meses de que no haya dinero para cubrir los salarios de los profesores y empleados, lo que implicaría una suspensión de actividades.
(Foto: Carmen Hernández )

A raíz de los acontecimientos pasados, uno de los vientos comenzó a soplar cuando salió la convocatoria de ingreso, actores que están en defensa de la educación pública, entre ellos el Frente Estudiantil Indígena y Popular, el Movimiento de Aspirantes y Rechazados y el Frente en Defensa de la Universidad Pública, manifestaron sus interrogantes. Nuevamente muchos pretendemos evitar que se repita un conflicto que ocasione la pérdida de clases, además de que se recupere el ser y la función social de la Universidad Michoacana. El Consejo Universitario tiene la palabra.

En el ciclo escolar pasado, el Consejo Universitario adoptó la postura de “los de arriba”, el de la fuerza sin argumento; hubiera bastado entregar una estadística histórica de ingreso a las diversas preparatorias, facultades, postgrados e institutos para resolver el conflicto. El viento lo convirtieron en tormenta por la falta de transparencia.

Estudios sobre las tendencias en el ingreso en la Universidad Nacional Autónoma de México señalan que la UNAM se ha convertido en un centro donde los estudiantes aceptados provienen del sector económico alto, de padres con estudios profesionales, de egresados de escuelas particulares. Vea “Inequidad, jóvenes con más recursos tienen más oportunidades”
(http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/sociedad/2017/07/23/jovenes-con-recursos-ganan-espacios-en-la-unam). ¿Será igual en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo?

Los saldos negativos del conflicto del año pasado fueron múltiples, entre otros: once semanas de clases perdidas, casi un semestre lectivo que es de 16 semanas, la expulsión definitiva y por un año de más de una decena de estudiantes, los daños materiales ocasionados por los asaltos de parte de autoridades y estudiantes que exigían la terminación de la toma, la sanción económica para las casas para estudiantes que apoyaron el movimiento, las pérdidas económicas a decenas de negocios y el transporte público, la manutención de 50 mil estudiantes que no asistían a clases. La Universidad Michoacana diariamente tiraba a la basura ocho millones de pesos que, sumados al final del conflicto, fueron más de 500 millones de pesos. ¿Y los responsables?

Dentro de los daños intangibles están el moral para la Universidad, autoridades, profesores, empleados, los estudiantes y sus padres; los conflictos entre profesores que dieron clases extramuros y los que no lo hicimos (queda pendiente ese debate, con pasión pero anteponiendo la razón); el racismo que se desató en contra de los estudiantes indígenas (no olvidar que muchos de los moradores de las casas para estudiantes son indígenas o de origen rural), así como alumnos que abandonaron la Universidad por no poder mantenerse.

Bajo este esquema es que se cimienta la exigencia en la defensa de la universidad pública en un actuar y una educación que sea congruente con lo que se indica en el capítulo III de la Ley Orgánica de la UM. De otra forma al Consejo Universitario sólo le quedan dos sopas: una, respetar lo que dice actualmente la Ley Orgánica, seguir los principios verdaderamente nicolaitas, no los de dicho, sino los de hecho, es decir “servir al pueblo, democracia, combatir la ignorancia. Proyección hacia la sociedad de las prácticas democráticas, promover la mejoría de las condiciones económicas que contribuyan a distribución equitativa de los bienes materiales y culturales de la nación, vinculación con el pueblo a fin de encontrar conjuntamente la satisfacción de sus necesidades”. La otra, modificar la Ley Orgánica y seguir la tendencia de acceso privilegiado a los de más solvencia económica. ¡Fuera máscaras de los falsos nicolaitas!

¿Se avecina una tormenta?

Sin dinero para pagar



A decir del rector Medardo Serna, estamos a escasos dos meses de que no haya dinero para cubrir los salarios de los profesores y empleados, lo que implicaría una suspensión de actividades. La autoridad y el Congreso del Estado han puesto como condición para que fluyan dineros para la UM que se modifiquen los contratos colectivos de trabajo de empleados y profesores en el rubro de jubilaciones y pensiones. También han afirmado que no habría una modificación unilateral de rubro, dicho que exigimos sea cumplido. ¿Habrá madruguete y/o componenda con los líderes sindicales?, ¿otra suspensión de clases?
Es otro viento que pudiera convertirse en tormenta. En manos del Congreso del Estado y el Consejo Universitario está la palabra.

Pendientes



La reforma a la Ley Orgánica es promesa incumplida por los rectores en los últimos quince años, y derivada de ella siguen pendientes múltiples asuntos relacionados con el quehacer académico, administrativo y la pertinencia de la UM para quienes la sostienen económicamente. ¿Seguiremos actuando como que la virgen nos habla?

¿Tormenta en el SPUM y SUEUM?



Para ninguno de los miembros de los sindicatos de empleados o profesores es un secreto que en ambos se vive una miseria participativa, tal que las camarillas que se encuentran en las cúpulas del poder hacen y deshacen a su antojo con el patrimonio de sus afiliados. Permanecemos ausentes sin imaginar que la fragmentación y la apatía (valemadrismo) pueden colocarnos dentro del vórtice de la tormenta que pueda llevarnos al infierno. ¿Intuimos lo que viene?

Ante esta debilidad orgánica la Rectoría puede acertar un golpe mortal a la esencia del verdadero nicolaicismo, a la universidad pública y a los derechos de los trabajadores.

¿Cuántos de nosotros estamos conscientes y preocupados por lo que pasa en nuestros sindicatos y la Universidad? ¿Estamos dispuestos a defender a la Universidad Michoacana?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?