Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?
Lunes 28 de Agosto de 2017
A- A A+

Cuando se escucha la palabra “podredumbre” los sentidos dan cuenta de inmediato de la descomposición. En repetidas ocasiones nos hemos enfermado del estómago cuando el gusto, la vista, el olfato, el tacto, el oído y el sentido común han sido incapaces de percibir la putrefacción.

En nuestros órganos de gobierno, sean el federal, estatales, municipales, universidades, sindicatos y cualquier estructura piramidal de control, la podredumbre está presente. Quizá existan algunas excepciones; dicho esto, le seguimos.

Se aduce que la situación financiera de la UM es complicada y por ellos se requiere una «reingenieria», pero para hacer la mentada acción se requiere que haya transparencia, sin ella el diálogo será erróneo.
Se aduce que la situación financiera de la UM es complicada y por ellos se requiere una «reingenieria», pero para hacer la mentada acción se requiere que haya transparencia, sin ella el diálogo será erróneo.
(Foto: ACG)

Gobierno federal



Aquí sería ocioso mencionar la cantidad de elementos que nos indican la inmundicia en el actual y pasados gobiernos, bastaría mirar los deshechos que han dejado por su codicia insaciable: pobreza, inequidad, violencia, impunidad, injusticia, 30 mil desaparecidos, asesinatos. Ejemplos: Casa Blanca, Soriana-Monex, protección a directores y líderes sindicales de CFE, Pemex, encubrimiento de gobernadores y sus mandos. Imposible seguir adelante, el estómago no aguanta la fetidez.

Gobiernos estatales y municipales



Los ¿ingenuos? electores se han ¿equivocado? una y otra vez sin que aún lleguen al hartazgo, al cansancio. Muchos seguirán el mismo camino hasta que la muerte los alcance, seguirán esperando la llegada del mesías que gobierne y resuelva sus penurias.

¿En qué estados de la República no se percibe la podredumbre que existe en el poder? La obra pública es el mejor negocio, siempre va acompañada con miles de imágenes de los gobernantes en turno rodeados con gente comprada con dádivas. Los “ingenuos” no reparan en pensar que los dineros para realizar la obra que se presume salieron de sus bolsillos y los de los millones de migrantes que trabajan en el extranjero.

Los resultados siguen siendo los mismos: el desempleo, los empleos precarios, la pobreza, la inseguridad y la impunidad siguen campeando en nuestro país.



Aquí, en el centro del conocimiento y del saber más grande del estado, donde la gente presupone que se encuentra la flor y nata de la intelectualidad, del trabajo científico, de la investigación, resulta que la indiferencia y el miedo se han adueñado de su capital humano. Ni en defensa propia actuamos.

Rectorados y consejos universitarios van y vienen y las cosas empeoran. Habrá respingos de muchos que se sientan aludidos, que sientan que no les viene el saco; si es así, pues no se lo pongan. Dirán que la producción de los “papers” nos acreditan como cuna del saber, que nuestra Universidad Michoacana ocupa un honroso décimo lugar dentro de la universidades, que la mayoría de sus programas de licenciatura y postgrado están acreditados y muchos factores y cualidades, pero en nada, o casi nada, impactan en mejorar las condiciones de vida de quienes por medio de sus impuestos pagan nuestros salarios y los gastos de la Universidad. ¿Acreditados por la sociedad?

Por otro lado, la multicitada transparencia y la democracia no aparecen por ningún lado. La transparencia de que habla el Consejo Universitario y su presidente ha sido multirreprobada por los órganos de fiscalización del Congreso y del estado y por la comunidad universitaria.

Buscando la transparencia, hace dos meses solicité al Sistema Integral de Información Administrativa de la Michoacana información referente a la matrícula de ingreso de los últimos diez años en el bachillerato, facultades, postgrado e institutos. A la fecha no he tenido respuesta. Quizá deba tomar asiento y esperar a que en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo las cosas cambien solitas, porque la comunidad al parecer está adormecida o temerosa.

La intención de la petición es múltiple: saber si es verdad que se ha aumentado la matrícula en la UM, poder inferir el número de rechazados-aceptados y en qué programas creció o decreció, si creció la matrícula en proporción con el aumento poblacional, determinar el presupuesto por estudiante. Más parámetros están implicados.

Recordemos que el año anterior, el conflicto estudiantil dejó 66 días sin clases y millones de pesos tirados a la basura (al menos 500 mil pesos por día), sin que se haya aclarado la matrícula histórica por dependencia. ¿Transparencia?
La democracia es otro de los batidillos malolientes en el Consejo Universitario.

Los consejeros universitarios, directores, profesores y estudiantes representantes de cada una de las dependencias han faltado al honor que antecede al nombre (Honorable Consejo Universitario) al tomar en sus manos asuntos que competen a todos los trabajadores, y sin consultarnos, han tomado decisiones trascendentales. Por fortuna existen las muy “H” excepciones.

En el asunto de las pensiones y jubilaciones, el Consejo Universitario lo tomó en sus manos, de ellos salió la propuesta como resultado de los foros organizados por la autoridad. La autoridad dijo que entregaría su propuesta a la comunidad antes del periodo vacacional que inició hace un mes. No cumplió con su promesa, nos mintió.

Los representantes ante el Consejo jamás consultaron con sus representados, aun así entregaron una propuesta; las comisiones redactoras del documento dicen que la propuesta la entregaron al rector el 13 de julio pasado y hoy es fecha en la que formalmente no se nos ha entregado a los estudiantes, trabajadores académicos y administrativos para nuestro conocimiento y discusión.

Preguntas al rector y al Consejo Universitario: ¿La propuesta sobre jubilaciones y pensiones salió de asamblea con sus representados?, ¿respetaron a la dale que dale democracia? ¡No! Suplantaron a sus representados. Repetimos: hay “H” excepciones.

Lo injustificable



Se aduce que la situación financiera de la UM es complicada y por ello se requiere una “reingeniería”, pero para hacer la mentada acción se requiere que haya transparencia, sin ella el diagnóstico será erróneo.

En días pasados me invitaron a ser sinodal de un trabajo de titulación por experiencia profesional. En él se describe el éxito de una empresa que se dedica a optimizar ganancias; el sustentante, uno de nuestros egresados, conforma parte de ella.

Nuestro egresado decía que si no había datos fiables de la operación de la empresa, el estudio sería un fracaso. Los datos provienen de psicólogos, economistas, sociólogos y otras profesiones, además de encuestas con los trabajadores.

De aquí se infiere que mientras no haya información expedita y confiable de la UM, las decisiones que se tomen serán un fracaso.

En resumen, la de-mo-cra-cia y la trans-pa-ren-cia (octasílabo imprescindible) no aparece en la Universidad Michoacana por ningún lado.

¿La comunidad universitaria seguirá impávida y sin señales de vida?

Huele a pantano, huele a gas



El metanotiol es un compuesto que se añade al gas para que las personas se den cuenta de que hay una fuga. Al entrar a cualquier oficina de gobierno, el olfato detecta, muy a pesar de los perfumes, ese olor a descomposición.

La Federación, el estado y, por ende, la Universidad Michoacana, se encuentran en aprietos económicos, sea por los malos manejos, los dineros que no aparecen (“Silvano: Sin aparecer, 100 millones de pesos para hospital en LC”), la ineficacia, las medidas y gastos unipersonales, la falta de transparencia, la antidemocracia, en fin, de las múltiples virtudes del poder político, que nos tiene subsumidos en una terrible desgracia.

Pero... para las próximas elecciones y los partidos políticos se tirarán en volantes, carteles, televisión, radio, mítines, acarreos... la friolera de casi siete mil millones de pesos. Dos años el presupuesto para la Universidad Michoacana.

Al PRI, mil 689.5 millones de pesos; el PAN, mil 281.1 millones; PRD, 773.5 millones; Morena, 649.2 millones de pesos; PT, 376.7 millones. Los tres aliados del tricolor: PVEM, 578.2 millones de pesos; Nueva Alianza del SNTE, 419.1 millones, y Encuentro Social, 398.3 millones.

¿Organizarse o votar? En nuestras manos está el futuro.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Sin rendir cuentas se va Medardo de la Universidad Michoacana

¿Escucha AMLO?

La Universidad Michoacana ¿Nacional? y el Tren Maya

Los científicos, compromisos y obligaciones

¿Una ocurrencia el aeropuerto en Santa Lucía?

La palabra andante

¿Seguiremos así? ¿Tendremos remedio?

La demencia, la incongruencia y la falta de ética campean en el SPUM

Transparencia, rendición de cuentas y manejo público del presupuesto

¿Decrepitud ética y moral en la Nicolaita?

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?