Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
La vía México-Estados Unidos contra Maduro
Miércoles 9 de Agosto de 2017

A Eduardo del Río, Rius

A- A A+

La transcripción del Washington Post de una conversación Trump-Peña Nieto donde el primero ningunea al segundo exigiéndole que deje de hablar de que México no pagará el muro, pinta muy claro a Enrique Peña Nieto y el entreguismo de un gobierno mexicano que oscurece las supuestas negociaciones del TLCAN y el papel de México en América Latina.

Dicha transcripción refleja la subordinación del gobierno de un país soberano, situación que pone en claro el actual activismo de México en el conflicto interno de un país, Venezuela. El desprecio de Trump es evidente pero el gobierno mexicano ofrece, al parecer, sus oficios de sicario contra otra nación para derrocar a un gobierno legítimamente electo.

El fraude electoral en Coahuila y el Estado de México. El PRI-gobierno no puede hablar de democracia.
El fraude electoral en Coahuila y el Estado de México. El PRI-gobierno no puede hablar de democracia.
(Foto: TAVO)

Este escribano jamás apoyó a Hugo Chávez, menos a Nicolás Maduro, en un proceso que poco tiene de revolucionario y algo de dictatorial, pero tampoco respalda el hipócrita intervencionismo de México y la actitud imperial de Estados Unidos, país administrado por un personaje que humilla al presidente mexicano y a una nación soberana como México.

La descomposición económica, social y política que actualmente vive Venezuela no es sólo parte de las estupideces de Maduro y sus asesores, también es producto de una posición de derecha y ultraderecha a la que no le importa la democracia, menos resolver los problemas internos de su país con el diálogo. Quieren derrocar a Maduro.

Acorde con algunos analistas, razones económicas y geoestratégicas impulsan a Washington en su aventura imperialista; la nueva ola derechista que busca revertir y terminar con los gobiernos progresistas del subcontinente, el embate neoliberal del capitalismo salvaje y depredador, entre otras, buscan derrotar la revolución bolivariana.

Con todo, para los países que apoyan a Estados Unidos su intervención contra Venezuela es un buen pretexto para ocultar sus propios yerros. Por ejemplo, poco tienen que decir México y Venezuela si de violencia, corrupción y gobiernos fallidos se quejan. En nuestro país en junio pasado se confirmó el semestre más violento que hemos vivido.

Igualmente, al aprendiz de canciller, ante su cínica respuesta al exabrupto de Maduro contra Enrique Peña Nieto, le recordamos que el gobierno del que forma parte y el Estado mexicano no han explicado la desaparición de 43 normalistas y la violencia contra los movimientos sociales y civiles (Nochixtlán, Tanhuato, Apatzingán, entre otros casos).

Tampoco han explicado el socavón de las corruptelas del Paso Exprés que mató a dos ciudadanos, la Casa Blanca, las corruptelas documentadas entre empresas privadas, extranjeras y privilegiadas y miembros del gobierno mexicano, el fraude electoral en Coahuila y el Estado de México. El PRI-gobierno no puede hablar de democracia.

Según reciente encuesta de Mitofsky, más del 50 por ciento de los mexicanos rechaza el intervencionismo mexicano en Venezuela. Además, el aprendiz de canciller nunca ha dicho nada de la cruenta violencia de la oposición venezolana, los 23 chavistas asesinados con tintes racistas y los sicarios financiados por la Mesa de la Unidad Democrática.

Obviedades. 1. Para el pri-silvanista Víctor Silva Tejeda, el encuentro entre el cuestionado ex gobernador de Puebla (PRD-PAN), ex priista, por encarcelar opositores sin pruebas, reprimir movilizaciones sociales con muertos, endeudar a su estado, entre otros yerros, con el gobernador michoacano, sólo fue una “reunión cordial”. 2. Arrecia la propaganda costosa y mentirosa en televisión, radio, prensa, revistas frívolas, para superar un dos por ciento que de poco sirven para ambiciones personales y un PRD en el abismo, mientras la tribu ADN del PRD afirma que no, que el gobernador de Michoacán no encabezará su FAD, que es mejor un candidato ciudadano. 3. El PRD, nacional o en cualquier estado o municipio, no puede invocar principios, ideales o moralidad, en el juicio político en camino contra el delegado de Tláhuac. En el estado de Morelos, Maravatío y otros municipios michoacanos y de otros lares no cantan mal las rancheras. Disfrazar de moralina antinarco el desafuero únicamente muestra la guerra PRD-PAN-PRI contra Morena-AMLO. El delegado es indefendible, pero es falsa la tragicomedia de los asambleístas. 4. La exigencia de la Coparmex de reducir el ISR, exigir la deducibilidad al 100 por ciento de las prestaciones laborales y el cobro paulatino de IVA en alimentos y medicinas, además de irresponsable como afirma el CEESP, busca extender los privilegios de los ricos, pues en nada favorecen a los trabajadores. 5. El PAN habla del Frente Amplio Opositor y el PRD del Frente Amplio Democrático. Si ni en el nombre de su entelequia anti AMLO se ponen de acuerdo, menos en la realidad lo harán. Las derechas unidas dicen que quieren cambios profundos, pero son los mismos grupúsculos políticos que están acabando con México. 6. Dice la intelectual centroderechista Denise Dresser que el Frente Amplio Opositor no es anti AMLO, pues reúne gente que rechaza la situación actual, pero en Chihuahua se dieron cita los mismos de siempre: políticos de PAN, PRD y otros que pactaron el hundimiento de México. ¿Dónde está la diferencia? 7. ¿Los 0.5 puntos de “crecimiento” (4.1 a 4.6 por ciento en similar periodo del 2016) de la economía estatal serán suficientes para ignorar la violencia e inseguridad que está por desbordarse en Michoacán? 8. 260 quejas contra la SSP estatal en la CEDH por uso excesivo de la fuerza y armas de fuego. El albañil ejecutado en febrero pasado retrata muy bien a la Policía estatal. 9. La iniciativa republicana, apoyada por Trump, busca reducir la inmigración legal por un sistema meritorio y el rechazo a la entrada de familiares, pero podría ser un golpe contra el mercado laboral de Estados Unidos. 10. En mi andar, Eduardo del Río Rius, referencia entrañable, pero también se fueron Jaime Avilés, notable periodista, y Víctor Fortino Vargas, directivo de la UNLA, buen amigo.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”