Alejandro Vázquez Cárdenas
Ferias y peleas de perros
Miércoles 13 de Abril de 2016
A- A A+

La Feria de Aguascalientes o Feria de San Marcos no necesita mayor presentación. Es una de las ferias más grandes de México, se celebra anualmente durante los meses de abril y mayo y es también una de las más antiguas pues su origen se remonta al año 1828. La feria, como es lo normal en esos eventos, ofrece una gran variedad de espectáculos, tanto en su teatro como juegos, exposición ganadera, música, centros nocturnos, alcohol, corridas de toros, peleas de gallos, etcétera.

Pero los tiempos cambian, igual los valores y conciencia de la sociedad. Resulta que el 28 de marzo aparece en un medio de circulación nacional la siguiente nota: “Pese a que la ley las prohíbe, la organización Amigos Pro Animal señaló que el gobierno de Aguascalientes solapa las ilícitas pelas de perros”.

De inmediato, mediante Change.org, un grupo de ciudadanos pide que se detenga el evento internacional de peleas de perros que, supuestamente, se desarrolla en la entidad coincidiendo con la Feria de San Marcos, logrando juntar en pocos días más de 30 mil firmas de apoyo.

Según denuncia la asociación Amigos Pro Animal, cada año se realiza el evento de peleas de perros, prohibidas en ese estado. “Este despreciable evento está muy bien organizado. En las fechas previas a la Feria de San Marcos empiezan a circular carteles con fechas, la imagen de los perros que pelearán y una serie de números y símbolos incomprensibles para el público en general, pero que la gente involucrada con las peleas de perros entiende”.

La agrupación aseguró que los canes son traídos desde España, Brasil y, sobre todo, Estados Unidos.
“Se tienen incluso identificadas las zonas donde se llevan a cabo estas actividades: la Avenida Tercer Anillo, en el lado sur-poniente, y la Avenida Héroe Inmortal. Esta información se comparte también en redes. ¿Cómo es posible que las autoridades aún no hayan hecho nada?, señalaron los inconformes.

Y termina el texto: “Señor gobernador de Aguascalientes, señor presidente municipal de la ciudad de Aguascalientes, detengan ya esta barbarie. Investiguen a fondo este evento, cancélenlo y sancionen a los organizadores y participantes. Eviten que Aguascalientes sea cómplice de la ilegalidad y la crueldad”.

Dos días después la respuesta del gobierno de Aguascalientes es la siguiente: el titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Jorge Durán, y el procurador estatal de Protección al Ambiente, Carlos Rodrigo Martín, avisan: “No se permitirá bajo ninguna circunstancia la realización de peleas de perros en la entidad”.

Buena y rápida respuesta del gobierno del estado. Ahora sólo resta que los ciudadanos interesados en evitar este tipo de barbaros espectáculos estén al pendiente para vigilar que la prohibición se acate.

Y vale la penar recordad algo en relación con estas peleas de perros.

Estas peleas son ilegales en prácticamente todo el mundo civilizado, entre otras cosas porque se mueve mucho dinero sin control fiscal, pero también por la cada vez mayor influencia de las sociedades establecidas en el mundo que luchan contra la crueldad con los animales. En cuanto a los especímenes, predominan los llamados «perros de ataque»: pit bull terrier, staffordshire bull terrier, dogo argentino, fila brasilero, akita inu, e incluso el rottweiler. Mediante un entrenamiento brutal cuyo objetivo es prácticamente enloquecer al animal, convierten a estos perros en meros instrumentos para hacer ganar dinero a sus anormales dueños. El entrenamiento consiste en el fortalecimiento físico, el debilitamiento emocional, forzándolo a vivir situaciones de estrés y fracaso, para luego reforzarlo «positivamente» a través de un enfrentamiento con animales de menor tamaño (a los que mata compulsivamente) o de mayor tamaño (para que se curta y aprenda a sufrir).

Psicológicamente, los expertos afirman que el perfil de los dueños de perros de pelea corresponde a personas psicopáticas, con un fuerte complejo de inferioridad que los lleva a proyectarse como un ser fuerte y temible en su perro. Por su parte, las personas que asisten a estas peleas son en su mayoría hombres, adolescentes y adultos, cuyo gusto por la sangre denotaría diversos trastornos de personalidad, y que asisten a estos eventos para reforzar su virilidad y masculinidad, disminuidas por algún motivo en sus vidas.
Interesantes datos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación