Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Dignidad humana
Miércoles 9 de Agosto de 2017
A- A A+

En el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, “dignidad” procede del latín dignias-atis, que significa “calidad de digno”; también significa “excelencia”, “realce”, “gravedad” y “decoro” en las personas en cuanto a la manera de comportarse, pero también como cargo o empleo honorífico y de autoridad.

Estos significados no son del orden jurídico pero interesan dos de ellos. El primero, el que se refiere a la cualidad de digno, y el segundo, que alude a cierta excelencia, honor o realce en las personas.

Hegel manifiesta que la dignidad que no se materializa no es una dignidad; la dignidad sin libertad no es dignidad, el derecho es un instrumento para lograr la dignidad.
Hegel manifiesta que la dignidad que no se materializa no es una dignidad; la dignidad sin libertad no es dignidad, el derecho es un instrumento para lograr la dignidad.
(Foto: Especial)

Entonces la dignidad la debemos comprender en tres posiciones: a) como el respeto que garantiza el Estado al valor del ser humano, o sea el límite de toda organización política y social que tiene para respetar el valor de lo humano y no imponer alguna actividad o conducta que dañe la dignidad de éstos. b) La dignidad nos permite considerar que el valor del humano estriba en el reconocimiento de la libertad y la racionalidad de la persona humana; c) así como la aceptación de que la persona humana, esto es, de que los hombres y las mujeres son iguales en cuanto a tenencia y disfrute de la dignidad, la racionalidad y la libertad, con ello se estaría potenciando el desarrollo integral de la persona.

Para la ontología, la dignidad es el valor que tienen el hombre por el simple hecho de ser hombre; el hombre tiene una igualdad absoluta que viene determinada por el lugar que el ser humano ocupa dentro de la naturaleza (todos los humanos son iguales), ni el más aborrecible o nefando de los actos puede privar al ser humana de su condición de tal y por ello cualquier castigo que se le imponga, y se le daba imponer, debe tomar en cuenta que no ha perdido su dignidad humana, esto es la dignidad ontológica no distingue. A las personas se les juzga por sus acciones voluntarias y no según su dignidad porque esta es igual para todas las personas.

Desde el punto de vista ético, la dignidad es el merecimiento a través del comportamiento adecuado para con uno mismo y con los demás, esta dignidad humana distingue de quienes no lo hacen.

La dignidad humana también puede ser vista desde cada ser humano, en lo interno (como un derecho y un deber) y en lo externo (reconocimiento de méritos y honores). En lo interno, con una conducta acorde con el respeto personal y como deber en la conducta que se reclama así mismo que lo diferencie de los demás. La dignidad en lo externo se utiliza en plural para identificar el reconocimiento social (premios, preseas, condecoraciones de carácter social) como “dignidades” y se distingue de los demás congéneres.

La dignidad puede sufrir ataques, entre ellos la tortura, tratos inhumanos y degradantes. Entendemos por tortura “todo acto por el cual un funcionario público, u otra persona a instancias suyas, infrinja intencionalmente a una persona penas o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido o de intimidar a esa persona o a otras”. No se consideran tortura la privación legítima de la libertad.

Recordemos que el Estado tiene como límite la dignidad del ser humano y no puede torturas, generar tratos inhumanos o degradantes. Si el Estado abusa de ese poder que tiene y la obligación de protección violentara la dignidad humana y comete estos actos se da ese ataque a la dignidad. Así se haya cometido la conducta más nefasta, la persona debe ser tratada por el Estado como un ser humano.

Los tratos inhumanos son aquellas agresiones al derecho a la dignidad consistentes en actos que se realizan sobre una persona con la intención de negar o dañar alguna condición humana de racionalidad, o libertad o sociabilidad o religiosidad, y que así son entendidos por la víctima que los sufre y por los testigos que los contemplan.

En tanto que el trato degradante son los actos que intencionalmente prevén la privación de todos o algunos títulos, privilegios, bienes y señales externas de las “dignidades” a las que comente en párrafos anteriores, incluso honores que se pueden atribuir a cualquier ser humano por el hecho de serlo, y por ello lo rebajan a otras categorías. Los cuatro ataques más importantes son el deshonor, la infamia, la injuria, y la calumnia.

La dignidad entendida a través de la historia: Marco Tulio Cicerón (Roma, 106 antes de Cristo) expresa que el alma ha sido creada por Dios, con ello se destaca la superioridad del hombre sobre el resto de los seres creados.

En tanto Séneca, expresa que el ser humano es racional y su fin es vivir de acuerdo con la naturaleza; no obstante, para el derecho romano se consideraba tres preceptos: vivir honestamente, no dañar a nadie y dar a cada quien lo suyo, con ello estarían viviendo con dignidad humana.

Para Santo Tomás, en la Edad Media, la dignidad había sido dotada por Dios al hombre a través de su libre albedrío, que siendo positivo y con perseverancia podría acceder al cielo aun siendo terrenal, pero de no ser perseverante sería indigno y, por ende, de una gran miseria. Amén de que el hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios.

Para San Agustín, en el siglo XIII, hacia 1272, la dignidad estaba determinada por cuatro grados de dignidad: por un lado se dedican al bien por sí mismos, el segundo grado es cuando son conducidos por otros a hacer el bien, el tercer grado es cuando necesitan de la coacción para ejecutar el bien, en tanto que el cuarto grado es cuando el ser humano no puede ser el bien y la coacción no funciona para hacerlo que responda.

Kant establece el principio de la honestidad: expresa que se debe afirmar el valor como hombres en la relaciones con los demás. Plantea la importancia de ser un fin, mas no un medio, porque ahí se estriba el interés de respetar su valor como persona. La dignidad no es una cosa, no se vende, no se compra; las mercancías si, los hombres no: por ello la dignidad solo la puede tener un ser humano, autónomo y libre para decidir.


Hegel manifiesta que la dignidad que no se materializa no es una dignidad; la dignidad sin libertad no es dignidad, el derecho es un instrumento para lograr la dignidad. La primera dignidad del ser humano es la propiedad, sin propiedad y libertad no hay dignidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria