Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Los miserables… de ayer y hoy
Martes 12 de Abril de 2016
A- A A+

Es un clásico escrito por Víctor Hugo, mismo que fue publicado poco más de siglo y medio antes de este 2016, libro que relata la vida de un condenado a prisión sólo por haber realizado un hurto prácticamente ridículo. La dureza del castigo recibido por la pequeña falta realizada, lo convierte en un energúmeno, en un hombre que se transforma en verdadero enemigo social. Ese absurdo castigo, ordenado por quien o quienes tenían el poder político de la época, mismos que aplicaban drásticamente la leyes con pleno descaro, convirtió al personaje principal de la novela, en un ser “embrutecido” por la desesperanza y el odio hacia esa clase social pudiente que, como la de hoy, abusando tanto de sus riquezas como del poder político detentado, mantenía a las mayorías en un estado tal de desesperación como el que prevalece por desgracia en el nuestro.

En el mundo actual, seguro que México no es la excepción, sino ejemplo claro de la malversación de la riqueza generada por la clase preponderante que ha atesorado grandes fortunas, impulsada por su gran corrupción, principalmente de los que en forma descarada han utilizado sus puestos públicos para atesorar millones y millones ya no de pesos sino de dólares, en una alianza mortal con ese otro sector social, que acumula enormes fortunas y son depositadas en los paraísos fiscales, recientemente descubiertos públicamente en la última semana y descrito por los diversos medios de información.

Los tenedores de los grandes capitales son insaciables: son apátridas, ¡el dinero no les pertenece, son ellos los que pertenecen a las grandes fortunas! Están atrapados en la avaricia y buscan permanentemente la realización de nuevas trapacerías para engañar al fisco y son felices cuando lo logran, no obstante los martirios sufridos por los millones y millones que deambulan en su miseria.

Peña Nieto (dos millones 989 mil 128 pesos) y no gasta un solo dime en su manutención y la de su familia
Peña Nieto (dos millones 989 mil 128 pesos) y no gasta un solo dime en su manutención y la de su familia
(Foto: Archivo)


Así como Jean Valjean, por ese castigo absurdo se transformó en un ser “rabioso y vengativo” no sería imposible que las masas empobrecidas se rebelaran ante tanta injusticia y desigualdad que los gobernantes han generado. Veamos por ejemplo, lo que el titular del Poder Ejecutivo y algunos miembros de su gabinete y senadores reciben anualmente: Peña Nieto (dos millones 989 mil 128 pesos) y no gasta un solo dime en su manutención y la de su familia; un senador (un millón 925 mil 945); el presidente de la Comisión de Derechos Humanos (Dos millones 907 mil 481 pesos); el presidente del INE, Lorenzo Córdova (dos millones 987 mil 547). Desde luego que faltan los salarios de los diputados, secretarios de la Presidencia, etcétera y la muestra, sólo para dar algunos “tips” de lo que cuestan quienes administran el país y aún así, con esos enormes emolumentos o dietas tan abundantes, no les parece suficiente para satisfacer el ego y la avaricia, y buscan, desafortunadamente, otros muchos y diversos moches. Por beneficiar a grandes empresas extranjeras (asociados con importantes funcionarios gubernamentales) pueden recibir grandes cantidades que les son depositadas allende las fronteras en los lavaderos de dinero o bien, reciben a cambio casas blancas o de cualquier color, valuadas en millones de dólares. Como los funcionarios no pueden caminar al lado de la “chusma” y son alérgicos a ésta, se trasladan rápidamente en helicópteros para que la sociedad en lo general vea cuán dinámicos son.

¡Por eso estamos padeciendo estas calamidades! La historia actual de México es de horror, principalmente la de los últimos cinco o seis lustros, que marcan una etapa tétrica, de gran desmantelamiento del aparato gubernamental, de descomposición, de saqueo, de entrega a los socios del gobierno, extranjeros y locales, que impulsan el empobrecimiento y el enojo de las mayorías, por lo que éstas mandan señales claras de cansancio y agotamiento por tanta estulticia gubernamental. Por eso, lenta pero firmemente, acusan o delatan la inoperancia política de este gobierno, de sus descaros y desvergüenzas.

Lo que ha pasado en el ex Gran Valle de México, es la gran muestra de la incapacidad de los gobiernos tenidos y lastima aún más a las clases desprotegidas que sobreviven con salarios realmente súper miserables que si se comparan con los que reciben los menos es un grito para la sublevación nacional.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?