Jueves 3 de Agosto de 2017
A- A A+

Su mirada dulce, fuerte, de esas que llegan al alma, siempre estuvo y está al pendiente de todo.

En varias culturas ancestrales del mundo existe la creencia de que si permites que hagan una imagen tuya (foto, pintura, etcétera) se llevan una parte de ti.

No sé si esta creencia sea verdad, pero lo cierto es que el grabado de Emiliano Zapata que está a la entrada de mi casa (su casa) me recuerda siempre que los ideales están vigentes y que tenemos que continuar luchando hasta que se hagan realidad.

Ex Hacienda de Chinameca, donde el 10 de abril de 1919 asesinaron al general Emiliano Zapata
Ex Hacienda de Chinameca, donde el 10 de abril de 1919 asesinaron al general Emiliano Zapata
(Foto: Cuartoscuro)

Casi siempre hago un alto en mi día para verle a los ojos, no me importa que sea sólo un grabado, sé que las imágenes tienen fuerza y dicen mucho en silencio.

Emiliano trae las cananas bien puestas y su mirada ve a futuro. No le hicieron mella traiciones ni que pareciera que todo estaba perdido. Todo está aún por ganarse.

Él sabía que no tenían nada por perder cuando llamó a la lucha por lo que nos correspondía: la tierra, la libertad, la vida.

Zapata recibió el bastón de mando, y siguiendo las enseñanzas de nuestros sabios ancestros, mandó obedeciendo.

Emiliano nació el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, Morelos. El próximo martes celebraremos su 138 aniversario.

Zapata es símbolo de la resistencia. Fue un revolucionario en toda la extensión de la palabra. Su amor y compromiso hacia esta tierra, con la cosmovisión y espiritualidad de los ancestros, lo llevaron a convertirse en la palabra de los desposeídos, de los que anhelaban y anhelan un mejor presente y futuro.

La palabra en el mundo indígena tiene un enorme valor. La palabra lleva nuestro aliento, parte de nuestro ser, nuestros sentimientos e ideas traducidos en sonidos que forman palabras. Así de importante es la palabra que se respeta, que se cumple.

Mientras hablaba, la recia e imponente figura de Emiliano, el gran jefe, el gran general, irradiaba esa luz que sólo poseen los seres de conocimiento y linaje ancestral. Esa luz de quienes hablan con el corazón y la verdad.

Emiliano fue educado por los ancianos, en el conocimiento ancestral. Le fue conferida la misión de recuperar no sólo la tierra para quienes habían sido despojados, sino recuperar la palabra, la libertad de hablar, de decidir, de expresarse, la libertad de ser y ser respetados.

Se le encomendó recuperar el modo de propiedad y producción comunal, recuperar el sentido de unidad, dignidad y, sobre todo, que se hiciera justicia en estas tierras.

Así fue como se convirtió en ideólogo e impulsor de la lucha social, yendo mucho más allá de la lucha por la tierra.

La lucha era por la libertad en todas sus acepciones: de ideología, religión, expresión. Por la igualdad más allá del discurso. Por una verdadera democracia, por el respeto a las comunidades originarias, por la propiedad comunal y el modo de producción comunal. Por el respeto a los derechos de los trabajadores, de los pueblos y pobladores originarios. Por un México soberano e independiente.

¿Qué diría Emiliano Zapata de lo que se ha hecho con este país?, ¿qué pensaría al ver el campo abandonado, los bosques desaparecidos, el desalojo a las comunidades?

Zapata fue hombre maíz, hombre mazorca, hombre semilla. De esos seres que trascienden a la muerte y viven en la mente y corazones de los que quieren un mundo diferente, donde impere la justicia, la libertad, la igualdad y el respeto.

Su legado se esparció a los cuatro rumbos, sembrándose en mentes y corazones, dando claridad y fuerza. Creyeron que con matar su cuerpo acabaría todo, pero su semilla no deja de germinar.

Los pueblos originarios son símbolo de resistencia. Han querido acabarlos, desparecerlos, cooptarlos, acabar con sus usos y costumbres. Pero están, existen, viven y, sobre todo, muchos de ellos defienden no sólo lo que saben suyo, sino que saben que es de todos.

Eso es comunalidad, eso es por lo que luchó Zapata, ahí está su semilla.

El poder construye muros tangibles e intangibles para conservar su poderío y posesiones, el miedo a que se lo quiten les lleva a levantar muros; de ladrillo, concreto, de púas, electrificados, pero también y sobre todo han puesto muros mentales. Esos son sin duda los más difíciles de derrocar.

Hace unos días leía una publicación sobre la oposición al famoso muro de Trump, el cual es sobre todo mental, porque físicamente ya existe en gran parte de la frontera, aunque no tan alto, fuerte e imponente como él quiere.

Existe una fuerte oposición a que se concretice el “muro” que nos desuna. Y son los pueblos originarios los que están a la vanguardia, los que son la resistencia.

Pueblos originarios de Estados Unidos y México se reunieron hace días en Cuetzalan, en la Sierra norte de Puebla. Representantes de los pueblos indígenas de Nuevo México, Dakota, Tohono, O’odham, Sioux y otros, en conjunto con la tribu yaqui, los huicholes y varios más, dicen contundentes: “No habrá muro”, ratificando la defensa de sus tierras y territorios.

La tribu yaqui se ubica en el estado de Sonora, en México, y también en Arizona, Estados Unidos, y manifiesta su respaldo al movimiento antimuro. “Sobre mi cadáver” es una de las consignas de las tribus de la frontera que comparten territorio con México.

Los muros tangibles e intangibles han dividido y dividen nuestra tierra ancestral y a las familias que han transitado libremente estas tierras antes de la llegada de los españoles y otros colonizadores.

La ciudadanía, los trabajadores y pueblos originarios tanto de México como de Estados Unidos deben unirse y unificar sus reclamos contra el despojo de sus territorios, contra la sobreexplotación de los recursos naturales, contra los métodos utilizados por las compañías mineras que están acabando con pueblos enteros y contaminando los mantos freáticos y los ríos.

Derribar los muros tanto tangibles como intangibles es tarea de todos. Desechar los modelos mentales que sólo acaban con la enorme potencialidad humana de creación en beneficio de todos.

A lo que está sucediendo, a la violencia imperante, tenemos que crear acciones conjuntas, congruentes con las enseñanzas ancestrales de respeto al entorno, a los otros y a nosotros mismos, haciendo a un lado los modelos del sistema económico y político imperante.

Leyendo sobre el encuentro visualicé a Zapata con ellos, con nosotros, con todos los que queremos un mundo mejor. Los ideales son los mismos. Derribemos los muros que nos impiden ver la enorme potencialidad que está latente en cada uno de nosotros.

Sembremos semillas que abran mentes y corazones, contra la injusticia, la ignorancia, la impunidad y la violencia en todas sus modalidades, tarde que temprano habrán de germinar.

Abramos paso a la luz del conocimiento, liberemos el inmenso potencial que nos legaron los habitantes primigenios de estas tierras.

A ti, Zapata, con enorme cariño y admiración te doy las gracias por todo lo que luchaste, por no claudicar, por no transar, por ser intransigente en los valores y los ideales. Por sembrar rebeldía, por hacernos recordar el valor de la palabra, de la libertad y el amor a este país.

vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…

Nuevo inicio…

¿Dónde están?

¡Abajo el mal gobierno!

La conciencia de la sociedad inconsciente…

Del Informe…

Qué importante es la memoria

Presea Amalia Solórzano

Defendamos nuestro país…