Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Ingresos e intervencionismo
Martes 5 de Septiembre de 2017
A- A A+

Uno de los supuestos y más grandes “aciertos” de Enrique Peña Nieto, mencionadas en su reciente y penúltimo Informe de Gobierno, se refiere a la mayor eficiencia de la captación de recursos económicos fiscales que, afirma, ya no dependen de los ingresos provenientes de la producción petrolera por parte de la empresa que era identificada como una de las más poderosas e importantes en toda Latinoamérica.
Lamentablemente lo afirmado por el primer ciudadano se acerca a la verdad, pues Pemex, de ser la empresa emblemática de nuestro país, ha sido administrada de tan mala manera que no solamente ha perdido todo el prestigio que ganó desde su creación, sino que en este largo y tedioso ejercicio presidencial nos hace avergonzarnos por la penosa conducta de tal presidente.

Alguien dentro del gabinete que en poco más de un año terminará debería informarle a Peña Nieto quién fue don Genaro Estrada, o al menos debería lerle un poco la historia de México para que no incurra en otros horrores garrafales.
Alguien dentro del gabinete que en poco más de un año terminará debería informarle a Peña Nieto quién fue don Genaro Estrada, o al menos debería lerle un poco la historia de México para que no incurra en otros horrores garrafales.
(Foto: TAVO)

Con la actual administración, esta empresa que nació a raíz de la Expropiación Petrolera, en 1938, por el insigne general Lázaro Cárdenas, ha cruzado penosamente por fosas llenas de cocodrilos que le han cercenado en este últimos sexenios sus productivas refinerías, perdido los campos de extracción, robado de sus ductos gasolinas y energéticos, pasando situaciones muy lamentables y penosas para los mexicanos, y poco falta para que se logre su desaparición o venta total a compañías extranjeras.

El presidente Peña Nieto habla con la verdad (¿?) al indicar que los altos ingresos fiscales ya no se deben a la producción de Petróleos Mexicanos, sino que provienen de los altísimos impuestos que los ciudadanos estamos aportando a través de los impuestos. La dureza del trato en contra de lo mayoría nacional contrasta con la suavidad y tolerancia a quienes cometen atropellos y robos prácticamente en las obras que su administración ha entregado a grandes empresarios, mismos que en lugar de edificar correctamente de acuerdo con lo programado, construyen grandes socavones, que quizá sirvan para ahorrarnos el costo del entierro.

Dicen que no hay quinto malo, pero este año, que dentro de cuatro largos meses terminará, ha sido el más penoso para los mexicanos precisamente por la debilidad mostrada en los asuntos internacionales. La diplomacia mexicana, que antaño elogiosamente caracterizaba a nuestro país en toda la América, se ha perdido y ahora se interviene sin necesidad alguna, descaradamente, en asuntos que sólo corresponde resolver a cada país. Su política intervencionista se ha sumado a los dictados allende mares y fronteras, que se confronta con un comportamiento sumiso y un afán más de inclinación para sólo servir de alfombra al vecino todopoderoso país del Norte.

Si realmente, como lo afirma en su Quinto Informe, cito (sólo una pequeña parte de su discurso informativo): “La prosperidad de México no depende de una sola relación, sino de de vínculos benéficos con países de todo el mundo...”, su anterior frase lo debiera obligar a acatar, como en forma general lo hicieron sus antecesores en la Presidencia, los principios de la denominada Doctrina Estrada, que establece puntualmente que nuestro país, de ninguna manera, debe mostrar participación alguna en los asuntos internos de otros países. Es totalmente claro lo que significa lo anterior y por la experiencia nacional de haber sido intervenido en sus asuntos internos con frecuencia, sobre todo en la presente administración federal.

La doctrina antes mencionada lleva precisamente ese nombre en honor a don Genaro Estrada, quien fuera secretario de Relaciones Exteriores en el gobierno de don Pascual Ortiz Rubio, y desde la promulgación de esta doctrina, todos los presidentes, desde esa fecha salvo el actual, la han honrado. Los presidentes de México, tal vez con la excepción de Vicente Fox y el actual, atendieron con tino los principios de la Doctrina Estrada, y el actual debería obligarse a ser más respetuoso con nuestra Carta Magna. Es su deber respetar los principios de nuestra Constitución y no meterse en los asuntos internos de otros países.

Alguien dentro del gabinete que en poco más de un año terminará debería informarle a Peña Nieto quién fue don Genaro Estrada, o al menos debería lerle un poco la historia de México para que no incurra en otros horrores garrafales.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?