Gerardo A. Herrera Pérez
DEBATAMOS MICHOACAN
100 años de ser mujer
Miércoles 6 de Septiembre de 2017

Tercera y última parte

A- A A+

El derecho a la educación de las mujeres, si bien las normas no hacen distinción del educando, mujer u hombre, el imaginario social sí predispone su decisión a que estudien los hombres frente a las mujeres porque serán éstos y no las otras los proveedores; sin embargo, esto ha cambiado, no obstante tanto los Objetivos de Desarrollo del Milenio, suscritos en el 2000, se precisó la importancia de enfatizar y transversalizar el género en el derecho a la educación.

Hoy mismo con la Agenda 2030 Objetivos de Desarrollo Sostenible se continúa insistiendo en la educación de las mujeres. Igualmente otro instrumento jurídico internacional como la CEDAW plantea la eliminación de la discriminación contra la mujer para igualar los derechos a la educación en las mismas circunstancias que el hombre.

La mujer recibe en 1953 el derecho a votar
La mujer recibe en 1953 el derecho a votar
(Foto: Cuartoscuro)

De la misma manera la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer señala que los estados parte adoptarán en forma progresiva las medidas específicas para modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y de mujeres, incluyendo el diseño de programa de educación formales. No obstante, el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer ha señalado que se requiere mayor impulso de una educación universal, democrática y emancipadora para mujeres y hombres, pero sobre todo para mujeres indígenas, afrodescendientes, campesinas y sectores rurales.

Con respecto al derecho a la igualdad, desde 1917, salvo los derechos laborales, la mujer no tenía derechos en igualdad de circunstancias que los hombres. En el Código Civil de 1928 se consagró que la mujer recibiría la alimentación del marido y ésta tendría que cuidar del hogar, y que podría trabajar siempre que no descuidara su hogar, aun así el marido podía oponerse si él se percataba de que eso no estaba sucediendo. Así, la igualdad y la capacidad jurídica no eran lo mismo para la mujer que para el hombre.

Recordemos que la mujer recibe en 1953 el derecho a votar. Fue hasta 1974 cuando el Congreso de la Unión aprueba la reforma constitucional dando al varón y la mujer la igualdad ante la ley; pese a ello, en la práctica no se ha dado igualdad frente a las oportunidades.

Existe un avance legislativo sobre la igualdad, así tenemos la Ley General de Igualdad entre Mujeres y Hombres, así como la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Pero no bastan las leyes, se requiere que la mujer tenga las mismas oportunidades y un entorno que le permita conseguir igualdad de resultados, eso sólo se consigue con la modificación de prácticas y opresión que son utilizadas para controlar la autonomía y libertades de la mujer.

En relación con los derechos sexuales y reproductivos para las mujeres, es la manera de decidir autónomamente y también libremente sobre el ejercicio de su sexualidad y reproducción en el número de hijos que desee y en el momento que lo determine con su pareja. En materia de derecho internacional, los derechos humanos sexuales y reproductivos se encuentran protegidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Políticos y Civiles, así como el Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y desde luego la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, la Convención sobre los Derechos del Niño, la Conferencia de Viena de 1993, la Conferencia El Cairo 1994 y la Plataforma de Acción de la Conferencia Mundial de la Mujer, Beijín, de 1995.

En tanto que en México se resume en la Constitución federal, la Ley General de Población, la Ley General de Salud, la Ley General de los Derechos de las Niños, Niños y Adolescentes, la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la NOM 005.

Las mujeres tienen garantizado el derecho a la libertad de expresión, así como el derecho a la información. Este último garantizado desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

Con respecto al derecho de acceso a la justicia y debido proceso, en cuanto al derecho a la justicia, la mujer tiene la posibilidad efectiva de movilizar el aparato de la justicia para la defensa de sus derechos e intereses. En cuanto al debido proceso, es el conjunto de garantías que tendrá la mujer o el hombre con respecto al proceso judicial que permite que los gobernados ejerzan la defensa antes de que las autoridades modifiquen su esfera jurídica definitivamente; notificación del procedimiento, ofrecimiento y desahogo de pruebas, alegatos, resolución que dirima las cuestiones debatidas, entre otros.

Por otro lado, si una mujer imputada de un delito es sentenciada, tendrá derechos al momento de ser privada de su libertad. Este proceso ha cambiado desde 1917, antes fue un modelo de regeneración de la persona, para en 1965 ser un modelo de readaptación social, posteriormente, en 2008, de reinserción social y finalmente, en 2011, sobre la base del respeto de los derechos humanos de la reinserción. Hoy la reinserción social busca posicionar los temas de educación, salud, trabajo, capacitación y deporte.

Otros derechos son a la tierra, a la propiedad y a los recursos naturales, ellos se inscriben en los artículos 2 y 27 constitucionales.

Igualmente las mujeres tienen derecho a la nacionalidad, a la ciudadanía y participación política y derechos de las trabajadoras de conformidad con el artículo 123 constitucional.

Algunas acciones que las mujeres deben trabajar con las autoridades en gobernanza son que se reconozca y valore en la práctica y no sólo en el discurso la contribución jurídica, política, económica, social y cultural de la mujer a México.

Por otro lado, concluyo este ejercicio de tres partes expresando la importancia de compartir con las mujeres que los hombres no todos somos violentos, que algunos hombres respetamos a las mujeres y apoyamos en actividades de cuidado en nuestros hogares. Decir que todos los hombres son violentos es tanto como decir que no hay posibilidad de cambiar, y muchos luchamos por un cambio.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

71 años

Cuenta cuentos y la paz.

Sabiduría y quiropráctica

Debatamos Michoacán: Vaqueros

Comunidad y desarrollo sostenible

Prevención

Tlalpujahua

Educación cívica

Día nacional y estatal contra la discriminación

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano