Julio Santoyo Guerrero
La política que tenemos... y que somos.
Lunes 11 de Septiembre de 2017
A- A A+

¿Cómo trascender la decepción y la indignación social? tendrá que ser el propósito de partidos políticos y de opciones independientes en la sucesión presidencial del 2018. Será insuficiente y riesgoso que partidos y ciudadanos puedan abrirse las puertas de los pinos con una votación que apenas represente la tercera parte de quienes sufraguen, como ha sido el caso de elecciones precedentes.

La sombra de la debilidad y de la escasa legitimidad no serán la respuesta a una sociedad que ha perdido la credibilidad en la partidocracia y también en las instituciones de la república. Un gobierno de consenso limitado no tendrá la fuerza suficiente, ni la legitimidad para poner en marcha las políticas públicas que le haya ofrecido a los electores.

Y la única manera de encarar esto es con una agenda abierta, autocrítica y luego con acciones contundentes que arrasen con toda impunidad.
Y la única manera de encarar esto es con una agenda abierta, autocrítica y luego con acciones contundentes que arrasen con toda impunidad.
(Foto: TAVO)

Pero una visión de consenso debe construirse con el análisis nacional, abierto, sin regateos, de los problemas que tanto han ofendido a los mexicanos: la corrupción, con hechos y nombres; la inseguridad, con sus datos de horror y muerte, sus personeros y cómplices; el tráfico inmoral del poder, con sus rostros y sus nefastas consecuencias; la ineficacia desde el gobierno, con sus orígenes clientelares, dinásticos y nepóticos; la crisis de la partidocracia, como el eje más importante de este gran análisis, que ha sido causa del estancamiento de la democracia mexicana.

El proceso electoral para la sucesión presidencial, para que sea positivo para el desarrollo de nuestra democracia, debe abrir los espacios, obligadamente, para el debate y la propuesta en torno a los asuntos que alimentan la indignación y la incredulidad nacional. Porque no basta la sola indignación para motivar un cambio efectivo. El puro coraje no pasa de aportar un rosario de mentadas de madre, el sarcasmo en las redes sociales sólo es catártico, y la quema de los símbolos de lo que se repudia es empirismo iconoclasta. Pero, no se gobierna con una mentada de madre, ni se conduce una nación con sarcasmos en las redes sociales.
No es una condición de simplismo la realidad que vive el país. No basta que el poderoso personaje y su partido sean retirados del ejercicio del gobierno, el mayor problema es la sustitución adecuada de las prácticas, de la cultura política, pues. El problema es cómo vigorizar los principios de la democracia en todos los estratos sociales, es cómo darle vida a la honestidad, al respeto, a la pluralidad, a la congruencia, y no sólo entre la clase política, que es decisivo, sino entre todos los ciudadanos, que es determinante. Ojalá que fuera todo tan simple como la recomendación metafísica de que es suficiente la revelación epifánica de un líder para cambiar esta agobiante realidad.

Como esto no va a ocurrir, como la transformación política del país es un asunto de modificación de visiones y de compromisos, de educación política y de práctica política, de valores que deben valer, y de estrategia y táctica eficaces y eficientes, es preciso que los mexicanos pasemos de la indignación y del coraje a la etapa constructiva y propositiva. Que pasemos a hacer valer la agenda que sabemos que nos lastima y que necesitamos trascender, que pasemos a encontrar alternativas para cada tema, que procedamos a construir los consensos nuevos que necesita este país.

No podemos engañarnos, la idea enojada de que los partidos deben desaparecer es una quimera. Ellos estarán en la elección del 2018 y será la clase política la que accederá al gobierno federal buscando representar los intereses de los electores. Estamos a años luz de que la sociedad mexicana pueda autogobernarse a partir del consenso de una ética universal, y tal vez eso jamás ocurra. Lo que sí es cierto es que los partidos, de alguna manera, son nuestra representación como sociedad. Partidos y movimientos, nos gusten o no representan lo que somos, desde la extrema izquierda hasta la derecha, pasando por el escepticismo y el anarquismo, con su virtudes y con su impresentables vicios. Vaya, esa es la política que tenemos y que somos.

Lo menos que la partidocracia puede ofrecernos, entonces, en función de la decepción y el descrédito, es la construcción de nuevos consensos nacionales y la fortaleza de un gobierno consistente, que sea dique ante lo que parece inminente: una crisis de gobernabilidad con las consecuencias que todos podemos advertir. Y la única manera de encarar esto es con una agenda abierta, autocrítica y luego con acciones contundentes que arrasen con toda impunidad.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya