Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
El maldito poder
Lunes 4 de Septiembre de 2017
A- A A+

La existencia de un Estado implica la dictadura de una clase sobre otra. La actual es sin duda una dictadura de los ricachones sobre los que trabajamos, y lo hacen a través de la clase política y sus partidos, que trabajan a modo, acomodando las cosas a favor de los intereses económicos de unos cuantos. Uno por ciento de la población en el país o el mundo posee la mitad de la riqueza, mundial o nacional. 500 empresas controlan la economía mundial. El capitalismo salvaje en su apogeo.

La dictadura del proletariado nunca existió, pues los que “tomaron el poder” y lo detentaron en poco tiempo terminaron suplantando a los trabajadores; los y nos engañaron. El poder concentrado en una cúpula que permanecía en el poder casi hasta la muerte, terminó siendo algo semejante a lo que ahora vivimos.

FEINE estima que asistirá a las urnas el 65 por ciento de un padrón de 85 millones , es decir 55 millones. Cada voto costará casi 500 pesos.
FEINE estima que asistirá a las urnas el 65 por ciento de un padrón de 85 millones , es decir 55 millones. Cada voto costará casi 500 pesos.
(Foto: Archivo)

Quítate tú para ponerme yo



Esta parece ser la consiga de casi todos partidos políticos en el país y en el mundo. Ha habido mimetismo, mutaciones de la izquierda, del centro y de la derecha, pero las cosas para los trabajadores no mejoran, al contrario, empeoran.

Los partidos políticos han desterrado de su vocabulario muchas palabras, usando para ello eufemismos. Ya no se habla se clases sociales, de explotación, de burguesía, proletariado, plusvalía...

Los dirigentes y las cúpulas de los partidos nos repiten hasta el cansancio que si llegan a la sentarse en la Presidencia las cosas ahora sí cambiarán. Años y años han pasado, los partidos con las mismas promesas, las mismas caras siguen en el dale que dale.

El Instituto Nacional Electoral y sus creciditos enanos, los partidos políticos, nos robarán más de 25 mil millones de pesos (casi ocho años del presupuesto de la Universidad Michoacana). El INE estima que asistirá a las urnas el 65 por ciento de un padrón de 85 millones, es decir 55 millones. Cada voto costará casi 500 pesos. Un atraco más para los que creen en el circo electoral y aún para los que no creemos.

La historia



La historia nos ha marcado, nos ha enseñado que para terminar con las penurias que padecemos las personas y el mundo es necesario “tomar el poder”. La misma historia nos grita que ese camino sigue siendo un error. La historia del mercado, la estridente, la que en cada sexenio por medio de los machacantes mensajes nos aturde y nos hace perder la conciencia y el entendimiento, termina por convencernos que ahora sí, con este candidato las cosas van a cambiar, bastará con colocarlo en la “tan manoseada silla” y nuestros males terminarán. ¿Caeremos nuevamente en la trampa?

La otra historia, la inaudible, la que nos exige cubrirnos de los efectos de la estridencia, nos implora que observemos, que veamos lo que ha pasado en otros países y en el nuestro, en nuestro estado, en nuestro municipio, en nuestro sindicato. Los cambios de personajes en poco o nada cambian nuestra situación, los de izquierda terminan siendo parecidos a los del centro o de la derecha, los del centro se recorren a la derecha; sus gestiones sirven principalmente a los dueños del dinero.

¿Ha observado a lo largo de su vida algo que no concuerde o se asemeje al relato anterior?



Algunos elementos: las jornadas de ocho horas, los contratos indefinidos y de base están en vías de extinción, las jubilaciones y las pensiones de igual manera; las prestaciones sociales hoy en día son prácticamente inexistentes. Privan los contratos por tiempo determinado, el “outsourcing” es parte de la vida cotidiana de los trabajadores, los trabajos por hora. Los requerimientos para obtener un empleo son sinónimo de esclavitud: no se indican horas de trabajo, se pide disponibilidad para viajar o cambiar de residencia, tener capacidad para trabajar bajo presión, ser productivo, competitivo, cambiar tu look... en resumen: esclavo.
¿Y su vida con la familia, la pareja, los amigos?

Cambiar el mundo sin tomar el poder



El poder debe ser en colectivo, y para eso se requiere que a diario estemos vigilantes, que participemos en los asuntos cotidianos, que nuestros representantes de la cuadra, manzana, barrio, colonia, municipio, estado, país, nos informen y rindan cuentas de lo que previamente les ordenamos hacer. Si no cumplen, revoquemos el mandato.

Para ello se requiere estar organizados, que conozcamos los problemas que habremos de enfrentar y resolver, que tracemos las formas en que lo haremos, que estemos al pendiente de su efectividad, que corrijamos el rumbo si es necesario. Para eso se requiere un constante diálogo.

Nuestros deberes



Hemos dejado que una persona o camarilla que nunca ha trabajado fuera de la política nos venga a decir cuáles son nuestros problemas y cómo se resolverán. Nosotros debemos tomar los asuntos en nuestras manos y mediante un diálogo permanente determinar qué y cómo hacer las cosas.

Los que “todo lo saben y ven”, el presidente, gobernador, alcalde, dirigente sindical, rector, candidatos, sin siquiera preguntarnos, han determinado sin consulta lo que harán y cómo lo harán.

Ejemplos de ello son las reformas estructurales (que ya hicieron agua), el Tratado del Libre Comercio, los 30 mil desaparecidos, la inseguridad creciente, la impunidad de los gobernantes, la pobreza que se agudiza, la deuda de 90 mil pesos por cada mexicano, etcétera.

En nuestro estado las cosas son semejantes, la deuda de siete mil pesos por cada michoacano, los múltiples asesinatos, la carestía, las obras suntuarias, y en el reverso de la moneda nos presumen el primer lugar en producción de aguacate, de berries, los Pueblos Mágicos... pero las cosas para cada uno de nosotros empeoran. El Coneval dijo que 55 por ciento de los michoacanos viven en pobreza.

Los que quieren el poder se asemejan a la muerte, quieren llevarnos a todos con ellos.

Me pregunto qué tiene el poder que luchadores dispuestos a sufrir cárcel, tortura y perder la vida terminaron traicionando a sus ideales. ¿Cómo es posible que sigan siendo capaces de mirar a sus camaradas, a sus hijos, a los ojos? Simplemente el poder pudre la sangre.

La indiferencia de cada uno de nosotros es la que ha permitido que los que gobiernan o han gobernado nos tengan con el agua al cuello.

¿Seguiremos durmiendo en nuestros laureles o tomaremos el poder en colectivo en nuestras manos?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?