Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Dreamers: sueño diferido
Miércoles 13 de Septiembre de 2017

Primera parte

A- A A+

Hace algunos años, el recién fallecido Víctor Vargas, buen amigo y funcionario de la UNLA, me invitó a impartir un curso a unos jóvenes estudiantes procedentes de Estados Unidos. Venían de la Universidad de Washington y grata fue mi sorpresa: la mayoría eran de origen mexicano. Michoacanos, jaliscienses, oaxaqueños; pocos anglosajones.

Si bien son parte de una “minoría racial”, política y económicamente su peso es fundamental para el país del norte.
Si bien son parte de una “minoría racial”, política y económicamente su peso es fundamental para el país del norte.
(Foto: TAVO)

Hombres y mujeres de origen mexicano que habían sido llevados a Estados Unidos siendo niños. Habían crecido, no conocían su país de origen, hablaban inglés estadounidense y hasta donde pude saber, pues fue un curso de una semana, estaban bien integrados a la cultura dominante, aunque llevaban muy bien su parte mexicana, sin muchos conflictos.

Estos jóvenes, aún no graduados, formaban parte de un curso que una profesora de origen latino les impartía, y el cual incluía viajar al extranjero. La travesía comenzó en México, en Michoacán, teniendo por sede la UNLA. El curso que les impartí fue sobre la migración mexicana, en particular la michoacana, a Estados Unidos. Su siguiente parada sería España.

Los chicos y chicas formarían parte de los después llamados dreamers cuyas familias, en el caso de los mexicanos, habían decidido establecerse permanentemente en Estados Unidos. Familias “mixtas”: ambos padres residentes legales, aunque también uno de ellos podía ser indocumentado. Lo mismo para los hijos: unos indocumentados, otros nacidos en ese país.

El hecho es que padres e hijos tenían una vida plena e integrada en ese país. De su lugar de origen (país, estado, comunidad) la referencia confluía con la nostalgia y algunos parientes dejados atrás. El problema es que ellos eran “extranjeros ilegales” (illegal aliens), como algunos anglosajones estadounidenses les dicen peyorativamente a los indocumentados.

Años después, en 2012, muchos de estos dreamers calificarían para la DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals), orden ejecutiva del presidente Barack Obama; en realidad un parche para la promesa incumplida del mandatario: una reforma migratoria integral que resolviera de una vez por todas el “problema” de la inmigración indocumentada.

De acuerdo con Migration Policy Institute (MPI), Pew Hispanic, Center for American Progress Action Fund, entre otras organizaciones, actualmente DACA beneficia a cerca de 800 mil jóvenes indocumentados, la mayoría mexicanos. El 80 por ciento de los dreamers son mexicanos que fueron llevados por sus padres a Estados Unidos siendo niños.

Acabar con DACA tiene implicaciones diversas: ideológicas, políticas, sociales, económicas. En términos ideológicos, su fin tiene distintas ramificaciones, algunas preocupantes. Por ejemplo, alimenta la ideología del supremacismo blanco anglosajón, lo que potencia la discriminación, criminalización y agresiones contra los otros.

Los otros no sólo son los dreamers, son también ese grupo que la racialización de la sociedad estadounidense clasifica como hispanos, cuando este grupo está integrado por múltiples nacionalidades de origen latinoamericano. Si bien son parte de una “minoría racial”, política y económicamente su peso es fundamental para el país del norte.

Es importante observar que Trump, en su afán de que su agenda política, ideológica y económica se afiance, desdeña el aporte, tanto de hispanos como de dreamers, a la economía de Estados Unidos. Por ejemplo, el consumo hispano implica miles de millones de dólares anuales. En siguientes entregas abordaremos otros temas aquí planteados.

Obviedades. 1. Si la salida de Calderón Torreblanca, Godoy, Morón, del PRD, fue sin “pena ni gloria”, ¿nombrarlos exorciza a las oligarquías partidistas de su hecatombe? 2. La alianza PRD-PAN es un triunfo del PRI contra AMLO (Lorenzo Meyer), como la fractura del PAN a favor de los calderonistas y Margarita Zavala en mítica candidatura “independiente” y aliada del PRI contra AMLO. 3. Curiosa reacción del gobierno michoacano ante las posibles deportaciones de dreamers con anuncios de programas, pues cientos de ellos, junto con otros deportados, están en Michoacán y no reciben ninguna atención. 4. El PRD en Yucatán rechaza la alianza anti AMLO, PRD-PAN, pues la ideología del PAN es contraria a la izquierda. 5. ¿Pago a Estados Unidos? La declaración de non grato al embajador de Corea del Norte, quien en 72 horas abandonó México, otra ridiculez de Enrique Peña Nieto y su extraño alineamiento con Trump. 6. La paridad de género no es un principio tampoco la reelección es un derecho. La segunda es una corruptela de las oligarquías políticas partidistas, la primera, desatino del feminismo corporativista que solo busca cargos públicos o en empresas privadas. 7. Ignorancia política e ideológica: para la señora Barrales, quien jamás ha sido de izquierda, siempre ha ido por la derecha, incluidas sus costosas y lujosas propiedades, el “tema” izquierda o derecha ha sido rebasado. 8. Ricardo Monreal se va de Morena o el oportunismo del infantilismo de “izquierda”. PVEM, PAN, PRI, PRD, tienen un seguro saltimbanqui. 9. Alguien debería mirarse en su espejo con eso de no hacerle caso a las ofertas políticas oportunistas. 10. “La manifestación más acabada de la delincuencia organizada en México es el PRI”: Humberto Padgett, periodista mexicano, en entrevista sobre su reciente libro La monarquía de la barbarie (Planeta, 2017) (sinembargo.mx). Última: La alianza PAN-PRD, boleto salvavidas de un grupúsculo de tribus autonombradas de izquierda, pero la mayoría de las candidaturas del esperpento Frente Ciudadano por México serán para el PAN, en particular la Presidencia del país y Morelia.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera

La caverna derechista y decadente