Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Muerte migrante
Miércoles 2 de Agosto de 2017
A- A A+

De nuevo las imágenes de cuerpos inertes al cruzar el Río Bravo o en un camión de carga en San Antonio, Texas, nos recuerdan una cara atroz de la migración clandestina, indocumentada, más allá del regocijo bancario y gubernamental de las remesas. La muerte migrante: once en un camión estacionado en un centro comercial, cuatro intentándolo a nado.

Entre 2010 y 2016, dos mil 52 mexicanos murieron y solo en 2015 y 2016 se observó un incremento de 90.3 por ciento, de 166 a 316.
Entre 2010 y 2016, dos mil 52 mexicanos murieron y solo en 2015 y 2016 se observó un incremento de 90.3 por ciento, de 166 a 316.
(Foto: Archivo)

Mexicanos y guatemaltecos, las víctimas, resultado de políticas discriminatorias y criminalizantes. La tónica de un discurso y una práctica gubernamental cuya mayor incidencia podemos datar en los 90 del siglo pasado pero que se ha recrudecido con el arribo de Trump al gobierno de Estados Unidos.

En los 90 del siglo XX, ocho años después de la llamada amnistía (IRCA, 1986), ley estadounidense que en una década legalizaría a unos dos millones de mexicanos, una serie de operativos (Gatekeeper, 1994, entre otros) cambiaron las rutas de ingreso a la Unión Americana, haciendo más peligroso el cruce y más agresiva la política inmigratoria.

Según la OIM, en lo que va de 2017 61 personas han muerto en la frontera, lo que representa un aumento de casi uno por ciento respecto a igual periodo del año pasado, cuando se habían registrado 47 migrantes fallecidos. Entre 2010 y 2016, dos mil 52 mexicanos murieron y sólo en 2015 y 2016 se observó un incrementó de 90.3 por ciento, de 166 a 316.

Los inmigrantes mexicanos clandestinos fallecieron en Arizona (mil 078), Texas (822), California (143) y Nuevo México (nueve), pero la muerte migrante de diversos orígenes nacionales registró seis mil 023 personas entre octubre de 2000 y septiembre de 2016 en cuatro estados: California, Arizona, Nuevo México y Texas

Igualmente, el 80 por ciento de las muertes son intentos de cruzar solos la frontera, mientras el 98 por ciento que cruza con coyotes lo hace por diferentes rutas que estos conocen y usan regularmente, quienes en general no arriesgan a los migrantes pues se les paga el costo total cuando entregan a la persona en territorio estadounidense.

La muerte migrante es el lado oscuro de las remesas, la migración clandestina y un país que se regocija, en algunas entidades, como es el caso de Michoacán, del aumento de las remesas enviadas, pero cuyas condiciones socioeconómicas, la violencia y ciertas prácticas sociales e ideología y formas culturales continúan impulsando la migración.

En este contexto observamos la abyección y entreguismo del gobierno mexicano por la situación de Venezuela, pues salvo declaraciones y discursos sobre la muerte migrante, se excluye la migración a Estados Unidos en la negociación del TLCAN, mientras marginación, precariedad laboral y pobreza persisten empujando la migración clandestina.

Venezuela atraviesa por momentos más que difíciles, pero Maduro, presidente de ese país con aires dictatoriales, no puede encabezar una transición política; tampoco la ultraderecha y la derecha venezolana pueden; su golpismo y desprecio por sus propios compatriotas los retrata como esbirros de la oligarquía y Estados Unidos, y la dictadura por venir.

Por las migajas del TLCAN que ofrece Estados Unidos, Enrique Peña Nieto, por medio del aprendiz de canciller, no habla por mí ni por muchos mexicanos que hemos visto su accionar fraudulento, corrupto y cómplice. No puede reclamar, ni siquiera a nombre de Estados Unidos, democracia en Venezuela por el fraude electoral en el Estado de México.

Obviedades. 1. Plausible el Observatorio Ciudadano para la Paz, los Feminicidios y la Violencia de Género, con 70 organizaciones. Pero unas tienen sello gubernamental y partidista, lo que podría limitar su accionar, cuestionamiento y vigilancia de una Alerta por Violencia de Género fallida. 66 mujeres asesinadas a la fecha, varios casos tratados como simples homicidios, además de que algunas de sus integrantes proponen “perdonar” al patriarcado violento y feminicida. 2. Ojalá el arzobispo de Morelia le tome la palabra al nuncio apostólico Franco Coppola sobre el “perdón ni olvido” a los casos de pederastia y pedofilia. En la Diócesis de Morelia, y en Michoacán en general, algunos integrantes del clero dejan mucho que desear sobre su moral, ética y conducta sexual. 3. La presunta novia del ex gobernador de Veracruz, nuevo chivo expiatorio de la PGR para ocultar su inacción contra la esposa, cuyo papel en las corruptelas está documentada. 4. Según el Semáforo Delictivo, a junio de 2017, los delitos, excepto robo a casas, aumentaron de modo alarmante; un primer semestre fatídico de la guerra de las drogas, cuya desgracia datamos con la Iniciativa Mérida. Con Enrique Peña Nieto la inseguridad ha crecido, pero con Felipe Calderón comenzó la calamidad (semaforo.com.mx/). 5. No sólo México y Colombia favorecen una salida golpista en Venezuela, también diversos medios mexicanos oficiosos y oficialistas al descontextualizar la situación en ese país y el verdadero talante de la derecha y la ultraderecha venezolana. 6. El PRD y Enrique Peña Nieto-PRI, dispuestos a detener a AMLO a cualquier precio. El delegado de Tláhuac sabrá defenderse de supuesta protección a El Ojos; la PGJ de la Ciudad de México dice que “por ahora” no lo investiga, resultando en filtraciones las imputaciones y de las que medios oficiosos y oficialistas se dan vuelo contra AMLO. 7. Los sicarios de Estados Unidos contra Venezuela, incluidos la OEA, México y otros doce países al servicio del primero, fracasaron de nuevo para cercar al segundo en grosera actitud golpista, pero Enrique Peña Nieto orquesta con Trump una invasión militar o justificar un golpe de Estado. 8. A mitad de año los asesinatos llegaron a doce mil 155, poco más de la mitad respecto a 2016 (23 mil 953), pero Felipe Calderón se lleva las palmas en 2011: 27 mil 213 homicidios. Última: Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (Enpol-Inegi): sólo 13.1 por ciento de las personas es detenido con orden de captura, 20 por ciento en la calle sin orden de captura y 21.1 por ciento sustraída de un lugar sin orden de captura, datos para quienes cuestionan el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”