Alejandro Vázquez Cárdenas
La congruencia y la izquierda
Miércoles 23 de Agosto de 2017
A- A A+

Artículo a propósito de esos entes defensores de la burda y criminal dictadura que padece Venezuela.

`Congruencia´, y su sinónimo `coherencia´, son características que no encontraremos con la frecuencia que desearíamos en el actuar diario del humano.

Izquierda exquisita, izquierda de salón, izquierda dorada, izquierda caviar, izquierda `progre´, son denominaciones intercambiables utilizadas para denominar a ese grupo de personas que públicamente afirman ser de izquierda pero que su corazón y sus afectos se encuentran a la derecha, donde guardan su cartera.

Algunos, no muchos, son sinceros creyentes de lo que dicen, recordemos el comentario atribuido a sir Winston Churchill, si bien otros se lo adjudican a André Maurois: `Quien no es de izquierda a los 20 años no tiene corazón, quien sigue siéndolo a los 30 años no tiene cerebro´. Otros son izquierdistas por imitación, ya que sus padres o algunos maestros que los impactaron durante su formación, profesaron, al menos públicamente, una orientación izquierdosa. Pero la inmensa mayoría son vulgares oportunistas, sin ideología propia, que siguen el vaivén de su entorno, buscando acomodarse de la mejor manera para su personal beneficio.

Estos falsos izquierdistas, cuya moral es la definida por Gonzalo N. Santos (“la moral es un árbol que da moras”), los encontramos fundamentalmente en algunas universidades, sobre todo en aquellas singularizadas por su mediocridad, en buena parte de la autodenominada `intelectualidad´, esa que ha vivido eternamente en estructuras gubernamentales y por lo tanto mantenida a costa del erario; también medran en esos periódicos y revistas aferrados a un pasado que ha sido arrojado al basurero de la historia, aunque también contaminan algunos periódicos serios. Muchos son antropólogos, sociólogos, economistas, historiadores, filósofos, articulistas, fantasiosos autores de apelmazados ensayos que se caracterizan por sus trasnochados argumentos que hacen evidentes sus sólidas anteojeras ideológicas.

En México, como en Estados Unidos y varios países de Europa occidental, la pose de izquierdista aún reditúa dividendos. De entrada viste más a un escritor, cantante, director de cine, columnista o simple comentarista el exhibirse como gente `de izquierda´, y por lo tanto, al menos teóricamente, comprometidos con las clases más desprotegidas, las `víctimas del imperialismo´.

 Boris Yeltsin
Boris Yeltsin
(Foto: Especial)



Es un curioso fenómeno que vale la pena analizarlo. De entrada, sólo en los países libres ha sido posible ejercer el “izquierdismo” como juego de salón, sin mayores consecuencias y con beneficios netos para el bolsillo. En los países de la Europa del Este no encontramos marxistas de salón, encontramos museos que recuerdan el horror del socialismo real.

Sorprende la ceguera de muchos de estos `intelectuales´ que no vieron, o no quisieron ver, la utopía del comunismo, con su muy alto costo en vidas, hipnotizados por un mito igualitario y una explicación simplista de la historia a través de la lucha de clases. Ceguera voluntaria aderezada con bastante frecuencia con un primitivo antiyanquismo.

En cuanto a la fascinación por la izquierda entre el gremio `intelectual´ y artístico, ésta tiene una explicación bastante terrenal: estos personajes, parte por vanidad y parte por conveniencia, adoptan ciertas tesis y partes del marxismo que esté de moda para obtener a cambio cierto reconocimiento, canonjías, status social, académico, intelectual pero sobre todo, billetes, en forma de sueldos, viáticos y subvenciones por parte del gobierno que por esos medios domesticaba (y domestica) con bastante éxito a estos falsos izquierdistas.

En la actualidad, después del derrumbe de la URSS y el `socialismo real´, conociéndose ya el enorme costo de este sistema ultra totalitario, nadie medianamente informado y en su sano juicio puede considerar viable este sistema. Ha sido dolorosamente claro que los movimientos de esta izquierda sólo crean miseria, dolor y muerte. 100 millones de muertos contabilizados a cuenta del experimento totalitario más grande del siglo XX es una cifra bastante respetable. Nada hay comparable a esta mega tragedia; junto a esa carnicería, la cifra de los seis millones de muertos en el holocausto nazi son apenas un juego de niños.

Cito a Boris Yeltsin: `Es una lástima que los marxistas no hayan triunfado en un país más pequeño, porque no habríamos tenido que matar a tanta gente para demostrar que esa utopía no funciona´.
Doloroso e incómodo, pero lamentablemente cierto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada